Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Delia Checa escriba una noticia?

¿A qué nos referimos cuando hablamos de estrés y distrés?

12/09/2010 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El estrés es una respuesta normal del organismo ante un estímulo riesgoso para su integridad; mientras que el distrés entra en el terreno de lo patológico

Para entender estos cuadros es necesario hablar primero del sindrome general de adaptación. Este conjunto sintomatológico tiene tres fases

Fase de alarma: Es una respuesta normal e inespecífica del organismo ante un estímulo real y de naturaleza variada en que el organismo responde con una descarga de hormonas adrenales: catecolaminas (adrenalina, noradrenalina) y corticoides (cortisona, aldosterona) El resultado es un estado de alerta con activación de las funciones orgánicas que nos permite afrontar un peligro real. Hay aceleración de la función cardíaca, activación del conjunto músculo esquelético, aumento de la glucemia y un estado de alerta; una vez desaparecido el peligro todo debe regresar a las condiciones previas al estímulo. Esta fase corresponde al estrés, también llamado eustrés.

Fase de resistencia: De persistir el estado anterior se entra a otra fase en que las condiciones mencionadas se mantienen, produciendose una serie de síntomas dañinos para el organismo. Los niveles persistentes de catecolaminas producen taquicardia, aumento de la presión arterial y otras alteraciones circulatorias; hiperactividad, nerviosismo, ansiedad, insomnio, aumento de lípidos en sangre. El aumento de corticoides disminuye la actividad del sistema inmune lo que aumenta la susceptibilidad a diferentes infecciones y otros agresores; además, aumenta la vulnerabilidad de las mucosas digestivas. En fin, las consecuencias son múltiples. De mantenerse estas condiciones, por reiteración de estímulos o por tratarse de una personalidad proclive, se producen múltiples somatizaciones. En esta fase hay una tendencia a las adicciones. Este estado va dominando lentamente nuestra vida, robándonos felicidad y calidad de vida, favoreciendo la aparición de múltiples enfermedades Esta fase se encuadra en lo patológico, es el distrés.

Fase de agotamiento: Es la que corresponde a las enfermedades. Éstas son de naturaleza muy variada como úlcera gastroduodenal, cáncer, accidentes cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y diferentes enfermedades degenerativas. En esta fase el tratamiento puede retrogradar algunos síntomas pero ya hay daño orgánico, mucho más difícil de tratar.

Es posible modificar el terreno para que la persona disminuya la posibilidad de reaccionar con distrés

Las causas del estrés son múltiples: conflictos emocionales, sociales, laborales, económicos, traumatismos, infecciones, ruidos molestos, cambios de todo tipo, situaciones climáticas extremas, etc

Hay personalidades proclives en que el umbral de estrés es más bajo por lo que reaccionan excesivamente ante estímulos de poca monta.

Es posible modificar el terreno para que la persona disminuya la posibilidad de reaccionar con distrés puesto que las causas de éste son tan variadas que es difícil que no estemos expuestos a una o varias causas. Técnicas de relajación y de meditación se han mostrado efectivas. Además se puede influir mediante una alimentación saludable que actúe a través de los neurotransmisores.


Sobre esta noticia

Autor:
Delia Checa (46 noticias)
Visitas:
8372
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.