Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

¿Esto son reflexiones? La verdad es que la fe se da de otras formas

13/04/2010 16:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua inició su travesía, después de años de preparación pero quería la gloria para él solo, por lo tanto subió sin compañeros

.

Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se prepaalpinista.jpgró para acampar, sino que decidió seguir subiendo decidido a llegar a la cima.

La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes.

Subiendo por un acantilado, a solo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires... caía a una velocidad vertiginosa, solo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.

Seguía cayendo... y en esos angustiantes momentos, pasaron por su mente todos los gratos y no tan gratos momentos de la vida... El pensaba que iba a morir, sin embargo, de repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos...

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedo más que gritar: -"AYUDAME DIOS MIO

SI, como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguisima soga que lo amarraba de la cintura.

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedo más que gritar:

-"AYUDAME DIOS MIO..."

De repente una voz grave y profunda de los cielos le contestó:

-"QUE QUIERES QUE HAGA?"

-"Salvame Dios mio."

-"¿REALMENTE CREES QUE TE PUEDA SALVAR?"

-"Por supuesto Señor "

-"ENTONCES CORTA LA CUERDA QUE TE SOSTIENE..."

Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó...

Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron colgado a un alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza, con las manos a una cuerda... A DOS METROS DEL SUELO...

¿Y tu ? ¿Qué tan confiado estas de tu cuerda?

¿Porque no la sueltas? Dejate ayudar!


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
2627
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.