Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Grandespymes escriba una noticia?

Pyme: Vida y muerte de las empresas

19/08/2010 22:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

‘ Cada negocio tiene su tamaño óptimo, pero sin dudas más tamaño significa más problemas de organización y de dominio sobre ella’ , indicó Quirós.

Como parte de las actividades de conmemoración de los 50 años del Banco de la Provincia de Neuquén, BPN, el pasado jueves se presentó en el espacio Duam una conferencia del consultor especialista en Pymes, José María Quirós. Su exposición intentó responder a qué puede hacer una pyme para ganar más dinero. Para responderla el especialista describió las etapas de la vida de las empresas a fin de identificar las razones que permiten su continuidad o, en su defecto, provocan su extinción. Finalmente, de lo que se trata para la empresa, es de no morir en el intento. Es esta continuidad la que encierra las razones del éxito. Tras la conferencia, La Mañana de Neuquén dialogó con el especialista.

¿Cuáles son las etapas de la vida de una empresa?

La primera es la etapa emprendedora, donde se gesta el empresario. Son muy pocos los que superan esta etapa, la mayor parte de los emprendedores fracasan en el intento, pero si se supera se entra en la etapa fundacional, cuando la empresa se consolida y comienza a lograr continuidad. Este es el período en que el emprendedor se transforma en empresario e inaugura la etapa de expansión. En este momento los empresarios sienten que se comen el mundo, que pueden hacer maravillas, incluso hasta lo dicen. Su afirmación típica es "aquí no gana plata el que no quiere". En esta etapa todos los colaboradores que toma son parientes o amigos, no se le ocurriría contratar a un extraño. Va creciendo como empresario, pero llega un momento que le empieza a faltar el tiempo y siente que necesita otra organización. Entra en la etapa de estructuración. Generalmente esta etapa coincide con mudarse a un lugar más grande y, especialmente, con comenzar a consultar al contador.

¿Ya no sólo para los impuestos?

Claro, necesita otro orden y lo consulta también para el funcionamiento. Aparece la Pyme más formal, con un organigrama, con algún sistema, metodologías de trabajo. A partir de aquí le empieza a cambiar la vida. Tiene que convivir primero con la desmotivación de la gente. Estos amigos que trabajaban con él codo a codo empiezan a tomar distancia. Ellos se dan cuenta antes que él de que ellos son empleados y él es empresario. Siguen siendo los mismos, pero tienen dos roles diferentes en la sociedad. Para el empresario o empresaria este es un momento de soledad. Es el momento de asumir su rol. Si no lo hace, se le complica la vida. Suele pagar sueldos altísimos que sus colaboradores no merecen para retenerlos, darles participación en las ganancias. No se da cuenta que es un imposible, que siempre van a ser sus empleados, por buenos que sean, incluso mejores que el empresario en muchas tareas. Luego de este momento viene la etapa reactiva, en la que la mayor parte de lo que se hace es a las carreras. La vida se complica todavía más. El empresario se queda enredado en montones de tareas. Lo primero que ocurre es que la empresa creció tanto que cuesta dominarla y empieza a no ser administrable.

¿No me diga que hay que llamar a otro contador?

(Risas) Mire de cada 6 emprendedores sólo uno logra superar la etapa de emprendimiento. La medición la hacemos sobre los identificables, porque alquiló, o se anotó en una asociación, pero en realidad estimamos que este cálculo podría ser de 1 en 12. Es muy difícil ser un emprendedor exitoso. Cuando pasamos a la etapa siguiente, que es entre los 2 y 5 años de existencia de una empresa, cuando se mira a las empresas que están en los 2 años solamente la mitad llega a 5 años. Es una etapa menos cruenta que el emprendimiento, pero también difícil.

¿Y por qué cierran?

Las razones principales en este período son dos. La primera es la diversificación. En la etapa de expansión el empresario es un imán que atrae tanto a los clientes como a los proveedores. El empresario escucha las ofertas y empieza a hacer de todo un poco. Todos le traen oportunidades de negocios y, como esto es también un reconocimiento, muchas veces toman estos negocios. La segunda razón son los problemas financieros, de mal manejo financiero. Un banco nunca debería prestarle a un empresario que está entre los 2 y 5 años. En este momento el empresario todavía no sabe separar lo económico de lo financiero. Al principio se acostumbró a trabajar sin crédito, mirando solamente la caja. En la etapa de estructuración, en cambio, entre los 5 y los 10 años y luego entre los 10 y 15 años la mortandad es mucho más difícil.

¿Las causas cambian?

La tentación de la diversificación siempre se mantiene, los problemas financieros también, aunque en menor medida. Pero el tema determinante en esta etapa son los gastos generales, que toman vida propia y se consolidan. No se reprograman a tiempo, no se reconfiguran en función de las necesidades.

¿El aumento de tamaño es un problema?

Cada negocio tiene su tamaño óptimo, pero sin dudas más tamaño significa más problemas de organización y de dominio sobre ella. Con el crecimiento aparece una necesidad nueva que es la capacidad de organización y la capacidad de conducir esa organización. Y hay otros dos fenómenos que aparecen solamente con el tiempo. Uno es la actualización. Un producto o un servicio nuevo es como una vela, al principio da mucha luz, pero se va consumiendo y exige reemplazo, cuantos más productos y servicios mayor necesidad de reemplazos, mayor capacidad de actualización. Actualizar no es equivalente de agregar, allí se caería en la diversificación. El tercer punto es la familiarización de la empresa. Durante muchos años se pensó que la familiarización era un problema. Hoy se reconoce que cualquiera sea el tamaño y sea aquí o en cualquier parte del mundo, las empresas necesitan familiarizarse. El 80-85% de las empresas de más de 30 años en el mundo son empresas familiares. Es una ventaja competitiva. Cualquiera que tenga una empresa y no tiene ningún hijo que vaya a la empresa sabe que la empresa corre el riesgo de no trascender más allá de uno.

¿Pero cuando la empresa crece no es necesario abandonar la conducción puramente familiar para profesionalizar el gerenciamiento?

Son cosas distintas. El management se profesionaliza sin que la familia abandone su lugar en el directorio. El management puede ir rotando, pero a nivel de dueños la empresa se reproduce en la familia. Observe todas las empreas grandes del país y son familiares. Internacionalmente pasa lo mismo; Wall Mart, IBM.

Autor CLAUDIO SCALETTA

Fuente http://www.lmneuquen.com.ar/noticias/2010/8/2/74292.php

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com


Sobre esta noticia

Autor:
Grandespymes (9476 noticias)
Fuente:
jcvalda.wordpress.com
Visitas:
5762
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.