Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kantreras escriba una noticia?

Pura Sangre

25/04/2010 19:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Recientemente el mundo experimentó en diversas formas la afamada semana mayor. Independientemente de las creencias, y de la forma adecuada o inadecuada en que se expresen, el personaje central ha sido y seguirá siendo Jesucristo

Suena orático el que un hombre de origen humide, de comportamiento atípico, apologista de un cúmulo de ideas extrañas y aparentemente utópicas, pueda acudir voluntariamnte a un encuentro con la muerte, como resultado de infinidad de errores ajenos, y con el propósito de redimir a los causantes de los mismos.

Cómo no pensar con pesimismo, si la sociedad actual brilla por su egoísmo, y en las escasas manifestaciones delirantes de bondad, se plantea primeramente un acuerdo materialista y comercial, en el cual prima el "qué se recibe" antes del "qué se está dispuesto a dar".

Según la ley de causa y efecto, no hay nada en la vida que no tenga un origen y una consecuencia, bien sea en las cosas tangibles o en las intangibles. Si se cometen errores, hay leyes que los delimitan, definiendo lo que serían las penas o castigos.

Considerada veraz o no, la Biblia es enfática en ello. Todo lo que se siembra, se recoge (Gál 6:7). Quien es bueno recibe bien; si hay malas vivencias, no se trata de complot injusto de la vida, sino de un desenlace prefabricado (Mt 7:1718). Los errores de la vida tienen un costo exageradamente alto (Ro 6:23).

En el sacerdocio judío antiguo, las equivocaciones del pueblo requerían de un trámite dispendioso para conseguir alguna posibilidad de resolución o indulto. Se entregaba un animal para ser sacrificado, representando la murte del culpable. Posteriormente había que lavarse y despojarse de las vestiduras. Se ingresaba a un lugar de oración y arrepentimiento. Finalmente, en un lugar de máxima intimidad, limitado para el mayor de los sacerdotes, una sola vez al año, existía un proceso de rendición que podía ser acepta para garantizar un nuevo año, o rechazada y así esperar con resignación.

Cristo derramó su sangre como la más perfecta de las víctimas (Col 1:14; Jn 1:20). Nos dio el regalo (aunque muy rechazado por la humanidad) del Espíritu Santo para alcanzar limpieza (Jn 7:38-39). Su muerte representa el fin de nuestra limitación humana. Su oración de agonía insta al arrepentimiento aunque no hay una sola prueba de alguna equivocación cometida por él (Jn 17). Y sólo Él puede traer aceptación garantizada de parte de Dios Padre (Ef 1:6; Ro 3:25).

Algunos consideran esta explicación totalmente inútil y sin fundamentos objetivos; es respetable. Otros dicen creen en Dios, menosprecdiando el significado real de la Sangre de Cristo (He 9:13-14; 10:29). Tristemente pocos entienden que Su Sangre es el eje del éxito y la inmunidad (1Jn 1:7).

La sangre siempre resulta escandalosa. Cuando alguien se corta, especialmente en el trayecto de una arteria, sufre por la imagen grotesca del caudal rojo. Cuánto menos en temas de fondo, quellos que resultan incómodos y punzantes para los criterios arraigados de muchos. Hablar de derramar sangre por una causa, un país, una guerra, tiene carácter heróico. Pensar que alguien derramase toda Su sangre por el mundo, suena casi ridículo.

La película "La Pasión de Cristo" de Mel Gibson, pese a tener condiciones cinematográficas excepcionales, fue obstaculizada, vetada, criticada, mensopreciada, y atacadada por supuesto antisemitismo, y especialmente, por las escenas altamente violentas y dramáticas. Muchas personas plantearon un exceso de parte de Gibson en una historia polémica.

La mayoría de las películas de historia de Cristo le muestran como una versión antigua de James Bond: golpeado, latigado, ultrajado, pero al final, bien peinado, y poco debilitado. Pero en la realidad de lo que sucedió, con dificultad alguien soportaría el 1% del trauma físico y emocional que soportó Jesús.

Exageración? Para nada. Esa película tan solo intenta acercarse en forma fiel a la verdad. En lugar de moralismos baratos, deberíamos actuar en nuestro interior con la misma actitud inédita (no bíblica) de la María de aquel filme, cuando acudió al sitio de castigos del ejército romano, posterior a la tortura, y limpió del suelo cada gota del mar de sangre que estaba allí derramado.

A nadie se puede obligar a creer en Dios, en Cristo, y menos en el valor de su muerte en la cruz; de la misma manera que alguien no creería en la ley de la gravedad. Sin embargo, si este último ingenuo se lanzase de un rascacielos, no tendría más remedio que enfrentar el dolor y la muerte. La Sangre de Cristo tiene un valor incalculable. Ojalá el mundo lo entendiera y aceptara.

Opinión e información objetiva en http://kantreras.blogspot.com


Sobre esta noticia

Autor:
Kantreras (38 noticias)
Visitas:
6640
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.