Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La regulación del Estado contra los «monopolios» sólo reduce nuestro nivel de vida

19/05/2020 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageSegún un pensamiento popular, los monopolios socavan el funcionamiento eficiente de la economía de mercado al poder influir en los precios y la cantidad de productos. En consecuencia, esto socava el bienestar de los individuos en la economía. Según esta forma de pensar, la ineficiencia surge debido a la desviación del estado ideal del mercado, tal como se describe en el marco de la «competencia perfecta».

El marco de la «competencia perfecta»

En el mundo de la competencia perfecta, un mercado se caracteriza por los siguientes rasgos:

  • Hay muchos compradores y vendedores en el mercado.
  • Se comercializan productos homogéneos.
  • Los compradores y vendedores están perfectamente informados.
  • No hay obstáculos ni barreras para entrar en el mercado.

En el mundo de la competencia perfecta, los compradores y vendedores no tienen control sobre el precio del producto. Ellos son los que toman los precios.

El supuesto de una información perfecta y, por tanto, de una certeza absoluta, implica que no queda espacio para la actividad empresarial, ya que en el mundo de la certeza no hay riesgos y, por tanto, no hay necesidad de empresarios.

Según los defensores del modelo de competencia perfecta, cualquier situación en un mercado que se desvíe de este modelo se considera subóptima para el bienestar de los consumidores.

Por ejemplo, si se considera que una empresa determinada domina el mercado, se considera una mala noticia y se recomienda que el Estado intervenga.

Pero, contrariamente a esta forma de pensar, la competencia surge no por un gran número de participantes, sino como resultado de una gran variedad de productos.

La competencia en productos, no en empresas

Cuanto mayor sea la variedad de productos, mayor será la competencia y más beneficios habrá para el consumidor. Una vez que un empresario introduce un producto, resultado de su esfuerzo intelectual, adquiere el 100 por ciento del mercado recién establecido en él. Sin embargo, si aplicamos la lógica de la competencia perfecta, esta situación no debe permitirse, ya que socavará el bienestar de los consumidores.

Si el modelo de competencia perfecta se cumpliera estrictamente, no surgirían nuevos productos.

Cuando un empresario introduce con éxito un producto y obtiene un beneficio, atrae a la competencia. Noten que lo que da lugar a la competencia es que los consumidores han respaldado el nuevo producto. Los productores de los productos más antiguos deben proponer nuevas ideas y nuevos productos para captar la atención de los consumidores.

La opinión popular de que un productor que domina un mercado podría explotar su posición elevando el precio por encima del nivel verdaderamente competitivo es errónea: el objetivo de todo negocio es obtener beneficios. Sin embargo, esto no puede lograrse sin ofrecer a los consumidores un precio adecuado. A todo empresario le interesa fijar un precio al que la cantidad producida pueda venderse con beneficio.

Al fijar este precio, el productor-empresario tendrá que considerar cuánto es probable que los consumidores gasten en el producto. Tendrá que considerar los precios de varios productos competitivos. También tendrá que considerar sus costos de producción.

Cualquier intento en nombre del presunto productor dominante de hacer caso omiso de estos factores le hará sufrir pérdidas.

Además, ¿cómo pueden los funcionarios gubernamentales establecer si el precio de un producto cobrado por un productor dominante está por encima del llamado nivel de precios competitivos? ¿Cómo pueden saber cuál se supone que es el precio competitivo? (Ver en este Murray Rothbard en Hombre, economía y Estado, p. 661)

Si los funcionarios del gobierno intentaran imponer un precio más bajo, esto podría acabar con el incentivo para producir el producto. Así que, en lugar de mejorar el bienestar de los consumidores, las políticas gubernamentales sólo empeorarían mucho las cosas. (Sobre esto, ningún método matemático, no importa cuán sofisticado sea, podría decirnos cuál es el nivel de precio competitivo).

Una vez más, contrariamente al modelo de competencia perfecta, lo que da lugar a un mayor entorno competitivo no es un gran número de participantes en un mercado concreto, sino una gran variedad de productos competitivos. Sin embargo, las políticas gubernamentales en el espíritu del modelo de competencia perfecta están destruyendo la diferenciación de productos y, por lo tanto, la competencia.

Los productos son heterogéneos

No es sostenible que varios proveedores ofrezcan un producto homogéneo. Si así fuera, un comprador no preferiría un vendedor a otro. La aplicación de la homogeneidad del producto con el fin de emular el modelo de competencia perfecta simplemente no llevaría a ninguna competencia.

La diferenciación de productos es lo que significa la libre competencia en el mercado. Esto significa que cada proveedor de un producto tiene el 100% de control sobre él. En otras palabras, es un monopolio.

Lo que da lugar a la diferenciación de productos es que cada empresario tiene ideas y talentos diferentes. Esta diferencia de ideas y talentos se manifiesta en la forma en que se hace el producto, la forma en que se empaca, el lugar en que se vende, la forma en que se ofrece al cliente, etc.

Por ejemplo, una hamburguesa que se vende en un hermoso restaurante es un producto diferente de una hamburguesa que se vende en un lugar de comida para llevar. ¿Debería el dueño de un restaurante ser restringido si comienza a dominar las ventas de hamburguesas? ¿Debería ser forzado a convertir su restaurante en un lugar de comida para llevar para cumplir con el modelo de competencia perfecta? Todo lo que sus ventas muestran es que los consumidores tienen una mayor preferencia por comer en el restaurante que por comprar en la tienda de comida para llevar. ¿Qué hay de malo en esto?

Supongamos ahora que los consumidores han abandonado completamente la comida para llevar y sólo compran hamburguesas en los restaurantes, ¿significa esto que el Estado debe meterse e intervenir?

La cuestión de un monopolio perjudicial no tiene relevancia en el entorno del libre mercado. Es probable que surja un monopolio perjudicial cuando el Estado, mediante licencias y otras regulaciones, restringe la variedad de productos en un mercado determinado limitando el número de empresas en él.

Al imponer restricciones al número de empresas y limitar así la variedad de bienes y servicios que se ofrecen a los consumidores, el gobierno restringe las opciones de los consumidores y disminuye su bienestar.

Resumen y conclusión

La idea de que el Estado regule los llamados monopolios para promover la competencia y defender el bienestar de la gente es una falacia. En todo caso, tal intervención sólo sofoca la competencia en el mercado y reduce el nivel de vida. Además, lo que importa para el bienestar de los individuos no es el número de empresas, sino la variedad de bienes y servicios. Los monopolios perjudiciales no pueden surgir sin mecanismos gubernamentales como los requisitos de licencia obligatoria. Por lo tanto, el libre mercado no favorece la aparición de monopolios perjudiciales.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
3167
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.