Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patricio Peñalver Ortega escriba una noticia?

Un Real Madrid- Barsa como la gran taza de opio para todo un pueblo

09/12/2011 14:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada vez que llega un Real Madrid-Barsa se repite el mismo sonsonete. Uno mismo, en los últimos, pongamos que 20 años, ha escrito más de cinco artículos en la prensa sobre el denominado clásico, o el gran partido del año, o el gran partido del fin de milenio o del siglo

Ya le llega el momento de la sensación verdadera al partido Real Madrid- Barsa de mañana, y cada uno hace sus cabalas, su apuesta en la porra, y saca al estratega que lleva dentro. Te guste o te disguste el fútbol resulta imposible abstraerse ante el partido que se avecina. Y sí creías que lo habías conseguido, de repente, plast, en el último momento te llegará el comentario del taxista, o tal vez el del camarero que te preguntará tu parecer. Definitivamente no hay nada que hacer, aunque te metas bajo tierra, hasta los gusanos durante estos días o son del Madrid o son del Barsa.

Cada vez que llega un Real Madrid-Barsa se repite el mismo sonsonete. Uno mismo, en los últimos, pongamos que 20 años, ha escrito más de cinco artículos en la prensa sobre el denominado clásico, o el gran partido del año, o el gran partido del fin de milenio o del siglo, y cualquier argumento de esos artículos de entonces, valdría para este que estamos escribiendo.

La mayoría de los niños de las décadas de los 60 y 70 nos hemos criado pegándole patadas a una pelota, que la mar de las veces ni era de cuero ni de látex, sino de papeles atados con gomas, soñando con llegar a vestir los colores del Barsa o del Madrid. Eran los años en lo que el fútbol era como el opio del pueblo.

Más sobre

Soñando, con llegar a ser algún día el héroe del gran partido, tal vez soñé que marcaba un gol que valía todo un campeonato. En la categoría de infantiles, aquel partido se jugaba en el recinto de un Reformatorio de Menores, precisamente aquella gélida mañana jugábamos contra el equipo de los niños internos, que parecían hombres ya muy curtidos en la mala vida; aquella mañana nos jugábamos el campeonato. El partido con mucha leña y mucha trifulca estaba a punto de concluir y después del 0-0 se tendría que ir a los penaltis. En el último minuto se lanzaba un corner y yo me elevé levitando y de pronto rematé, entre dos defensas, a uno lo superé y el otro golpeó mi cabeza. De pronto me encontré en el suelo con la sensación de estar viendo estrellas. El balón había traspasado la línea y mis compañeros me abrazaban; habíamos ganado el campeonato y yo era el héroe. Puede que todo lo que sucedió en la fría mañana, tan sólo hubiera ocurrido en un sueño.

Ese mismo sueño es el que hoy tienen miles de niños que sueñan con ser Messi o Ronaldo. Yo me quedo con Messi. Mientras sus padres sueñan con ser Mouriño o Guardiola. Y no hay color, entre lo brusco y el macarreo, entre la elegancia y el saber perder, no hay color.

Regresa el clásico, ahora globalizado, pues hasta los niños chinos sueñan con emular a Messi o Ronaldo, ahora que el fútbol ya no es el opio del pueblo, sino de todos los pueblos. ¿A quiénes les sentará mal la taza, después del gran clásico? La respuesta en unas horas.


Sobre esta noticia

Autor:
Patricio Peñalver Ortega (49 noticias)
Visitas:
1104
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.