Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Vicenç Macias escriba una noticia?

Quim Xena. Vivencias de un músico. Capítulo 7º

27/12/2009 15:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Quim Xena: "mi idea es ir introduciendo al posible lector en el mundo de las habaneras empezando por mis propias vivencias."

Afinando la vieja guitarra

CAPÍTULO VII

El buen solecito del invierno ya se iba diluyendo tras las montañas de Fitor y la ligera y fría tramontana, ese viento del norte que baja helado de las montañas del Canigó, se iba haciendo dueña del país.

Se anunciaba una noche fría.

Pedaleaba de prisa para llegar al mas antes que el crepúsculo no llegara al fin, mientras me lo miraba con su especial coloración que parecía hecha expresamente para despedir el día de hoy.

Pedaleaba y cantaba. No recuerdo ni por qué motivo ni cuáles eran las canciones.

En casa también ha habido siempre una inclinación especial por el canto.

Mi abuela cantaba mientras acababa de hervir la olla, mi madre cantaba entre cuento y cuento para que me durmiese, mi abuelo cantaba para aprenderse las canciones de la coral, que él mismo había fundado ...

Y también me doy cuenta, que en casa también ha habido siempre una inclinación especial por el baile.

Cuando ha sido la época de las polcas se han bailado polcas, cuando ha sido la época de los tangos se han bailado tangos y boleros y valses ... A mí me gusta bailar rumbas a partir de las tres de la madrugada y he disfrutado como un "camalic" haciendo bailar habaneras (o, cuando menos, así recuerdo que pasó en la Fiesta Mayor de Gracia en el transcurso de una actuación con un grupo del que formé parte unos episodios más tarde).

Pedaleaba y sentía un inmenso vacío en el estómago. Otro día debería elegir mejor desayuno: dieta anglosajona si me hace falta pasar una jornada de ayuno y dieta mediterránea si me espera un buen almuerzo.

Escudella calentada en la chimenea con leña de jara y pino seco. Todavía recuerdo aquella comida: ¡ni el rey ha gozado nunca de una delicia como aquella!

Reconfortado de cuerpo y de espíritu, ya sólo me faltaba fundirme de nuevo entre las cuerdas de la guitarra y reencontrarme con mis ancestros marineros.

Al día siguiente me esperaba una sorpresa.

En el mercado de Palafrugell aparece mi amigo, el músico de rock, que me dice, sin preludios, que tiene una actuación para mí.

Se trataba de una fiesta de cumpleaños en un pub, en la que los implicados querían escuchar canción popular catalana. Me da el teléfono al tiempo que me señala la cabina telefónica y me dice que me apresure ya que el propietario tiene prisa por cerrar el trato.

En el segundo intento contesta el personaje. Me dice que pase por la noche por el local para conocerme y hacer tratos. La actuación es dentro de tres días.

Un poco justo de tiempo, pero ya saldré adelante.

Quim Xena nos ofrece otro pedazo de su historia como músico en su andar infatigable en busca de la esencia de la habanera

Ya empezaba la noche cuando llegué a la Plaça Nova. Faltaban dos horas para abrir el pub. Decidí hacer tiempo al Fraternal tomando una cerveza y leyendo el periódico. Tras cuatro diarios no había encontrado todavía ninguna noticia positiva ni ninguna original que no estuviera repetida, o por lo menos reinterpretada, en todos los ejemplares.

Quizás fuera mejor que los periodistas se dedicaran sólo a escribir necrológicas y no noticias del país.

Cansado de leer desastres dejé volar mi imaginación hacia la entrevista que me esperaba pero, por desgracia, seguramente contagiado por esa pésima lectura, lo empecé a ver todo negro.

Me di cuenta que hacía meses que no subía a los escenarios y, sin yo quererlo, toda una pandilla de dudas se adueñaron de mi pensamiento:

¿Qué cojones que tengo que ir a hacer yo a cantar canción popular en un pub? ¿Qué tipo de gente quiere escuchar canción popular el día de su cumpleaños? ¿No estás suficientemente escarmentado de tus experiencias musicales? ¿Dónde están las ilusiones rotas en el grupo de rock o en el grupo de canción tradicional, si sólo han quedado decepciones y deudas? ¿No recuerdas que no hace demasiado tiempo decidiste apartarse te definitivamente de la música? ¿Quieres volver a vivir las consecuencias de hacer las cosas mal hechas ...?

Y como si no hubiese tenido suficiente, después de todo aquel retahíla de malos recuerdos vividos con la música, me acabó asaltando el mal sabor de la separación de mi mujer y del resentimiento que aún sentía.

Suerte que mi voz más interior, la que siempre ha sabido mantener una chispa de mi ilusión en el rincón más protegido de mi corazón, supo enfrentarse a todo aquel maltrago.

Date otra oportunidad, Quim. La experiencia de las cosas a menudo sólo se obtiene a base de tiempo y de garrotazos. Haz lo que te dice el corazón, Quim, canta lo que sientes y canta en tu pueblo.

Tomé la calle de subida hacia el pub, más tranquilo. Por el camino, incluso se me escapó alguna sonrisa pensando en mí mismo.

Quizás ya es hora de dejar de ser tan introvertido y recuperar mi vertiente extrovertida. De hecho, que yo recuerde, no había sido nunca antes misántropo.

Me acerqué al mostrador y me presenté al chico de la barra. Mi contacto salió de otra sala del local que, aparentemente, era la parte que él controlaba.

Eres Quim?

Yo mismo.

Me alargó la mano, cordial.

Se trata de una fiesta de cumpleaños con doscientos invitados, todos de Palafrugell y de pueblos vecinales. Me indica que lo siga a dar un vistazo a su establecimiento, manteniendo siempre su cordialidad.

Cantas canciones populares catalanas?

Unas cuantas - acerté a decir.

Pues esta gente es lo que quiere.

Muy bien.

Y él continuó.

Te pagaré tanto, empezaremos a tal hora, si tienes pósters en puertas, dime como se te ha de presentar ...

Quedamos de acuerdo para el próximo sábado y cuando ya salía por la puerta, el hombre se quiso asegurar.

Recuerda, esta gente quiere canción popular y sobre todo habaneras.

Y yo me fui acompañado por esa misma cancioncilla.

"Y sobre todo habaneras..."

Quim Xena


Sobre esta noticia

Autor:
Vicenç Macias (22 noticias)
Visitas:
5445
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.