Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eonhadico escriba una noticia?

¿Qué tan rara es la vida de nuestro planeta?

22/03/2013 22:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageVivimos en un mundo preciso, si nos fijamos en lo que nos rodea, en los otros planetas que hemos descubierto vemos realmente lo extraño que es nuestro hogar cósmico, pero seguimos buscando el tan anhelado gemelo terrestre.

‘Es peligroso asumir la vida es común en todo el Universo.’ Estas fueron las palabras de Charles Cockell en un evento de la Royal Society el 11 de marzo de este año. Mientras que muchas personas han debatido libremente la existencia de vida extraterrestre, las palabras Cockell tienen algo más de peso que las de la mayoría y es que Cockell es el director del Centro de Astrobiología del Reino Unido, con sede en la Universidad de Edimburgo.

Esta afirmación nos trae a la mente el argumento de la paradoja de Fermi que nos señala que si el universo está lleno de vida, ¿donde exactamente está que no la vemos? Este panorama puede parecer algo pesimista pero su intención no es ver como otros muchos se deprimen al plantear un panorama de soledad cósmica, sino trata de poner en duda nuestras suposiciones a la hora de buscar vida en otros mundos.

Y es que según Cockell el no haber descubierto vida en otros lugares no es un "fracaso", sino que nos dice mucho sobre los orígenes de la vida.

De hecho, esta única declaración resume lo que es potencialmente el mayor problema en la astrobiología. Simplemente no tenemos ni idea de cómo comenzó la vida, no sabemos dónde, cómo, cuándo o por qué las moléculas consiguieron replicarse en formas cada vez más complejas y, eventualmente, creando los organismos vivos.

La Tierra es el único ejemplo de un planeta con vida en todo el Universo, y ni siquiera somos capaces de entender el porqué hay vida aquí. Incluso los biólogos todavía discuten sobre lo que realmente constituye un ser vivo, el límite de la vida lo encontramos en los virus ¿están o no vivos?, hace un par de años se descubrió la existencia de genomas más grandes que el de algunas bacterias en el interior de virus gigantes . Pero incluso si fuésemos capaces de descubrir que es en realidad la vida en nuestro planeta, no podemos extender nuestras ideas preconcebidas a otros rincones del cosmos.

Debido a que sabemos que la vida puede existir en un planeta como el nuestro, con agua líquida y a una distancia apropiada de nuestra estrella, nos vemos obligados a buscar vida en situaciones similares. Las zonas habitables ‘Ricitos de Oro’ son el objetivo de nuestras más avanzadas misiones que tratas de descubrir la existencia de planetas similares al nuestro. Nuestras esperanzas se basan en que si podemos encontrar otra Tierra, entonces podemos encontrar otro lugar que pueda tener vida.

Aunque en su declaración, Cockell advirtió que por el simple hecho de encontrar un planeta similar al nuestro esto no tiene porque ser suficiente. Nuestro mundo tiene una gran cantidad de carbono y es capaz de proporcionar la energía suficiente como para que sobrevivan microorganismos. Pero además hay que descubrir un mundo que sea capaz de permitir la existencia de vida durante tanto tiempo como lo ha hecho el nuestro, así que encontrar un lejano mundo rocoso situado en el punto justo donde la vida podría existir no significa que exista vida en el.

¿Es nuestro planeta un oasis verde en una galaxia árida y desértica? O, como en nuestros desiertos, ¿hay vida que no somos capaces de ver fácilmente? Hay que cuestionar la eficacia de nuestro actual enfoque, Cockell destaca que actualmente hay tres criterios a los que los astrobiólogos están realmente prestando atención.

En primer lugar están los biomarcadores, la firma de la presencia de gases que podríamos reconocer como haber sido creados por los seres vivos. Por ejemplo, en la Tierra, todo el oxígeno de nuestra atmosfera, un nada despreciable 21 por ciento, es creado únicamente por seres vivos. De no existir la fotosíntesis rápidamente nos quedaríamos sin oxigeno.

Luego está la idea de que la vida extraterrestre, al igual que ha sucedido en la Tierra, debería colonizar todo su mundo natal. Cockell señalo que en nuestro mundo tan solo existen unos cuantos hábitats que permiten la existencia de vida durante miles de millones de años, pero esto no debe extrapolarse a otros mundos, señalando que la omnipresencia de la vida en la Tierra nos lleva a hacer suposiciones sobre la vida en otros lugares.

En tercer lugar, y el más importante, el numero de seres vivos en los mundos alienígenas puede no ser lo suficientemente elevado como para que podamos detectar desde la Tierra sus emisiones de gases. De ser así, podríamos estar mirando directamente a un mundo habitado y no saber que los tenemos justo enfrente.

Este enfoque hace que nuestros intentos de encontrar vida extraterrestre parezcan ser un tanto estrechos de miras, nos limitamos únicamente a una definición de vida extraterrestre muy específica. Estos tres requisitos no tienen por qué cumplirse en todas partes, es posible que no seamos capaces de encontrar otras formas de vida, independientemente si existe o no.

Cockell no dice que la vida sea algo extremadamente raro en la galaxia, puede que, incluso, ya hallamos descubierto mundos donde reside y prospera, pero quizás la cuestión sea que no hemos mirado con suficiente atención.

.nrelate_related .nr_sponsored{ left:0px !important; }

Sobre esta noticia

Autor:
Eonhadico (607 noticias)
Fuente:
espacioprofundo.es
Visitas:
1784
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.