Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que J. R. Lázaro escriba una noticia?

Reflexiones sobre la vida – 29 de abril de 2011

28/04/2011 22:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La teletienda y el impacto en la sociedad

De vez en cuando me gusta ver los anuncios de la Teletienda; ya sabéis, esos canales de televisión que durante 24 horas se dedican a poner anuncios de 1 hora de duración acerca de las cualidades de determinados productos, y que hasta el final no te dicen el precio, por lo que te tienes que tragar el anuncio entero. Además esos anuncios tienen una magia especial, porque a pesar de que llegan a ser cansinos, siempre te queda la duda sobre si el producto funcionará realmente.

Yo una vez piqué (bueno, más de una), y pedí un aparato un tanto extraño para hacer abdominales sin cansarse (¿?). Era una especie de mecedora con una lona en el medio y con manillar de bicicleta (al menos eso parecía). Venía sin instrucciones y me costó algo montarla, la puse en el suelo e hice unas 8 flexiones: parecía que funcionaba y como al día siguiente tenía agujetas, pensé en hacer otras pocas flexiones para irme acostumbrando. En la segunda se rompió la lona y me di con la nuca en el suelo. No lo he vuelto a usar.

Ahora salen unos tíos (y tías) cachas en un aparatito que das a unos pedales y gira la cintura. El mensaje es algo así como “tu también puedes conseguirlo”. Pero, de verdad, ¿alguien piensa que esos tíos (y tías) cachas están así solo por mover la cintura? Hombre, si además de mover la cintura media hora te machacas otras cinco en el gimnasio es posible que lo consigas, pero solo la cintura…

Y, ¿Qué me decís de los anuncios del antes y el después? Aparece una persona gorda y otra delgada y te dicen que se ha puesto así por utilizar el producto. ¡Pero si no se parecen en nada! ¡Si son madre e hija, seguro! ¡Si la gorda es pelirroja y la delgada morena! ¡Si parecen de distinto sexo!

También hay otro anuncio de una licuadora en la que puedes echar un melón entero y te hace ocho vasos de zumo, mientras que hay dos torpes al lado con una licuadora normal y solo han hecho un vaso. Te dicen “en 10 segundos, una licuadora normal hace un vaso de zumo, pero ésta hace ocho”. Y digo yo, ¿cuando me voy a beber ocho vasos de zumo seguidos? Prefiero la que en 10 segundos hace uno. ¡Es un tiempo razonable y la cantidad justa de zumo! Y además debe ser más barata.

Los anuncios de cremas también son interesantes. Ya no se lleva el botox, ni siquiera la baba de caracol. Lo que se lleva ahora es la crema a base de ¡Veneno de serpiente! O sea, que te explotas una espinilla, te das la crema, el veneno pasa a la sangre y la palmas. Pues no le veo yo mucho futuro. Y además, ¿cuantas serpientes se necesitan para envenenar tanta crema?

Luego está la alarma esa que la pones en la puerta y si entra alguien emite un pitido. Hasta aquí todo bien, pero supongamos que llega el atracador, abre la puerta y suena el pitido. ¿De verdad pensáis que el atracador se va a asustar? ¿Que hacer en ese caso? Pues lo primero apagar la alarma para que no gaste pilas y luego dejar que te limpien la casa intentando protestar lo menos posible, no sea que además de robarte te hagan tragar la alarma.

Y, ¿el de los cuchillos? Ese juego de cuchillos para el pan, la carne, la fruta… y la demostración de cómo corta una lata de cerveza. Sinceramente nunca he tenido la necesidad de cortar una lata de cerveza ni creo que la tenga, siempre la abro por el lado de la anilla.

Hay una fregona que la mojas, aprietas un pedal y se pone a girar como loca para escurrir el agua. Supongo que con el tiempo terminas cogiendo práctica, pero seguro que las primeras veces salpicas el gotelé de las paredes con todo el agua sucia y tienes que pintar la casa entera.

La manta con mangas. Esa está bien si te llamas Carlos Jesús y vienes del planeta Raticulín.

El limpiador de cristales con imanes. No va. También lo pedí, y si el cristal es doble tipo Climalit, te lo limpia por dentro, porque el imán de fuera se te cae todo el rato a la calle.

Las plantillas elevadoras. Eso es como los peluquines. Tú llegas un día al trabajo y te dicen:

-¡Huy, Manolo, pero si estás más alto que ayer!-

-Si, ya ves, a mis 46 años y he pegado el estirón-

El cascahuevos automático (no os riáis, no es broma, existe). Dice la publicidad “puede cascar los huevos en un instante”. ¡Claro, yo cuando los casco a mano me tiro tres horas… por huevo, ¡no te digo!

El rodillo de pintura ese que lo rellenas por dentro y ya no tienes que mojarlo...y rezando para que no se abra la tapa lateral cuando estés pintando.

Pero sin duda, el que se lleva la palma es… la ecobola. ¿Pero eso que es? ¿De verdad que lava tres años sin detergente? ¿Pensáis que si eso fuera verdad, los fabricantes de detergentes no hubieran comprado la patente para destruir la ecobola, los planos y al inventor de la ecobola?

Y ya el colmo es cuando te dicen:

-Este producto vale 80 euros, pero si llama ahora se lo lleva por 35, 99 y además una segunda unidad de regalo-

Vamos a ver… si te dan dos cosas que valen juntas 160 euros por 35, 99, hay dos opciones (y posiblemente las dos ciertas), que sea un timo y te quisieran cobrar antes 160 euros por algo que valga 35, 99 (o menos) o que te tomen por tonto por alegrarte de lo que te ahorras con la oferta. Es como si vas a la pescadería y te dice el pescadero:

-Señora el kilo de merluza fresca de pincho esta a 20 euros, pero si se lo lleva ahora, se lo dejo a 8 euros y le regalo otra merluza-

¡Yo no la compraría, eso es una intoxicación segura!

En fin, a quien no lo haya hecho, le invito a darse un paseo por los canales de teletienda, al menos una vez en la vida (hay que probarlo todo).


Sobre esta noticia

Autor:
J. R. Lázaro (31 noticias)
Visitas:
3438
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.