Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tenemostetas escriba una noticia?

Recuperando el olfato

24/11/2010 15:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Ileana Medina Hernández

image

Cuando me quedé embarazada, lo supe por el olfato.

Antes de hacerme ningún test,   esa mañana noté que todos los olores del camino hacia  la escuela donde trabajaba  eran inusitadamente fuertes. Que pedazos de acera que normalmente no olían a nada, ese día olían a yerba recién cortada, o a rastros de basura. Que pasar por la esquina de la gasolinera era insoportable, y que mis compañeras usaban perfumes caros. Supe  por el olfato  que mi cuerpo había cambiado, y que el milagro se había producido. Al atardecer, pasé por la farmacia y el test lo confirmó.

Es muy probable que, a lo largo de la evolución,   las hormonas del embarazo  hayan acentuado  el sentido del olfato para que las embarazadas tengamos más precaución de no comer alimentos en mal estado, plantas venenosas o sustancias irritantes que puedan hacernos daño a nosotras y al bebé, sobre todo en el primer trimestre.

Cuando nació mi hija, el recuerdo más fuerte que tengo del mismo momento de  su nacimiento es su olor. Me llegó el olor antes de verla, ese poderoso  olor a entrañas,   mezcla de  líquido amniótico,   de sangre, de sexo, de fluidos vitales...  lo guardaré en la mente mientras viva.

El olfato es el más primitivo de los sentidos, y también el más importante al nacer, cuando el recién nacido reconoce a su madre y busca la teta por  su olor. Todos sabemos que muchas madres del reino animal rechazan a sus crías si un desconocido las toca, y pierden esa capacidad de vínculo. No sé si existen estudios sobre el papel del olfato en el establecimiento del vínculo madre-bebé, pero intuyo que puede ser significativo.

El olfato es muy importante para la supervivencia en casi todas las especies de animales. Sirve para distinguir los enemigos, y también para reconocer la familia. Para distinguir los alimentos de los venenos. Para anticipar los peligros, acotar  territorios  y jerarquías y para establecer alianzas. Dicen que los seres humanos somos capaces de identificar más de 10.000 olores, aunque creo que la mayoría de las personas perdemos esa capacidad  o no la ejercitamos.

Incluso  es posible que elijamos pareja  por el olfato. Las feromonas son un elemento de comunicación no verbal muy importante, que tienen su papel en la atracción sexual  y también en la sincronización de los ciclos de mujeres que viven juntas, lo cual sugiere una interesante pista  sobre  la importancia ancestral de la convivencia de los grupos de mujeres, para la reproducción de la especie.

El olfato, junto con el tacto, son sentidos que no pueden "teletransportarse", que nos mantienen en contacto con la realidad, con la dimensión corporal y material de las personas, de los objetos y de la naturaleza. Son química, biología, corporalidad, fluido, energía directa. Son la base del contacto físico, del amor, de la sexualidad, de la cercanía y del intercambio energético con nuestros semejantes.

El mundo exclusivamente "racional" (en el mejor de los casos) en que vivimos, nos ha borrado nuestra capacidad intuitiva, igual que menosprecia el olfato. Tengo un amigo anósmico, que se queja de que nadie hace caso de su enfermedad e incluso se ríen de él. De hecho, es interesante que al lado de la ceguera, la sordera u otras limitaciones de los sentidos, la anosmia nos parezca insignificante. Lo que da una idea de la poca importancia que le damos al olfato en nuestras vidas.

El olfato está relacionado con el inconsciente, con la intuición y con la capacidad de movernos por el mundo con seguridad. El olfato nos conecta con las emociones, con la memoria más antigua, con la capacidad de acercarnos o alejarnos de aquello que "nos huele" bien o mal, lo cual es al fin y al cabo la función de toda la gama  emocional (los impulsos  de atracción y repulsión).

"Tener buen olfato" significa tener desarrollada la percepción, ser capaces de anticiparnos a los hechos, de captar intuitivamente las intenciones de los demás, o las posibilidades de éxito de un proyecto.

Creo que de esa dimensión  olfativa es de la que habla Clarisa Pinkola cuando nos invita a "correr con los lobos" y a recuperar nuestra "mujer salvaje". A recuperar el olfato como confianza en una misma, en nuestros instintos,   en nuestra capacidad innata de distinguir el bien del mal, sin necesidad de que la ciencia tenga que demostrarlo ni de que nadie tenga que decírnoslo.

A mí la maternidad me está sirviendo para confiar en mi "olfato", para recuperar esa sensación que no se puede describir, pero que una "sabe". No hace falta explicarlo, ni demostrarlo, ni convencer a nadie, simplemente sabemos que es "así". Hay quien le llama a eso fe, o incluso dogma. Yo ahora sé que es buen olfato. Capacidad innata que tenemos todos de distinguir el bien del mal, el amor del miedo, y para sortear el camino personal a pesar de las malas hierbas, sin importar lo que puedan pensar los demás.

Recuperando el olfato, recuperando la intuición, recuperando el lado salvaje, recuperamos la seguridad en nosotras mismas. Sentimos un giro en nuestras vidas, una certeza de que estamos haciendo lo correcto y de que nadie nos puede hacer daño. Recuperamos la capacidad de autoguiarnos, la libertad interior, la capacidad de saber hacia donde vamos y hacia donde queremos ir. ¡Y sienta de puta madre!


Sobre esta noticia

Autor:
Tenemostetas (292 noticias)
Fuente:
tenemostetas.com
Visitas:
6819
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.