Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.el-pasado.com escriba una noticia?

RECONSTRUYEN, 4 MILLONES DE AÑOS DESPUES, EL ATAQUE DE UN TIBURON A SU PRESA

29/04/2010 16:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un equipo de paleontólogos ha encontrado evidencias de cómo un antiguo tiburón atacó a su presa, y ha reconstruido un "asesinato" perpetrado hace 4 millones de años.

Las evidencias fósiles de ataques de depredadores son muy escasas y difíciles de interpretar, pero los investigadores, de la Universidad de Pisa, Italia, dirigidos por Giovanni Bianucci, realizaron un cuidadoso análisis, comparable en algunos aspectos a los efectuados por los forenses durante las pesquisas sobre un asesinato, de las marcas de mordeduras en un bien conservado esqueleto de delfín, y lograron determinar la probable identidad del asesino: un tiburón de 4 metros de la especie Cosmopolitodus hastalis.

El esqueleto fosilizado de la víctima mide 2, 8 metros de largo, y fue descubierto en la región del Piamonte, al norte de Italia.

El esqueleto estaba sin estudiar en un Museo de Turín desde más de un siglo atrás, pero cuando Bianucci lo examinó, como parte de un estudio mayor sobre fósiles de delfines, se percató de unas pequeñas marcas sobre las costillas, vértebras y mandíbulas. La identificación de la víctima fue la parte fácil: una especie extinta de delfín conocida como Astadelphis gastaldii.

Averiguar la identidad del asesino exigió una ardua labor propia de un detective, puesto que la única evidencia sobre el depredador eran las marcas de sus mordeduras.

Finalmente, no sólo se ha logrado identificar la especie del animal atacante, sino también las circunstancias en las que se produjo el ataque.

Las incisiones más profundas y más claras están en las costillas del delfín, lo que indica que el tiburón lanzó su dentellada desde abajo, mordiendo el abdomen. Atrapado por las poderosas mandíbulas de la bestia, el delfín debió debatirse para liberarse de las mismas, y el tiburón probablemente arrancó una gran cantidad de carne del delfín, al tiempo que agitaba el cuerpo de su presa de un lado a otro.

La mordedura debió provocarle al delfín graves daños y una intensa pérdida de sangre, debido a la densa red de nervios, vasos sanguíneos y órganos vitales en esta área. Entonces, ya muerto o en estado de shock, el delfín quedó panza arriba, y el tiburón le mordió otra vez, cerca de la carnosa aleta dorsal.

Scitech News


Sobre esta noticia

Autor:
www.el-pasado.com (223 noticias)
Visitas:
2030
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.