Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

6 razones para mantener la política de unanimidad de la UE en materia de impuestos

28/02/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La necesidad de unanimidad en el Consejo Europeo sobre asuntos calificados como "sensibles", incluida la política fiscal, ha sido controvertida a nivel europeo durante muchos años. Con planes para reformar la UE y avanzar en los esfuerzos de integración, la Comisión Europea ha declarado claramente desde la votación de Brexit que los estados miembros deberían pensar en renunciar a los últimos remanentes de los votos por unanimidad. En cambio, la votación por mayoría cualificada (QMV por sus siglas en inglés), es decir, un apoyo del 55 por ciento de los estados, que representa al menos el 65 por ciento de la población de la UE, debería usarse cada vez más en todos los temas, incluso en aquellos que son particularmente controvertidos. Esto, dice la Comisión, es necesario para tener «una Unión que cumpla».

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, dejó esto en claro en los discursos consecutivos sobre el estado de la Unión Europea, y el programa de trabajo de la Comisión para 2019 también agregó «una toma de decisiones más eficiente en campos clave de impuestos y políticas sociales» como un tema importante que debe ser abordado. Pero un reciente impulso en Navidad y en enero de 2019 llevó a casa que deshacerse de los votos por unanimidad en la política fiscal es de hecho una prioridad para la Comisión.

El 20 de diciembre, comenzó una iniciativa para «procedimientos de legislación de la UE más eficientes», y siguió el 15 de enero con una comunicación de 13 páginas «Hacia una toma de decisiones más eficiente y democrática en la política fiscal de la UE». En ambos, se pidió la abolición gradual de los votos por unanimidad en cuestiones fiscales. En el último documento, se presentó un camino de cuatro pasos sobre cómo esto sería políticamente viable, comenzando con QMV en áreas como la evasión fiscal y el impuesto al carbono o al medio ambiente, y acercándonos cada vez más a la total disolución de la unanimidad.

Esto se combinó con un análisis publicado un día antes que afirmaba que «el cambio a la votación por mayoría cualificada se ha demostrado que cambia las dinámicas de negociación en la UE» y, por lo tanto, el QMV debe introducirse en «áreas tales como la Política Exterior y de Seguridad Común, impuestos o política social, que es fundamental para enfrentar los mayores desafíos sociales de la actualidad».

Si bien es comprensible que las instituciones de la UE, así como algunos Estados miembros, estén cansados ??de ser retenidos por los detractores en sus planes de integración, una condena hecha por la Comisión, y si bien es cierto que los procesos de toma de decisiones podrían acelerarse mediante la abolición de la unanimidad de los votos (a pesar de que la aceleración de esos procesos no haría las decisiones más correctas por sí mismas), los planes de la UE seguirían siendo muy perjudiciales. No es por accidente que la política fiscal (así como los otros campos que la Comisión está considerando) se considera un asunto «sensible».

De hecho, la introducción de QMV en los impuestos incluiría graves peligros y problemas. En contraste con las 6 reasons to transition to qualified majority voting decision-making at EU level, aquí hay seis razones por las cuales la abolición de los votos por unanimidad en la política fiscal sería un error.

1. Una intrusión importante en la soberanía

Que un gobierno pueda determinar su propia política fiscal es una condición previa para la soberanía del estado en asuntos fiscales y económicos. Si no puede establecer su propia base impositiva y tasas libremente, tendrá dificultades para implementar las políticas que desea, ya que siempre dependerá de las decisiones que tome otra persona, en el caso de una implementación de regulación completa de QMV a nivel europeo, por la mayoría cualificada de los estados miembros, así como las propuestas hechas por la Comisión y las discusiones conducidas por el Parlamento Europeo. De hecho, entregar la política fiscal al nivel europeo, aunque solo sea parcialmente, sería una intrusión importante en la soberanía nacional. Y mientras que los límites internos, como los límites de impuestos internos, pueden funcionar si están escritos en la constitución de una nación, un tercer jugador que interviene en los asuntos internos o introduce sus propios impuestos en la parte posterior de la base impositiva de un país es seguramente un asunto diferente, y uno que puede esperarse causar mayor retroceso.

