Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Reconoce El Vaticano impotencia ante la crisis económica

20/06/2011 11:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un alto funcionario del Vaticano reconoció que la Iglesia católica ha sido impotente en sus llamados a una verdadera reforma del sistema financiero mundial que permita poner las bases para superar la crisis económica. En declaraciones a Notimex el secretario del Pontificio Consejo de la Justicia y de la Paz, Mario Toso, aceptó que actualmente faltan “personas de buena voluntad” capaces de transmitir, en los organismos internacionales, la necesidad de un retorno a la ética en los negocios. “Algo hay que decir sobre las experiencias de las personas que trabajan al interior de las instituciones como el G-8 o el G-20. En estas grandes instituciones faltan quienes se hagan portadoras de este mensaje de la Iglesia”, constató. “No obstante la Iglesia tenga la valentía de hablar con una cierta coherencia, más allá de sus defectos y sus sombras, faltan las personas laicas, creyentes o personas de buena voluntad, que tomen la decisión de hacerse cargo y de traducir su palabra en lenguaje político”, agregó. Según Toso la institución católica intenta proponer una discusión intelectual que supere las cuestiones técnicas, para permitir -en todos los campos de la economía- el surgimiento de los aspectos éticos ineludibles, que la vertiginosidad y el gran dinamismo del proceso actual no permite emerger. Explicó que El Vaticano emite documentos sobre economía y otros temas con la intención de lanzar “una piedra en un estanque” de las actitudes y las prácticas prevalecientes, a menudo subordinadas a la ideología neoliberal. “Esta piedra en el estanque puede producir algunos cambios, depende de la receptividad del estanque. Depende de la receptividad de las personas y las instituciones”, ponderó. “Lo que falta hoy es justamente esto, no la palabra dicha o el documento hecho, sino la gente que en las instituciones, sea locales como globales, se hagan portadoras de estas instancias éticas al servicio del crecimiento de todos”, insistió. Desde el inicio de la crisis financiera mundial El Vaticano y el mismo Papa Benedicto XVI han multiplicado sus intervenciones públicas, discursos y documentos en los cuales han invocado un nuevo estilo de vida, más sobrio y moderado. El 18 de noviembre de 2008 el Pontificio Consejo de la Justicia y de la Paz emitió el texto “Un nuevo pacto financiero internacional” con motivo de la conferencia promovida por la asamblea general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Doha (Qatar). El documento calificó de indispensable no sólo hacer frente a la emergencia financiera sino, más bien, mirar el cuadro completo de los problemas en una perspectiva global, más allá del punto de vista de los países económicamente importantes. “Es indudable que se llegó a la emergencia financiera actual tras un largo periodo en el cual, presionados por el objetivo inmediato de perseguir los resultados económicos en breve, se descuidaron las dimensiones propias de la finanza”, estableció. Pocos meses después, el 29 de junio de 2009, Benedicto XVI firmó su carta encíclica “Caritas in Veritate” (Caridad en la Verdad) en la cual abordó los principales desafíos modernos en el campo de la economía, la sociedad y el desarrollo humano. El documento incluyó numerosos pasajes críticos hacia los factores financieros que han provocado la actual crisis, por haberse apartado de su misión primordial: su servicio al ser humano. “Si el mercado se rige únicamente por el principio de la equivalencia del valor de los bienes que se intercambian, no llega a producir la cohesión social que necesita para su buen funcionamiento”, escribió el Papa. “Sin formas internas de solidaridad y de confianza recíproca –agregó-, el mercado no puede cumplir plenamente su función económica. Hoy esta confianza ha fallado y esta pérdida de confianza es algo realmente grave”. Al respecto Mario Toso recordó que, hace unos días durante una audiencia, el mismo líder católico lamentó que desde su encíclica promulgada dos años atrás, la especulación financiera no sólo no ha disminuido sino peor, ha aumentado. Eso significa “claramente” que el Papa tiene conciencia de la poca eficacia de los documentos emanados por El Vaticano, aceptó. “Toda actividad de toda institución en el ámbito económico y financiero es una actividad del hombre, como tal está sujeta a la ley moral. Etica y negocios están estrechamente vinculados, cuando no existe la ética el negocio fracasa”, sostuvo. “Esta es una ley de la experiencia, en medio de la crisis se mantuvieron en pie las instituciones fieles a los principios éticos; esas no no se desmoronaron como lo hicieron las bancas que especularon en manera irracional”, sentenció.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
656
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.