Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bwow escriba una noticia?

Quique Sánchez Flores convertido en villano por sus diferencias con Diego Forlán

13/05/2011 22:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las declaraciones en rueda de prensa del siempre contenido Quique Sánchez Flores provocaron la ira del jugador uruguayo. Algunos medios afirman que el técnico y el delantero casi llegan a las manos

"El asunto Forlán es de una complejidad poco normal, poco natural y que se escapa mucho más allá de la clase personal y futbolística del jugador". "La actuación de Forlán? Ha tenido 40 minutos sobre el campo, juzgadlo vosotros." Las declaraciones en rueda de prensa del siempre contenido Quique Sánchez Flores provocaron la ira del jugador uruguayo. Algunos medios afirman que el técnico y el delantero casi llegan a las manos, llevando al límite sus diferencias personales.

Quique Sánchez Flores no consiente subidas de tono, aunque luego no diga ni la mitad de lo que sucede. La actitud indolente, soberbia y ambigua de Diego Forlán y su poco rendimiento en el terreno de juego fue el motivo por el que Quique decidió dejar en el banquillo a la estrella del equipo. Jornada tras jornada, Forlán vio como su pasotismo, sus declaraciones a la prensa y su poco respeto hacia la Afición, le pasaron factura.

Ahora los medios o, mejor dicho los periodistas deportivos, se ponen del lado del jugador charrúa. Todo se mueve por intereses. Hay que defender a la estrella para que la estrella conceda entrevistas y realice declaraciones. También se ponen de parte de Forlán sus compañeros, con los que curiosamente no mantiene ningún contacto. En realidad, se ponen de su parte todos los que se dejan llevar por la desidia y no cumplen con su obligación, que es rendir en el terreno de juego. El resultado de todo este desvarío es una nueva decepción para la Afición rojiblanca, que ve cómo los jugadores no hacen nada por ganar. Europa se aleja y el Atlético no sube puestos en la tabla de clasificación.

Quique Sánchez Flores cumple con su obligación. A pesar del Balón de Oro y de las dos Botas de Oro, Forlán comenzó la temporada renqueando. Es cierto que no se le dio descanso pero ese no es motivo para que un jugador de la talla de Diego Forlán se muestre tan descaradamente pasivo y pierda el respeto a los que le admiran diciendo que no le debe nada al club. Forlán se excusaba, decía que se quería marchar, luego se desdecía y donde dije digo, digo Diego (y nunca mejor dicho).

Quique no se arredró ante el divismo del charrúa, le vio en los entrenamientos, aguantó la actitud del jugador hasta que colmó su paciencia. Puede que Quique Sánchez Flores se haya curtido en las filas del Real Madrid o del Valencia pero la Afición rojiblanca ha calado hondo en su corazón y él ha devuelto el cariño demostrando de sobra su implicación con la institución y con los aficionados. Lo más fácil ahora es convertirle en villano, en culpable, en el niño malo que hace rabiar a la estrellita intocable. Lo más fácil es criticarle, rescindir su contrato, no vaya a ser que "los niños" le boicoteen y se pongan de parte de aquel al que nunca han soportado y que nunca ha sido buen compañero.

En realidad, ni uno ni otro son culpables de nada. La culpa viene de arriba, de esos que se tienen que ir de una vez y que sólo quieren hacer caja,

¿Qué habría hecho Mourinho? ¿Qué habría hecho Luis Aragonés? El primero habría sido más duro aún en las ruedas de prensa y habría dejado las cosas claras. El segundo no le habría tolerado a Forlán los embites chulescos y, con cámaras o sin ellas, le habría puesto en su sitio.

Hay que tener un respeto al club y sobre todo a la Afición, que no olvida que Diego Forlán consiguió la Copa UEFA. Esta ha sido la historia de un amor unilateral, no correspondido. El uruguayo cumplía con su cometido cuando nadie le llevaba la contraria o cuando no era Balón de Oro pero siempre bien pagado, por supuesto.

Después del Mundial de Sudáfrica vino el estrellato, la fama mundial del uruguayo se acrecentó, incluso se adentró en el mundo de la farándula por su relación con una mediática y ambiciosa modelo. Se acabó entonces el Forlán que salía a darlo todo y sudaba la camiseta los 90 minutos de juego y nació el Forlán "galáctico", el que se quería marchar y no conseguía que ningún club cubriese sus pretensiones, el Forlán vengativo que decía no deberle nada al club, el Forlán que decepcionó a un niñito de cinco años, en presencia de las cámaras en el campo del Osasuna. El rencor del urguayo se dirigió hacia quien menos lo merece: La Afición.

Forlán es defendido por los comepipas y paniaguados. Su imagen angelical le garantiza la credulidad de los que aún creen que realmente ama los colores con los que juega (siempre bien pagado). Le convierten en víctima y Quique es el villano que ha devaluado al jugador, el responsable de su ocaso, el tirano vengativo que no le deja brillar.

En realidad, ni uno ni otro son culpables de nada. La culpa viene de arriba, de esos que se tienen que ir de una vez, de esos incompetentes que delegan en otros incompetentes y que sólo quieren hacer caja, sin preocuparse de lo que ocurre en el vestuario, sin poner orden. Para ellos la Afición es un rebaño, los jugadores, que cobran lo que no cobraremos muchos en nuestra vida son los que deciden el rumbo de los acontecimientos y el entrenador es la cabeza de turco. En estos momentos es inevitable acordarse de Jesús Gil quien a pesar de sus desmanes aterrizaba en el vestuario cuando a uno se le subía la fama a la cabeza y no dudaba en desenmascarar a los necios y a los hipócritas ante los medios.

También se ponen de parte de Forlán sus compañeros, con los que curiosamente no mantiene ningún contacto


Sobre esta noticia

Autor:
Bwow (9 noticias)
Visitas:
7494
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.