Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

Reflexiones – Regalos Invisibles

26/12/2009 20:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Juan es un niño de siete años que vive con su mamá, una pobre costurera, en un pequeño cuarto

Juan es un niño de siete años que vive con Su mamà, una pobre costurera, en un pequeño cuarto.

En navidad, Juan espera, ansioso, la llegada de los regalos.

Ha colocado en el pequeño àrbol navideño una gran media de lana, esperando encontrarla la mañana siguiente, llena de regalos. Pero su mamà sabe que no habrà regalos de Navidad para Juan porque son muy pobres. Para evitar su desilusiòn, le explica que hay regalos visibles, que se compran con dinero, y REGALOS INVISIBLES, que no se compran, ni se venden, ni se ven, pero que lo hacen a uno muy feliz: como por ejemplo: EL CARIÑO DE MAMA.

Al dìa siguiente, Juan despierta, corre al àrbol y ve su media vacìa que contiene un pequeño papelito que dice:

Juan, hijo mìo te amo mucho, he llenado la media de besos como señal de mi gran amor hacia ti: Tu mamà”.

La recoje con emociòn y alegrìa y se la muestra su mamà diciendo: “¡Gracias mami, esta llena de regalos invisibles y soy muy feliz de tenerte!”.

Por la tarde en el colegio cada cual muestra orgulloso su regalo, “¿Y a ti, Juan, què te trajo la navidad?”

Juan muestra feliz su media vacia: “¡A mi me ha traido regalos invisibles!”, contesta.

Los niños se rìen de èl. Entre ellos Federico, un niño consentido quien tiene el mejor regalo pero no es feliz. Por envidia su compañero le hacen burla porque su lindo cuadriciclo no tiene marcha atrás y enfurecido destruye el valioso juguete.

Juan

El papà de Federico se aflige y se pregunta còmo podria darle gusto a su hijo.

En eso ve a Juan sentado en un rincòn, feliz con su media vacìa. Le pregunta: “¿Qué te ha traìdo la navidad?”

“A mi, regalos invisibles”, contesta Juan ante la sorpresa el papà de Federico, y le explica que no se ven, ni se compran, ni se venden, como el cariño de su mamà.

El papà de Federico comprendiò. Los muchos regalos visibles y vistosos no habìan logrado la felicidad de su hijo.

Juan habìa descubierto, gracias a su mamà, el camino a la verdadera felicidad.

Felicidad no la producen las cosas, Felicidad es un estado del alma producto de la conexiòn con el Dios Real y Poderoso que se hizo hombre para demostrarnos su amor y llenarnos de regalos invisibles.

Lea volvió a exclamar: «¡Qué feliz soy! Las mujeres me dirán que soy feliz.» Por eso lo llamó Aser. Genèsis 30:13.

El que desprecia a su prójimo peca, pero es feliz el que se apiada de los pobres. Proverbios 14:21.


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
4330
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.