Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

La rama egipcia del EI gana fuerza en el Sinaí

02/02/2015 16:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Los últimos atentados particularmente sangrientos cometidos en el Sinaí por yihadistas vinculados al grupo Estado Islámico (EI) constituyen una humillación para el ejército egipcio que, pese a una inédita ofensiva, apenas consigue frenar una insurrección cada vez más violenta.

Los ataques del principal grupo armado Ansar Beit Al Maqdess son cada vez más sofisticados, gracias a los conocimientos de los combatientes del EI que regresan de Siria o Irak, opinan los expertos.

Estos ataques tienen como objetivo casi exclusivo las fuerzas de seguridad, son coordinados y bien planificados y, por tanto, resultan mucho más sangrientos.

Y los bombardeos del ejército egipcio en la península del Sinaí, al noreste del país, que duran desde hace un año y son de una intensidad sin precedentes, están lejos de haber acabado con estos ataques yihadistas.

Ansar Beit Al Maqdess (Partidarios de Jerusalén, en àrabe) nació en marzo de 2011 con el reivindicado objetivo de atacar a Israel -fronterizo con el Sinaí- e impedir la cooperación egipcio-israelí.

Pero ataca también al ejército egipcio desde que el nuevo poder destituyera en julio de 2013 al presidente islamista Mohamed Mursi, como represalia a la sangrienta represión llevada a cabo desde entonces contra los pro-Mursi.

En noviembre de 2014, este grupo se declaró fiel al EI y adoptó un nuevo nombre, Provincia del Sinaí, para indicar que su feudo forma parte del "Califato islámico" proclamado por el EI en los territorios que ocupa en Irak y Siria.

- "Conquista territorial" -

El jueves, pese a un drástico toque de queda en algunas regiones del Sinaí, los yihadistas llevaron a cabo una serie de audaces ataques contra instalaciones de la policía y el ejército, dejando 30 muertos, en su mayoría soldados.

El 24 de octubre, unos 30 soldados resultaron muertos en un ataque muy sofisticado contra un campamento militar en Al Arich, en el Sinaí Norte, que supuso el asalto yihadista más sangriento en varios años.

Para Mathieu Guidère, especialista francés de los movimientos yihadistas, Ansar Beit Al Maqdess ha pasado de una lógica de "objetivos individuales" a una estrategia de "conquista territorial". "Hay probablemente uno o dos jefes del EI que han ido al Sinaí para estructurar y organizar el grupo", explica este profesor de islamología y geopolítica de la Universidad de Toulouse, en Francia.

En este contexto, la tarea del ejército en el Sinaí es aún más difícil debido a la naturaleza geográfica de la península, desértica y montañosa, que permite a los yihadistas huir fácilmente del ejército.

Además, los yihadistas se funden en una población que es favorable a los combatiente, o está aterrorizada por éstos. Ello ocurre en remotos pueblos del Sinaí Norte, lo que dificulta las operaciones militares.

Para los expertos, la estrategia del ejército impulsa a una parte de la población, a menudo víctima colateral de la "guerra contra el terrorismo", a simpatizar con los yihadistas.

Tras el atentado de octubre, se han impuesto un estado de urgencia y un toque de queda en una parte del Sinaí Norte. El ejército también inició la construcción de una zona tampón a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza palestina, lo que generó la expulsión de un millar de familias y la destrucción de centenares de casas. Para las autoridades, la zona tampón debe permitir aislar a los "terroristas" en un sector desértico y eliminar los túneles clandestinos hacia la Franja de Gaza, que podían ser utilizados para el tráfico de armas y el paso de yihadistas.

"Las pérdidas civiles causadas por las represalias del ejército y la demolición de casas desgraciadamente alimentan la cólera contra el gobierno, y alientan el reclutamiento entre las filas yihadistas", opina Aaron Reese, investigador del Institute for the study of war, basado en Washington.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3223
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.