Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Humbra escriba una noticia?

Raza de escritor

20/09/2009 06:41 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Interesante visión del escritor Martín Cid, nacido en Oviedo (España) que recientemente publico su novela Un siglo de cenizas

Martín Cid es un escritor de raza. Fluye la tinta por sus venas desde hace siglos, él mismo declara: ‘ Nunca he trabajado, ni lo haré, en otra actividad que la estrictamente literaria.’

¡Felicitaciones estimado Martín!, de eso se trata. Deseamos que no cambies de opinión y no trabajes en otra cosa que no sea el noble oficio de escribidor; por el bien de la Literatura. Tener el coraje de pegar salto tan grande en la vida y dedicarse por completo al "llamado" que uno siente desde las entrañas, merece de toda mi admiración.

Martín Cid: Ha sido un placer para mí entrevistar a un escritor que dedica su vida por completo a la labor literaria. Así es el "Camino de las Letras". Ya te encuentras en pleno viaje. Dejemos que tus palabras nos lleven desde ahora a conocerte un poco más. ¡Gracias por la excelencia de tus escritos!

Juan Pomponio

15 de septiembre de 2009 ? Ranelagh (Buenos Aires)

1- ¿Cuándo fue tu encuentro con el tabaco? ¿Puedes explicar ese momento de iniciación?

Curiosa pregunta para comenzar. Mi relación con el tabaco comenzó a los diecisiete años... claro está, momento en el que empecé a fumar. Podría decir que al principio le robaba los cigarrillos a mi padre y diría la verdad pero no lo diré (no vaya a ser que lea esta entrevista y me reclame los cigarrillos). Más tarde empecé a fumar algunos cigarros nigerianos y muy pronto me pasé a la pipa (por cierto, y dedicado a mi padre: esa pipa Peterson que te falta se perdió, aunque sea idéntica a la que aún fumo de vez en cuando y aún conservo). Desde esos tiempos, nunca he dejado de fumar en pipa. Para mí, el tabaco de pipa es el más elaborado de los tabacos y el que contiene más variedad en gustos y calidades.

Es muy curioso observar este mundo tan sibarita a veces y otras tan elitistas. Es por eso que decidí dedicarle una novela al tabaco y crear la paradoja entre el mundo más elegante y el más bajo de los Fiodorovich, cultivadores de periqueé, una fortísima variedad de tabaco que se utiliza para mezclas de pipa.

¿Momento de iniciación? Una pregunta muy acertada. Podemos retrotraernos a los indios y a sus ceremonias de iniciación, al sempiterno humo que flota. Es como estar acompañado por el espíritu de los tiempos y de los fantasmas.

Eso es lo que he pretendido crear en la novela: un mundo cansado que siempre vuelve en forma de fantasmas, un mundo perdido que, sin embargo, nunca ha sido más presente. El tabaco es una religión para los protagonistas como, de algún modo, lo ha sido para mí de una manera tan fantasmal como atrayente.

2 ? ¿Trabajar de otra profesión para poder escribir o escribir porque es tu verdadero trabajo?

Estaba reescribiendo mi biografía y me volví a acordar de mis ancestros (en el doble sentido del término). Han sido años de luchas y de escuchar la segura pregunta: ¿de verdad se puede vivir siendo escritor? Ser escritor es una profesión que exige dedicación completa, ser escritor es una profesión entregada y absorbente que pide la máxima entrega y otorga beneficios no cuantificables por la mayoría de las personas... en la biografía de la contraportada del libro pone algo así como "nunca ha trabajado (ni lo hará) en otra actividad que la estrictamente literaria". Es cierto y por eso lo dije. Más tarde el editor, Juan Manuel Valdueza (editorial Akrón), reprodujo las frases y cada vez que alguien lo lee se ríe.

Ser escritor es más difícil hoy en día que antiguamente. Se publican miles de libros en España, es cierto, pero también la sociedad ha adquirido unas costumbres culturales más inmediatas y menos reflexivas. Los productos literarios (y con lo de "producto" no me refiero a mi libro, claro está) están encaminados a la venta más que a la lectura. Los libros se regalan, sí: pero... ¿se leen? El escritor ha pasado a ser más un fenómeno de ventas que un verdadero buscador de la verdad literaria.

Me atrevo a decir que hoy en día se ha perdido la literatura. Me viene a la mente un dicho que circula por ahí. Un escritor entrega su último manuscrito al agente y, cuando éste lo ha leído le contesta: "a ver si algún día dejas de darme literatura y me entregas algo que se pueda vender". Quizás este fenómeno de "consumo inmediato" esté matando la literatura o quizá seamos los propios escritores los que no hemos sabido conectar con el público o quizás esta tan traída "democratización de la cultura" haya dado al traste con las grandes novelas de antaño y los grandes nombres de la literatura.

