Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que J. R. Lázaro escriba una noticia?

Reflexiones sobre la vida - 12 de mayo de 2011

12/05/2011 00:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La declaración de la renta

Como ya ha comenzado la campaña para hacer la declaración de la renta, decidí que este año no me iba a comer la cabeza haciéndola yo mismo, ya que cada año es más complicada y algunos conceptos no se ni donde ponerlos, así que pedí cita en la delegación de hacienda que me correspondía para que me la hicieran. La verdad es que fue mucho más cómodo, si no hubiera sido por un pequeño inconveniente. El funcionario que me atendió era disléxico, pero no de los que al escribir alteran las letras. Este era disléxico del habla o fonémica, y nos costó un poco entendernos.

-Buenos días-

-Nuebos días- Aquí me extrañé ya un poco.

-Vengo a que me haga la declaración de la renta-

-¿Ha traído todos los papeles?-, preguntó

-Si, aquí están-

-¿Es joncunta?

-¡No lo soy!-, dije con cierta convicción.

-¡Usted no, la cledaración!-

¡… eh… tampoco …!

-¡Ea, pues Invididual!-

-Invididual, si-, le solté por no hacerme el ignorante.

-Nuebo, pues mavos a empezar. ¿Tiene los datos de las tuencas?.

-Perdone, ¿las qué?-

-Las tuencas del banco-

-¡Ah!, si, aquí están todos los extractos-

-Bien, veamos los datos del trapimonio-

Aquí se puso a revisar papeles y a introducir datos en el ordenador. Rogué al cielo que no escribiera como hablaba.

-¿Tiene tuenca vivienda?-

-¡No!, tuenca…perdón, cuenta vivienda no tengo-

-Hitopeca-

-Tampoco-

-¿Y planes de sempiones-

-Lo tengo de pensiones, ¿si le vale?-

-¡Eso he dicho- Dijo algo mosqueado.

-Perdón, no le había entendido-

Tras introducir los datos, dijo.

-Nuebo, mavos con los datos del batrajo-

-¿Del badajo, ha dicho?-

-¡No!, del batrajo!

-¡Ay Dios!-, dije sorprendido, -eso no lo he traído-

-¿No ha traído los datos del batrajo?-

-Es que… no se lo que es-

-A ver, ¿usted batraja por tuenca aneja?-

-¿Por tuencaneja, es algún pueblo?

-¿Tiene el papel que le hayan dado en su empresa?-, preguntó nervioso.

-¿Esto?-, dije sacando un papel.

-¡Claro, si lo pone aquí! Rendimientos del batrajo serponal, por tuenca aneja.

-Perdone, es que estoy algo distraído-

Introdujo los datos…

-Por cierto-, le dije, -tengo aquí unas donaciones a una ONG…-

-¡Ah, si!, eso va a nodativos-

-Entonces serán nodaciones, ¿eh?-, dije intentando hacer un chiste.

-No le entiendo-, dijo secamente.

-Que más da. Sigamos-

-¿algún dato trapimonial más?

-No señor-

-¿Tuencas de ahorro?, ¿tuencas a plazo?-

-No hay mas tuencas… perdón, cuentas-

-¿Patical inbomiliario?-

-¡No, por Dios!-

-¿Nagancias o dérpidas trapimoniales?-

-De eso no tengo, creo-

-Atorpaciones a mompetíos-

-Ahora me habla en griego-, pensé. -No le entiendo-, dije tímidamente.

-Que si ha hecho alguna atorpacíon a mompetíos, como un plan de sempiones alnertativo-

-Haber empezado por ahí, ¡no!-, dije sin saber muy bien lo que me preguntaba.

-Nuebo, pues ahora sus datos serponales. Déjeme el NDI-

-¿Lo que?-

-El carné de itendidad-

Le dí el DNI suponiendo que era eso lo que me pedía.

-¿El modicilio es el que pone aquí?

-¡Si!, Anevida…, perdón, avenida…- Hasta yo empezaba a cambiar las letras.

-¡Tiene deducción aunotómica-, dijo sin inmutarse.

-Eso debe ser bueno-, pensé.

-¿Dígame un número de felétono?-

-El 37-

-¡Su felétono!-, se enfadó un poco.

Me quedé pensando hasta que comprendí que quería mi teléfono.

-Perdone, es que pensaba que era para alguna rifa…- Le dí el teléfono.

-Nuebo, pues le sale a vedolder 546 euros-

-¡Perfecto!, no lo toque más por favor-

-¿En que tuenca lo ingresamos?-

-En ésta-, dije mientras le daba el extracto del banco.

Tomó los datos, firmé y me lleve mi copia.

-¡El guisiente-, dijo a voz en grito, tras lo cual le oí murmurar: ¡A ves si este no es tan torpe!

Miré a la persona que venía detrás de mí y le sonreí, pensando…-¡Te vas a enterar!-

No se, sinceramente, si sobran o faltan datos, porque la mitad de las veces no sabía muy bien lo que quería. De todas formas, el año que viene me bajo el programa de hacienda el primer día y ya rellenaré yo las casillas que me parezca.


Sobre esta noticia

Autor:
J. R. Lázaro (31 noticias)
Visitas:
2663
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.