En todo esto, la Comisión tiene una definición perturbadora de lo que incluso significa soberanía. Para ellos, «es justo preguntar si una situación en la que un Estado miembro puede bloquear las iniciativas buscadas por los otros 27 es beneficiosa para la soberanía nacional de los otros 27». Pero la soberanía significa que uno puede hacer eso precisamente: como Cambridge Dictionary lo define, la soberanía es «el poder de un país para controlar su propio gobierno», es decir, tener el poder supremo sobre qué hacer, independientemente de lo que esto signifique para los forasteros. Por supuesto, esto puede resultar en una mala política, y es por eso que los temas como la política tributaria deben descentralizarse aún más en la medida de lo posible, para que los responsables estén más incentivados a implementar una buena política. Ciertamente, no significa que otros países puedan imponer su soberanía a otros simplemente porque les interesa.

2. Un mercado único contra la competencia

Una declaración curiosa adicional hecha por la Comisión es que la introducción de QMV en temas fiscales ayudaría a crear un «Mercado Único en materia Tributaria». La armonización de las normas tributarias finalmente crearía un sistema fiscal justo en todo el Continente. «Las políticas fiscales nacionales pueden tener efectos importantes en otros Estados miembros y las políticas de la Unión», y los estados miembros están actualmente limitados «en su capacidad de recaudar ingresos para financiar programas de gastos en línea con sus preferencias nacionales». Establecer las mismas reglas y niveles simplemente agregan otro componente al Mercado Único entonces.

Si bien este argumento aún se puede hacer en la simplificación de las leyes tributarias per se, especialmente en la forma en que se están planteando, lo que facilitaría la declaración de impuestos para las corporaciones internacionales, perjudicaría al mercado común si eso significa realmente armonizar las tasas impositivas o introducir nuevos impuestos, como un impuesto digital. El Mercado Único fue creado para facilitar el comercio a través de las fronteras y reducir o eliminar las barreras, no para introducir impuestos y crear nuevas barreras para que los ciudadanos y las empresas europeas hagan negocios.

3. Armonización fiscal a través de la puerta trasera

La preocupación de que la abolición de la unanimidad abriría la puerta a la armonización fiscal en toda la línea, incluidos los ingresos personales y los impuestos corporativos, y por lo tanto, eliminando la competencia fiscal en Europa, siempre ha existido. Sin lugar a dudas, países como Irlanda, Estonia y Letonia se han beneficiado de sus sistemas impositivos competitivos: temen que tendrían que renunciar a otros más similares a países con impuestos altos como Francia y Alemania.

La Comisión escribe en sus documentos que este no es un objetivo: «Tampoco pretende cambiar hacia un sistema de tasas de impuestos corporativas y personales armonizadas en toda la UE». No obstante, otras partes de los documentos muestran una imagen diferente. Por ejemplo, la Comisión afirma que el cambio a QMV permitiría evitar «la competencia fiscal perjudicial y la planificación fiscal agresiva», y lamenta el hecho de que «a medida que la base imponible se vuelve más móvil, los Estados miembros se ven cada vez más limitados en la ejecución de su soberanía fiscal». Por supuesto, el objetivo de establecer un «Mercado Único de Impuestos» lleva a una conclusión similar.

El plan de cuatro pasos que ha publicado la Comisión va en la misma dirección. La QMV debe, al principio, introducirse en temas como fraude y evasión fiscal (paso 1) y medidas fiscales para combatir el cambio climático y mejorar la salud pública (paso 2), es decir, pasos que para muchos será difícil decir no. En el paso 3, la armonización ya está en juego en las reformas del sistema de IVA ya armonizado. Finalmente, el «paso 4 permitiría un cambio a QMV para proyectos tributarios importantes», que incluirá una Base de impuestos corporativa consolidada común y la introducción de un impuesto digital, pero podría ir mucho más allá. ¿Quién puede decir que la UE se está deteniendo aquí, con la unanimidad ya desglosada, especialmente con los indicios mencionados de que la armonización de los impuestos podría ser el objetivo final?