El otro tema a tener en cuenta es que la sociedad no admite a los escritores, considerándolos algo así como "holgazanes" que deben tener otro trabajo para vivir: ¿por qué tengo yo que deslomarme cada día mientras ellos sólo escriben historias? Ser escritor es muy duro y exige mucho más que lo que la sociedad a veces está dispuesta a admitir.

Para mí, más que una profesión, ser escritor es una forma de vida.

3 ? ‘ Un siglo de cenizas’ ¿Es una novela que recoge historias de la realidad o todo es una ficción?

"Un Siglo de Cenizas" bebe de diversas fuentes. Literariamente toma conscientemente muchos elementos de Dostoievsky y Faulkner. Hay anécdotas de la propia biografía del autor norteamericano y hay elementos constantes tomados directamente de las novelas del ruso. Quería buscar más que un homenaje una forma de literatura dentro de la literatura: una nueva historia recompuesta a base de antiguos relatos que toman vida en base a la repetición. Fue una forma de recomponer mitos precedentes y darlos vida. Es lo que algunos llaman "religión" y otros, no sin acierto, han venido a llamar "cultura".

Por otra parte, toda obra literaria se inspira, en mayor o menor grado, en experiencias personales. No he situado la acción en mi propia biografía, pero si he entregado a los personajes algunas partes de mí mismo. La religión de los Fiodorovich (en el sentido anteriormente expuesto) es una religión casi nietzschiana casi atea, pero es también la religión que deifica al hombre a partir de los pecados y no de las virtudes. Una vuelta de la tuerca muy cercana al oxímoron griego del que un buen amigo, Juan Ignacio Guglieri, dio buena cuenta hablando sobre mi novela.

Creo que "Un Siglo de Cenizas" es todo menos una novela auto-biográfica pero es una novela muy personal.

4 - ¿Qué siente Martín Cid como un apasionado del tabaco en una sociedad que cada día lo combate más y prohíbe fumar en determinados sitios?

La sociedad es hipócrita y con esto no pretendo descubrir nada. Se premia el consumismo y las nuevas formas de consumo como antes, igualmente, se premiaban otras formas de consumo. Se ponen impuestos para evitar que el ser humano se mate, cuando en realidad la única finalidad de los gobiernos es precisamente recaudar dinero y llenar sus arcas. ¿No fue el principio de los impuestos durante el reinado de Salomón precisamente el final del imperio?

Pero la cuestión va más allá: es un sistema que nos ofrece cuidados y que, en cambio, nos esclaviza a partir de un sistema económico de trabajo mal pagado y virtudes más bien banales. Se premia el consumismo y se promueve la higiene en todos los sentidos: cualquier elemento que no tenga un fin ha de ser desestimado. Es precisamente el principio que trato de combatir en "Un Siglo de Cenizas". Dicen por ahí: la literatura no vale para nada porque no sirve al bien del individuo, convirtiéndose así en un mero entretenimiento. Algo así ha sucedido con la religión (y no me refiero a ninguna en concreto, sino al "hecho religioso" en su sentido más general): se destierran las antiguas creencias en pos de una sociedad más igualitaria, igualada y desintegrada, de tal manera que la espiral del silencio se extiende a todos y cada uno de los elementos que componen la sociedad.

Mi libro habla sobre esa sociedad que buscaba la elegancia y es engullida por estas nuevas formas de "consumo" democrático. ¿Un libro anti-democrático? En cierto sentido sí, en el sentido que la democracia ha privado paradójicamente al individuo de las formas de expresión individuales y le ha sometido a normas externas motivadas por el consumo y la estupidez general. Porque sólo así puede funcionar bien el sistema: individuos sanos y trabajadores convencidos de una idea falsamente democratizadora. ¿Engaño? Sí, y sólo podemos salir de aquí, diría alguno de mis personajes, en la búsqueda de la individualidad más exacerbada. No afirmo que mis personajes tengan razón en su modo de comportarse, pero sí merecen la atención en tanto en cuanto libran una batalla contra un mundo que les hado la espalda. Paradójicamente, los personajes permanecen aislados ante el siglo del cambio y paradójicamente logran hallar una extraña respuesta a la pregunta que nadie se ha atrevido a plantear: ¿por qué el humo rodea sus vidas? Son los fantasmas del pasado que la sociedad parece querer olvidar y que vuelven; la violencia eterna del ser humano y la brutalidad de los siglos, tan alejada de la reestructuración histórica a la que el sistema parece querer abocarnos.

5 ? ¿Cuándo te diste cuenta que tenías que pegar el salto hacia la entrega literaria sin pensar en las consecuencias que podría traer esa decisión crucial de ser escritor?

