Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Cómo regenerar ese partido del que usted me habla

04/07/2018 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El PP está a punto de elegir nuevo líder y a mí me pilla con la pedicura recién hecha, porque es justo y necesario estar preparada para la votación en un partido bastante corrupto según una sentencia, esa sentencia de la que usted me habla y que dice Aznar que es "opinable". Se lo dijo el martes a Carlos Alsina en la radio y yo sigo con la mandíbula desencajadita perdida. Pero como eso no me impide teclear, voy a hacer un repaso como la analista política y sesuda que no soy. Porque he venido a pontificar sobre los candidatos.

Como siempre he obedecido a las jerarquías y a cualquier cuerpo y fuerza de seguridad del Estado que se me pusiera por delante, las damas primero. Y la primera de las primeras es Soraya Sáenz de Santamaría (malditas siglas, querida). Soraya, aka Bolita de Azufre y Sorajong según Jiménez Losantos, es la candidata ganadora según las encuestas, ha tenido más poder que ninguna otra mujer desde Isabel la Católica y a mí me representa un poco en su faceta de aspirante a influencer.

Santamaría pretendió ser DJ como David Guetta pero acabó siendo más Paquirrín

Yo, que no tengo Instagram ni canal de Youtube ni pretendo, me siento muy cercana a una señora que sale de casa al amanecer, despeinada y con el flequillo sin domar, mide lo justo, y luce un bolso de Goyard (buena elección). Santamaría pretendió ser DJ como David Guetta pero acabó siendo más Paquirrín, quiso hacer coreografías en El Hormiguero cual Katy Perry y acabó bailando Azzurro con Íñigo Méndez de Vigo en una sobremesa en la que se comió fuerte. Soraya monologuea y hace chistes, le dice a Pedro Sánchez que va a ser la jaqueca que le parió y una ya no sabe si es torpeza o genialidad. Mientras escribo estas líneas me inclino más por lo segundo. Me pregunto si al pobre Antonio, destinatario del paracetamol, le seguirá doliendo la cabeza.

Si en vez de Albacete se hubiera criado en Manchester sería la institutriz perfecta para todas las familias reales de Europa

Su enemiga es María Dolores de Cospedal. Perfectamente comprensible. Es guapa, es alta, también es lista y desconoce lo que es el corte de pelo a capas. A cambio, lo suple con kilos de laca. No es opinión, es información. María Dolores siempre parece enfadada, se nota que padece misantropía, porque siempre da la sensación de que después de dirigirse al público se embalsama las manos en desinfectante y mata microbios. La exministra de Defensa tiene en su currículum algunos momentos gloriosos en diferido y a cambio una permanente actitud a la defensiva, como si nos odiara a todos. Si en vez de Albacete se hubiera criado en Manchester sería la institutriz perfecta para todas las familias reales de Europa. Para que luego digan que nacer en un sitio no te marca el camino.

Sánchez, Rivera y Casado, la santísima trinidad de señores a los que presentar a tus padres

Casado es el candidato de las madres y de dos enemigos irreconciliables, que son Losantos y Zarzalejos. Que si uno lo piensa un poco, se nos está quedando un panorama político de guapos algo blandengues: Sánchez, Rivera y Casado, la santísima trinidad de señores a los que presentar a tus padres. Un poco homeopático todo, puro placebo aseadito y limpio. Como Brandon Walls, cuando quien te gusta es Dylan. Como Pablo Alborán, cuando quien te pone es Maluma (baby).

Más sobre

Pablo habrá conseguido su Máster por Aliexpress, pero tiene tantas ganas de blanquear su pasado que resulta hasta tierno. Recurre a los valores de una España de bien a la que no sé si pertenezco: patriota, conservadora, que defiende la vida y los valores (como si los demás no lo hiciéramos), la de los hombres que se visten por los pies, la de las mujeres que ya no acercan las pantuflas y el mando a sus maridos pero siguen cediendo el protagonismo profesional al cromosoma X de la casa.

Margallo es locuaz, también podría cantar Azurro y sumarle Se nos rompió el amor y batirse en duelo con cualquiera en un karaoke sin despeinarse. Yo, que necesito estar dormida antes de las 11 de la noche, no podría seguirle el ritmo. A una de mis mejores amigas, votante socialista, es el que mejor le cae porque fue el único que fue a TV3 a debatir sobre el procés. Que es justo una de las cosas que no le perdonan sus enemigos. La edad le otorga una libertad de expresión extraordinaria, pero no parece que un político así, sin filtros, sea lo que buscan los militantes del partido. Tiene más pinta de tertuliano jocoso que cualquiera de las reinas de las mañanas que de regenerar nada, pero quién sabe. Más votos sacará que Elio Cabanes, que ha tenido a bien lanzarse con un discurso de lo más renovador insultando a Zapatero y llamándole "tonto motivado".

A mí, además de Maluma, quien me gusta es Joserra. Mi compañero Xosé Manuel Pereiro lo define de una manera tan perfecta que me resisto a inventar otra: es feo, católico y sentimental. Podría ser mi media naranja. Joserra es de Ávila, se niega a mantener las distancias (¿alguien sabe cómo se apellida?), es el típico que te levanta una cena en la que reina el muermo con las anécdotas, pasa desapercibido pero cuando se pone se convierte en José Alfredo Jiménez y sigue siendo el rey. Joserra es el candidato de Wyoming, cosa que no le hace mucha gracia porque huele la chufla de aquí a la Muralla (de Ávila), pero es tan educado que se aferra a las formas, sin necesidad del Máster ese de protocolo que dicen que tiene Moreno Bonilla. Joserra podría ser mi vecino, ése que no sabes muy bien a qué se dedica pero siempre le dice a los niños lo mayores que están cuando coincides con él en el ascensor. Ése que siempre saluda pero no es necesariamente un psicópata (aunque presentarse a renovar el PP y presidirlo tiene algo de osadía y pedrada en la cabeza). Joserra is in my heart.

Queda poco para que sepamos el resultado pero hace unos días, en la mesa de al lado, varias señoras nostálgicas del antiguo régimen dictaron sentencia mientras se daban al verdejo. "El que me ha decepcionado es el gallego", dijo la que llevaba la voz cantante. Que yo al principio pensaba que era el expresidente del Gobierno pero no, hablaban de Núñez Feijóo. "A mí no me puede gustar ninguno porque todos han aguantado a Rajoy", continuó. Y cuando pensaba que iban a despejar mis dudas mientras el camarero les ponía otra ronda, fueron a lo importante: "Y ahora quieren sacar las cenizas de Franco. Pero si no le han dejado ni una estatua al pobre señor. Si es que eso es Historia". No pude resistirlo y me giré para mirarlas, pero la madre que me trajo a este mundo me dio una de sus patadas voladoras bajo la mesa y me ordenó no decir ni una palabra. Y ya he dicho al principio que respeto a las más altas instituciones. Estuve a punto de decirle que lo que yo quería era preguntarles por Joserra, pero cualquiera le miente a mi madre.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1455
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.