Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blogsaludmentaltenerife escriba una noticia?

Recaídas, estrés emocional, integración y empoderamiento

02/06/2011 23:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Muchos de los modelos y las técnicas actuales de tratamiento psicológico de las psicosis parten de al menos tres  principios básicos:1-  Las experiencias psicóticas se entienden como una respuesta adaptativa y comprensible (llena de sentido) a las experiencias vitales, con lo que las personas aquejadas de psicosis ya no son meras esponjas pasivas de la experiencia psicótica, sino agentes activos en busca de sentido y del control de su trastocada vida mental.2- El estrés emocional y la disfunción emocional aparecen cada vez como los objetivos primarios de los tratamienos psicológicos y ya no únicamente las alucinaciones y delirios.3- Un importante número de personas que desarrollan una psicosis han padecido experiencias tempranas adversas, las  cuales ejercen un impacto sobre el desarrollo cognitivo, emocional e interpersonal.

Partiendo de estos supuestos podemos entender las recaídas desde diferentes posiciones:- el contexto de la persona en particular, sus creencias y apreciaciones respecto a la recaída y la psicosis; - el contexto interpersonal (las relaciones con los demás y los  patrones personales  de apego); - la manera en que los sistemas asistenciales reponden al reto de la prevención de recaídas en el caso de las personas propensas a tener experiencias psicóticas recurrentes.

Adentrándonos en el contexto de la persona, un aspecto clave de la recaída es la vivencia de niveles elevados de estrés emocional y desrregulación afectiva. Durante estas fases son típicos:- las sensaciones de desbordamiento- la reducción de la conciencia- la deshinibición conductual y afectiva- la desorganización psicótica- la resolución de la crisisEn cuanto a los primeros signos de recaída (pródromos)  más frecuentemente señalados son:- temor- ansiedad, tensión, nerviosismo- problemas de sueño- irritabilidad- depresión- aislamiento social- problemas de concentración- pérdida de apetito- anhedonia (disminución de la capacidad de disfrutar con cosas que antes te hacían sentir bien)

Pues bien, cuando estos primeros signos son valorados por EL PROPIO SUJETO parecen muchos más firmes para predecir las recaídas, lo que sugiere que el conocimiento único que tienen  las personas  respecto de sus propias experiencias les brinda una mayor capacidad de predecir las recaídas que los profesionales de la salud o cualquier otro observador externo. Esto significa que es probable que los sujetos detecten antes sus propios signos idiosincrásicos de recaída. dependiendo de sus experiencias en relación con anteriores recaídas o episodios psicóticos, siendo  común que esto genere un nivel elevado de estrés emocional. O dicho de otra forma: cuando se produce una recaída, casi siempre tiene lugar de antemano un incremento del estrés emocional.

Así, las personas que pasan por una psicosis se vuelven conscientes de experiencias inusuales y sus propias reacciones a dichas experiencias pueden desempeñar un papel importante en el deasrrollo y mantenimiento de la psicosis.

La función del psicoterapeuta en este sentido será la de descubrir las experiencias subjetivas y las dificultades cognitivas del individuo y reducir las reacciones perjudiciales e ineficaces a dichas experiencias. Porque los cambios subjetivos en la percepción y la conciencia (intensificación de la conciencia de estímulos internos y externos, aumento de la sensación de urgencia, disminución de la necesidad de dormir, afectos exagerados, intensificación del sentido de la propia identidad, etc...)  son cruciales para la transformación de la experiencia normal en una psicosis clínica. Durante estas fases los sujetos se sienten atraídos, fascinados, perplejos o aterrorizados por sus propias experiencias, con lo que este estado de intensificación de la conciencia de uno mismo da paso a la llamada "disolución de la identidad". A continuación y tras esta pédida del sentido de uno mismo y de intensificación de las percepciones, se da paso  al desarrollo de las creencias delirantes erigidas con objeto de conferirle un sentido a los cambios drásticos experienciados en la vida psíquica.

La última cuestión a tratar en nuestro breve repaso por el proceso de recaída es la manera en que la persona se enfrenta a los signos sutiles indicativos de un empeoramiento o crisis. En el caso de que la persona interprete las señales de alarma como evidencia de una reaparición inminente de  una crisis, dichas interpretaciones vendrán determinadas por los recuerdos autobiográficos específicos de la psicosis. En el caso de que los sujetos no acepten la idea de tener una psicosis o enfermedad mental, dichos signos supondrán un incremento de la amenaza interpersonal. En ambos casos aparecerá un estrés emocional elevado y una desrregulación afectiva cuyo curso dependerá de las estrategias de afrontamiento adoptadas por la persona. Se producirá una reducción de los niveles de estrés y se favorecerá la estabilización afectiva en los siguientes casos. La persona es capaz de:- hablar de lo que le está ocurriendo con amigos o familiares de confianza- tranquilizarse a sí mismo y  tener una actitud bondadosa, compasiva y de aceptación hacia  uno mismo- descatastrofizar el hecho de una recaída- acceder a la ayuda y la asistencia adecuada que puede estar a su alcancePor otro lado, serían elementos de mal ajuste:- el hecho de tener pocos recursos personales, de vivir en un ambiente altamente estresante o de estar aislado socialmente; el consumo de sustancias; la  interrupción  de la medicación; la evitación interpersonal que incrementaría la susceptibilidad interpersonal; las rumiaciones y pensamientos obsesivos  y   las estrategias de evitación que impedirían la contrastación de las creencias negativas y amenazantes.

En definitiva, si somos capaces (profesionales y afectados)  de formular la recaída enfatizando su naturaleza dinámica y multidimensional y dándole una forma y estructura a la experiencia en la que  se integren múltiples  elementos (  los recuerdos autobiográficos, las intrusiones cognitivas-perceptivas o experiencias psicóticas de bajo nivel, las interpretaciones catastróficas y de amenza interpersonal, las experiencias psicóticas perturbadoras, la intensificación de afectos como el miedo, indefensión, vergúenza, humillación, las respuestas conductuales e interpersonales), en lugar de cargar las tintas en una mera lista de signos y síntomas, estaremos facilitando la posibilidad de que estos primeros síntomas de alarma  no sean la antesala de una crisis psicótica  con todas sus devastadoras y dolorosas consecuencias. 

Fuente: "Volver a la normalidad después de un trastorno psicótico, un modelo cognitivo-relacional para la recuperación y prevención de las recaídas"; A. Gumley y M. Schwannauer.

Texto escrito por Esther Sanz (Psicóloga Clínica Área Externa Salud Mental)


Sobre esta noticia

Autor:
Blogsaludmentaltenerife (209 noticias)
Fuente:
blogsaludmentaltenerife.blogspot.com
Visitas:
4270
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.