¿Consecuencias? Veo que entiendes de qué estamos hablando. Ser escritor conlleva llevar a cabo lo que hizo Cortés: quemar las naves y jugárselo todo a una carta, al menos en mi caso. Nunca he buscado un trabajo que me mantenga, podríamos decir, metido en la sociedad... nunca me he asegurado una especie de "segunda opción" con la que poder sobrevivir en caso de fracasar. Suena un poco "loco", pero siempre he confiado en que esto podría salir bien y siempre he creído en las decisiones no poco meditadas sino arriesgadas y seguras.

Ser escritor, como ya he dicho, era una parte de mí y la única manera de lograr realizarme como persona y dar al mundo algo de mí mismo que también es parte de ellos. Ser escritor es una profesión dura que exige mucho y promete muy poco. Todos dicen: "es demasiado difícil, intenta primero tener segura la vida y luego ya te dedicarás a hacer lo que quieras". A éstos les respondí: ¿y cuándo llegará eso? Tendría cincuenta años y una vida llena de frustraciones y desencuentros: ¿es verdaderamente ésa la opción que quería? Tomé esta opción desconociendo si saldría bien o no, pero absolutamente seguro de que era la única opción posible.

¿Consecuencias? Muchísimas, desde luego pero... ¿cuáles habrían sido las consecuencias de no asumir la propia búsqueda? Sin duda, también muchas.

6 - ¿Cuáles son ? si las tienes - tus expectativas hacia tu última obra literaria?

Curiosamente, "Un Siglo de Cenizas" está teniendo una aceptación mucho mayor de lo esperado. Los que habían leído la obra con anterioridad me habían tachado de misántropo, misógino y miso... ¡qué sé yo! En cambio, muchas mujeres han leído la obra y me felicitan por la calle diciendo cosas como "yo tenía una abuela igual que Virginia York" o "me he reído a carcajadas".

Lo cierto es que creo que "Un Siglo de Cenizas" ha dado con un público ya cansado de las historias que sólo pretender adocenar y decir lo que ya está dicho. A muchas personas les sorprende y a otras soy yo mismo el que les causa ciertas discrepancias. No importa, tiene que haber de todo. Lo importante es la aceptación de la obra y, por el momento, es superior a lo esperado. Recibo algunas cartas felicitándome y ninguna (por el momento, toco madera) tachándome de misántropo.

Ser escritor es una profesión entregada y absorbente que pide la máxima entrega

Pretendía hacer de "Un Siglo de Cenizas" una obra nicotínica que despertase al lector y le exigiese hacerse preguntas sobre la sociedad y sobre el ser humano.

¿Lo he conseguido? Me gustaría pensar que sí, aunque el camino está aún comenzando.

7 ? Al mirar tus videos, leer sobre ‘ Un siglo de cenizas’ , compenetrarme en el mundo místico del tabaco y la pipa, me dan ganas de experimentar esa sensación ¿Qué clase de tabaco me aconsejarías para iniciarme? ¿Me dirías algo especial antes de comenzar a fumar en pipa?

Fumar en pipa, como en los antiguos rituales de iniciación, exige no sólo introducir tabaco en una pipa y encender. Es algo que requiere trabajo y dedicación, quizá de ahí el éxito y la fidelidad que gozan los fumadores para con sus pipas.

No podría recomendar un tabaco en especial, eso ya va en gustos y tienen mucho que ver con la forma que tiene cada persona de afrontar no sólo la lucha contra la pipa sino la forma de afrontar la lucha contra la vida. A mí me gustan, como a mis personajes, los tabacos fuertes como el latakia y el periquee... hay otros que prefieren no llamar tanto la atención con olores tan penetrantes como éstos, eligiendo así mezclas aromáticas o virginias curadas... los hay que combinan sus propias mezclas.

Siempre he sido un fanático de un desaparecido tabaco llamado Balkan Sobraine, lo confieso. Años más tarde descubrí que era también el tabaco preferido no sólo de William Faulkner sino de mi reverenciado James Joyce. ¿Casualidad? Quizás uno no elige el tabaco ni elige a sus autores, sino que son ellos mismos los que llaman a su puerta.

Cada uno encuentra su tabaco como encuentra su novela o a su mujer, sólo es cuestión de buscar incansablemente una respuesta que nadie pronunció.

Al final, llegará.

8 ? ¿El mundo que rodea a la literatura es despiadado? ¿Cómo lo sientes tú?

Más que despiadado... terriblemente confuso. Una vez gané un concurso literario. Había enviado a otros lo que yo consideraba pequeñas joyas literarias. Resultado: nada. Más tarde, alguien me convenció para enviar un relato que había escrito hace tiempo. Era poco más que un divertimento sin pretensiones. Resultado: gané el premio. ¿Resultado? Hasta el día de hoy no me han pagado.

