Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que J. R. Lázaro escriba una noticia?

Reflexiones sobre la vida – 15 de abril de 2011

15/04/2011 12:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El informe de gastos

¿Sabéis de esas noches que no podéis dormir porque tenéis un problema en el trabajo? Pues eso me ha pasado a mí. Necesitaba entregar un informe urgente sobre los gastos del departamento para hoy a media mañana, y después de estar toda la noche dándole vueltas, me he levantado con los nervios de punta.

Cuando lo he comentado con mi mujer, me ha dicho: ¡No te preocupes, tengo algo para los nervios!, y entonces me ha dado un Lexatín. Algo me ha calmado, pero no mucho, menos mal que mi mujer tiene remedio para todo y me ha dicho: ¡También tengo Diazepam!, y me ha dado una cajita con pastillas. Como el café no ha ayudado mucho a calmar los nervios, me he tomado una pastillita también, luego otra, porque digo yo que dos calmarán los nervios mejor que una.

El problema es cuando me han empezado a hacer efecto. La boca se me ha dormido, y tenia que sujetarme el lado izquierdo con la mano para evitar que la baba me manchara la camisa. Cuando mi jefe me ha preguntado por el informe, le he contestado: -¡No de preocupez gue stoy nello!- ¿Has bebido?-, me dijo como si fuera habitual en mi beber antes de las 11 de la mañana. -¡No!-, conteste, -sss gue tomado una pastillitas para los nedvioz y se ma ormido a oca-. Me miró cuestionando mi respuesta y dijo secamente: -Quiero el informe en una hora-. –Clado-, contesté. Y me puse con el ordenador.

Mientras mantenía un ojo abierto y el otro cerrado, con lo cual no podía calcular las distancias y me costó tres intentos acertar con el botón que encendía el ordenador, abrí el Excel…y no veía las cuadrículas. Intenté despejarme sacudiendo la cabeza y me dio un tirón en el cuello, mientras que el ojo seguía cerrado y la baba ya me había empapado el cuello de la camisa, así que me puse manos a la obra. Dado que no veía muy bien, utilice colores para destacar los datos del informe, pero no debieron ser muy acertados, pues los que miraban a mi pantalla entornaban los ojos y me preguntaban por mi daltonismo. Confundía la coma con el punto, y las cifras me salían unas veces con decimales y otras multiplicadas por 1000, pero bueno, yo suponía que mi jefe ya ajustaría los datos. A veces se me desplegaba un clip gigante que me hablaba. La primera vez pase 10 minutos persiguiéndolo con el ratón hasta que conseguí quitarlo de la pantalla. El resto de las veces fue más fácil y finalmente decidí dejarlo puesto.

Entre cifra y cifra daba cabezazos contra el teclado y también se me empezó a dormir el lado derecho de la boca, por lo que la baba se caía por los dos lados. El ojo cerrado no se me abría y tenía los dedos como el corcho, así que de cada dos teclas que pulsaba, solo acertaba en una.

Miré, como pude, el reloj, y vi que la hora casi había pasado, así que imprimí el documento, en color, y se lo entregué a mi jefe.

Al ver ese despliegue de colores mas propio de una alucinación de LSD de los años 60 que de un informe de gastos, me echó una mirada un tanto preocupado y me pregunto de nuevo por mi daltonismo.

El problema vino cuando vio las cifras y le vi ponerse pálido.

-¿Cómo es posible que hayamos ingresado en el año 363 euros y gastado mas de 13 billones?-

Le mire con el único ojo abierto y encogiéndome de hombros le dije: -¡Yo gue ze!-

Se le veía algo más irritado: -¿Cómo quieres que presente ésto a la dirección en la reunión que tengo ahora?-

Sacudí la cabeza, con lo que empapé de babas su mesa, y le dije –Essasss son as cifras gue me salen. A lo mejod hay algún edod. Zi quieded zubo yo a splicadselo a la didección-.

Vi sus ojos inyectados en sangre mientras se me cerraban los míos. La baba ya me mojaba una de las rodillas, y la cabeza se me cayo hacia delante. Al levantarla me volví a dislocar el cuello, así que le pedí permiso para irme a casa. Me dijo que si, pero que no volviera.

Esta noche cuando vea a mi mujer le voy a pedir alguna pastillita más para poder dormir. Ya le contaré mañana que estoy en el paro.


Sobre esta noticia

Autor:
J. R. Lázaro (31 noticias)
Visitas:
2236
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.