4. Perdiendo hacia fuera contra la competencia global

La Comisión Europea cree que un sistema fiscal común haría de Europa un «líder global» en las decisiones fiscales y crearía «un entorno fiscal más justo para todos». En cambio, al recaudar sus propios recursos, como los impuestos digitales y la armonización de las tasas impositivas, Europa perdería más contra la competencia global. Si todos los estados miembros de Europa tuvieran tasas de impuestos como Francia o Alemania, tanto las corporaciones como los individuos se mudarían del Continente en un número cada vez mayor, y en su lugar elegirían nuevas viviendas con un entorno favorable a los negocios y un lugar donde el éxito en la propia carrera no está desincentivado.

Si la UE realmente quiere reprimir el fraude y la evasión fiscal, haría bien en no forzar a sus propios estados miembros a implementar impuestos perjudiciales y distorsionadores, mientras evita que tengan tasas impositivas bajas. La mejor medicina contra la evasión fiscal es tener un sistema tributario que sea soportable para los contribuyentes.

La competencia fiscal es un negocio global hoy en día. Es más fácil que nunca moverse de un lugar a otro, especialmente para las empresas. Europa debe tratar de crear un entorno que abra la puerta al crecimiento económico y la acumulación de riqueza, en lugar de alienar a todos en el mundo mientras pierden sus propias historias de éxito a países en el extranjero.

5. Mayor centralización en Bruselas

Deshacerse de la unanimidad en la tributación no solo tendría efectos en la política tributaria, sino que también podría conducir a una mayor integración, posiblemente para los Estados miembros no intencionados. Como la Comisión escribe en su Comunicación del 15 de enero.

La unanimidad en los impuestos también ha tenido un efecto perjudicial en las prioridades políticas más amplias de la UE. La tributación también es esencial para muchos de los proyectos más ambiciosos de la UE, como la Unión Económica y Monetaria, la Unión de Mercados de Capitales, el Mercado Único Digital, el Marco de Clima y Energía de 2030 o la Economía Circular.

Por lo tanto, las reformas adicionales en la zona euro, así como las políticas fiscales, sólo podrían estar en la espera. Además, como deja claro el documento del 14 de enero, Bruselas también quiere abolir la unanimidad en otros asuntos «sensibles», como la política exterior y de seguridad, así como la política social. Si bien cualquier decisión aún necesitaría un QMV por parte de los estados miembros, hay pocas dudas de que estas medidas aumentarán las capacidades de la Comisión y el Parlamento para implementar su propia agenda.

6. Falta apoyo por parte de los Estados miembros

Muchos críticos del fuerte impulso de principios de año de la Comisión han señalado que el apoyo para la introducción de QMV en los impuestos es bastante minúsculo. Si bien la población en general puede estar a favor de las medidas a nivel europeo contra la evasión fiscal, es un asunto completamente diferente cuando se trata de transferir la política fiscal al capricho de la mayoría (calificada) y las instituciones de la UE. Las quejas de que se toman demasiadas decisiones en Bruselas seguramente no disminuirán.

En el Consejo, solo unos pocos países se han pronunciado a favor, mientras que una cantidad significativa ha rechazado este impulso, especialmente Irlanda, así como los países nórdicos y bálticos. Dado que un movimiento para abolir la unanimidad necesitaría la unanimidad en sí misma, incluido el uso de la «cláusula pasarela» del Tratado de Lisboa, como sugirió la Comisión, la introducción de QMV en un futuro próximo parece una posibilidad lejana. De hecho, siempre que al menos un país, independientemente de lo pequeño que sea, presente un veto, poco puede suceder.

No obstante, el intento decidido de año nuevo de la Comisión de abolir la unanimidad en una amplia gama de temas, incluida la tributación, es una señal de que Bruselas no se ha rendido de ninguna manera. Es de suma importancia rechazar cualquier intento de este tipo.

«Para la Comisión, la cuestión ya no es si es necesario alejarse de la unanimidad en los impuestos, sino más bien cómo y cuándo hacerlo».

Comisión Europea

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1621 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1643
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.