Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

Una ONG regional pan-árabe denuncia "secuestros, torturas y detenciones arbitrarias" en Sáhara Occidental

11/12/2009 15:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El CIHRS lamenta las deficiencias de Rabat en materia de DDHH a lo largo de 2009, aunque admite "medidas bienintencionadas" en igualdad de género y minorías

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La organización no gubernamental pan-árabe Centro de Estudios Sociales del Instituto de El Cairo (CIHRS) aseguró este viernes que en los últimos doce meses han aumentado las denuncias por "secuestros, torturas y detenciones arbitrarias" por parte de las autoridades marroquíes en "casos relacionados con el activismo político en el Sáhara Occidental" y advirtió de que los partidarios de la autodeterminación del pueblo saharaui siguen siendo objeto de "procesos judiciales que carecen del más mínimo estándar de ecuanimidad".

El informe del CIHRS --una organización no gubernamental regional fundada en 1993 para promover los Derechos Humanos y la democracia en el mundo árabe-- correspondiente a la situación de los Derechos Humanos en el mundo árabe a lo largo de los últimos doce meses revela que Marruecos ha exhibido, a lo largo de 2009, deficiencias notables a la hora de proteger los Derechos Humanos en su territorio, particularmente en lo que se refiere a la libertad de expresión y las garantías y seguridad física de los detenidos, si bien ha adoptado "medidas bienintencionadas" para defender la incorporación de la mujer de la vida política y garantizar la participación de las minorías en el país.

El documento del CIHRS observa un "declive cualitativo" en la tolerancia de las autoridades hacia los medios más críticos hacia el Gobierno. "La prensa se enfrenta a cada vez más repercusiones por publicar noticias sobre la Familia Real, aunque sean positivas", asegura el informe, al tiempo que constata "un uso más frecuente de penas de privación de libertad contra los periodistas, junto con la imposición de multas aplastantes contra reporteros y medios de comunicación".

El informe detecta gravísimas deficiencias del sistema judicial, visibles en los procedimientos contra activistas pro Derechos Humanos, en especial los partidarios de la autodeterminación del pueblo saharaui, que "siguen siendo objeto de detenciones, torturas y procesos judiciales que carecen incluso del más mínimo estándar de ecuanimidad", contradiciendo la "relativa tolerancia" que Marruecos parece haber demostrado a estos activistas durante los últimos años.

"Está claro que la Judicatura marroquí no tiene interés en investigar las denuncias de aquellos acusados que aseguran haber sido torturados para sacarles una confesión", asegura el documento. La lenta puesta en práctica por parte de Rabat de las recomendaciones de la Comisión para la Igualdad y la Reconciliación para reformar el sector de seguridad y judicial ha motivado "un aumento de las denuncias de secuestros, torturas y detenciones arbitrarias, en particular las que se refieren a los casos relacionados con terrorismo o con el activismo político en el Sáhara Occidental".

El informe cita como ejemplo que un millar de los arrestados en 2003 por Marruecos por su presunta conexión con los atentados de Casablanca todavía siguen en prisión, y que 35 de los condenados por formar parte de una célula terrorista en el denominado "Caso Belliraj" fueron sentenciados "después de que se violaran varios de sus derechos como detenidos, así como su derecho a recibir ayuda legal".

MEDIDAS BIENINTENCIONADAS

Dentro de las medidas adoptadas por Marruecos para mejorar el estado de los Derechos Humanos, el informe destaca la progresiva incorporación de las mujeres a la vida política y la protección de las minorías. Sin embargo, se precisa que este desarrollo dista de ser completo.

De entre los 12 países árabes examinados, Marruecos destaca a la hora de incentivar a los partidos políticos a que incluyan a mujeres en sus listas, asignando escaños que sólo pueden ser ocupados por diputadas, y quintuplicando la ayuda económica a la campaña de las candidatas respecto al de sus rivales masculinos. Se apunta sin embargo que las elecciones en Marruecos siguen registrando "bastantes irregularidades", en particular sobre el empleo de fondos públicos para apoyar a determinados candidatos que se ven favorecidos por su proximidad a la Familia Real.

En lo referente a la situación de las minorías, el documento destaca un cierto reconocimiento oficial de los derechos de los bereberes, que incluso cuentan con una cadena propia de televisión a cuenta del Estado marroquí. Y sin embargo, siguen existiendo "signos que demuestran que la discriminación aún persiste": sigue estando prohibido poner nombres bereberes a los niños, muchas figuras históricas de este pueblo siguen sin ser reconocidas por las autoridades marroquíes y las asociaciones en defensa de los derechos de los bereberes "operan bajo amplias restricciones".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
5867
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.