Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elplural.com - Política escriba una noticia?

Rajoy, el Mourinho de la política: recoger la cosecha sin echar una semilla

04/03/2011 00:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Zumbido

Rajoy, el Mourinho de la política: recoger la cosecha sin echar una semilla

Sigue siendo un misterio como el de la santísima trinidad las medidas que Mariano Rajoy tiene guardadas en su portafolios para sacar a España de la crisis y recuperar el empleo. De momento, silencio y obstrucción. Es el Mourinho de la política española: se queja de todo y no aporta nada. Sólo comparece en la sala de prensa para quejarse del contrario pero ni una idea positiva. No necesita otra estrategia que la de la pasividad, la quietud.

No le va mal en las encuestas porque su cálculo es aprovechar la desafección basándose en que los militantes de derecha, cuanto más extrema mejor, son incondicionales de la asistencia a las urnas. Los electores de centro y los de izquierda son más exigentes con sus dirigentes y eso le da al líder popular una ventaja revertiendo el alejamiento de muchos ciudadanos de la política en un factor de equilibrio ante una España sociológicamente más de izquierda que de derecha.

El cálculo es arriesgado en un mundo cambiante. Los acontecimientos del norte de África revelan que unas pocas semanas pueden cambiar la faz de una parte importante de la tierra. Queda un año para las elecciones generales y la pasividad de Rajoy y su complacencia con la corrupción pueden revertir o ajustar las diferencias.

Para eso haría falta una reacción del PSOE. En primer lugar, a un plazo no muy lejano, tomar la decisión sobre el candidato. Es posible que tan malo sea anunciarlo ahora que mantener el debate sucesorio abierto. Quizá los planes de Zapatero sean esperar el resultado de las autonómicas para comprobar el estado de salud de los barones territoriales, que son la única fuente de poder viva que queda en el PSOE. Pero el problema del PSOE no es sólo acertar con el candidato adecuado: esa concepción de la política revela que han sustituido el debate y la participación de los militantes por el marketing.

Pero hay algunos puntos que tienen difícil reversión. Hasta hace poco, la báscula de la corrupción estaba inclinada del lado del PP. Sólo la trama Gürtel desequilibra cualquier comparación. Y lo sigue siendo, pero la percepción no es la misma.

El escándalo de los ERE en Andalucía es letal para el PSOE porque independientemente del volumen del fraude, de esa bolsa de corrupción que estaba en el corazón del sistema de la Junta, a los socialistas no se les perdonan casos de fraude y aprovechamiento de dinero público y mucho menos con fondos relacionados con las jubilaciones. Y como en política cada vez es más que lo que parece es lo que es, la imagen del espejo del PSOE de Andalucía es letal porque no se ha transmitido la sensación de que haya habido ejemplaridad en el tratamiento de este asunto. Si el PSOE disminuye su credibilidad para denunciar la corrupción está muerto electoralmente. El colmo es el acercamiento a las posiciones del PP en el tema del concepto de “ imputación” para recordar que no equivale a una condena. Naturalmente, pero hasta ahora, el estar imputado, en la concepción socialista, era suficiente para apartar a quien tuviera esa condición de cualquier cargo de responsabilidad.

Soy partidario de un congreso después de las elecciones municipales en las que se aborde no solamente la designación de un nuevo secretario general que sea al mismo tiempo candidato a la presidencia del Gobierno, que cualquier otro tipo de componenda.

Porque el problema del PSOE no es sólo de candidato: es de concepción de partido, de proyecto político y de redefinición de la izquierda. Y eso no se soluciona con cambiar a un dirigente por otro.

Si el PSOE sigue sin ver el abismo por el que se pasea, Mariano Rajoy habrá acertado en su estrategia de no hacer nada, de ser el Mourinho de la política española. Si gana la derecha sin despeinarse, corremos el peligro de quedarnos todos calvos.

Carlos Carnicero es periodista y analista político

Blog de Carlos Carnicero


Sobre esta noticia

Autor:
Elplural.com - Política (4516 noticias)
Fuente:
elplural.com
Visitas:
2810
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.