Así es el mundo de la literatura. Nadie sabe muy bien por qué canales circula el éxito. Ya había hablado de las dudas antes de publicar "Un Siglo de Cenizas" que, sin embargo, está siendo muy bien aceptado.

Alguien dijo un día que "la literatura es una carrera de fondo". Cela solía decir que "vence el que resiste". Desde luego, resistiré en este mundo despiadado o no, confuso pero que, al final, es el mundo que elegí.

9 ? Y para finalizar ¿Puedes nombrarme tres herramientas claves que tendría que poseer un escritor?

Pregunta difícil pero intentaré responderla.

Primera: tesón. ¿La más importante? Puede que no.

Segunda: talento. Aunque hay escritores que han llegado a ser best-sellers sin una pizca de talento.

Tercera: suerte. Suerte para encontrar un buen editor, suerte para llegar a esa persona que un día encuentra un texto y que comprende tu libro. Suerte para en tu vida hallar a esas personas que creen en ti y te animan día a día en esta difícil tarea.

Suerte para, al fin y al cabo, poder seguir escribiendo y no desanimarse.

BIOGRAFÍA DE MARTÍN CID

http://www.martincid.com/index_spanish.php

Martín Cid nació en Oviedo el 26 de junio de 1976 (tres seises, sí).

Orgulloso (y desmedido) fumador de pipa, virulento conversador, cuasi-abstemio, su espaciosa presencia ha tenido el mal gusto de llenar la noche madrileña con bocanadas de humo durante más de diez años.

Escritor y autor de tres novelas: ‘ Ariza’ (2008 editorial Alcalá), ‘ Un Siglo de Cenizas’ (2009 editorial Akrón) y ‘ Los 7 Pecados de Eminescu’ , de próxima aparición. Gran bebedor de Jack Daniel’ s.

"Ariza", su primera novela escrita junto a Isabel del Río, cuenta la historia del viaje en el tiempo de la familia Medina. Con su estilo metafórico tan habitual, el autor nos cuenta las dos realidades de una misma manifestación. Ariza es magia y tiempo y simetría en esa eterna búsqueda de la verdad.

Portentoso bebedor de absenta.

‘ Un Siglo de Cenizas’ , primera obra en solitario del autor, nos remite a las tierras del viejo sur norteamericano para contarnos una historia de odios ancestrales y violencia, de sentimientos enfrentados, de hombres arrogantes y violentos y de mujeres despiadadas. Narrada con sentido del humor que roza el oxímoron, ‘ Un Siglo de Cenizas’ nos acerca a la parte más oscura del ser humano: desde la grandeza más brutal hasta la mezquindad más absoluta.

Magnánimo degustador de brandy.

‘ Los 7 Pecados de Eminescu’ , hasta el momento última novela del autor, nos sumerge en una particular locura: el descenso al mundo de infernales sueños del poeta y autor rumano Mihai Eminescu. De la mano del también poeta Friedrich Holderlin, Eminescu irá encontrándose con las sombras de famosos escritores hechas pedazos y desquiciadas en un recorrido malsano y humorístico que llevarán al autor, quién sabe, tal vez a recuperar su alma y su cordura, tal vez a su más perturbada realidad. Cuasi-religioso sibarita del champán francés.

Ha tocado otros campos como el ensayo con ‘ La Letra Escondida’ (de próxima aparición), primer volumen de su trilogía dedicada a grandes escritores de la literatura universal; o la crítica (con numerosos artículos en los medios).

Como curiosidad literaria, en algún que otro desliz en su habitual sobriedad, ha inventado su propio cóctel. Ha impartido numerosas conferencias sobre cábala, cine, arte y otras disciplinas (incluso, a veces y si se lo pedimos con tiempo, puede hablar de James Joyce, su autor favorito).

Colaborador habitual del Espacio Niram, participa semanalmente en eventos y charlas de la más diversa índole. Ha hablado sobre temas tan diversos como Joyce (al que adora por encima de todas las cosas), Brancusi, Picasso, Ionesco, Tzara, así como presentado a numerosos artistas.Se dedica a tiempo completo a la literatura.

Columnista semanal en la revista Sol Negro.

Nunca ha trabajado (ni lo hará) en otra actividad que la estrictamente literaria.

Es director de la revista literario-cultural Yareah.


Sobre esta noticia

Autor:
Humbra (37 noticias)
Visitas:
10940
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

gpastor (22/09/2009)

aún uno piensa que la cultura de espana lleva anuncios de malos tratos y de poblacion Kysuce, eslovaquia es sinonimo de alcoholizmo . Y la gente de culutura ni se notan dentro de cultura como esta. ?hablo claro ?