Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La pseudo-psicología detrás de la política monetaria

11/03/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En sus diversos escritos, el campeón de la escuela monetarista, Milton Friedman, argumentó que existe un intervalo de tiempo variable entre los cambios en la oferta monetaria y su efecto en la producción real y los precios. Friedman sostiene que a corto plazo los cambios en la oferta monetaria serán seguidos por cambios en la producción real.

Sin embargo, en el largo plazo, los cambios en el dinero solo tendrán un efecto en los precios. Todo esto significa que los cambios en el dinero con respecto a la actividad económica real tienden a ser neutrales a largo plazo y no neutrales a corto plazo. Así, según Friedman,

En el corto plazo, que puede ser de hasta cinco o diez años, los cambios monetarios afectan principalmente a la producción. Durante décadas, por otro lado, la tasa de crecimiento monetario afecta principalmente a los precios.1

Según Friedman, debido a la diferencia en el retraso, el efecto del cambio en la oferta monetaria aparece primero en la producción y casi nunca en los precios. Es solo después de un lapso de tiempo más largo que los cambios en el dinero comienzan a tener un efecto en los precios. Esta es la razón, según Friedman, por la cual el dinero a corto plazo puede hacer crecer la economía, mientras que a la larga no tiene efecto en la producción real.

Según Friedman, la razón principal de la no neutralidad del dinero en el corto plazo es la variabilidad en el tiempo que transcurre entre el dinero y la economía.

En consecuencia, cree que si el banco central siguiera una regla de tasa de crecimiento monetario constante, esto eliminaría las fluctuaciones causadas por cambios variables en la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. La regla de la tasa de crecimiento monetario constante también podría hacer que el dinero sea neutral en el corto plazo y el único efecto que tendría el dinero es sobre los precios generales a largo plazo.

Así, según Friedman,

En promedio, existe una estrecha relación entre los cambios en la cantidad de dinero y el curso posterior del ingreso nacional. Pero la política económica debe lidiar con el caso individual, no con el promedio. En cualquier caso, hay mucho deslizamiento.

Es precisamente este margen de maniobra, esta holgura en la relación, esta falta de correspondencia mecánica uno a uno entre los cambios en dinero y en ingresos lo que constituye la razón principal por la que durante mucho tiempo he favorecido a los EE. UU. una política monetaria cuasi automática según la cual la cantidad de dinero crecería a una tasa constante de 4 o 5 por ciento por año, mes por mes.2

En su conferencia Nobel, Robert Lucas expresó su desacuerdo. Según Lucas,

Si todos comprenden que los precios finalmente aumentarán en proporción al aumento de dinero, ¿qué fuerza evitará que esto suceda de inmediato?3

En consecuencia, Lucas ha sugerido que la razón por la que el dinero genera un efecto real en el corto plazo no se debe tanto a la variabilidad de los retrasos monetarios, sino más bien a la expectativa de si se anticiparon o no los cambios monetarios. Si se anticipa un crecimiento monetario, la gente se ajustará a él con bastante rapidez y no habrá ningún efecto real en la economía. Sólo la expansión monetaria no anticipada puede estimular la producción.

Más sobre

Además, según Lucas,

Las expansiones monetarias no anticipadas, por otro lado, pueden estimular la producción, ya que, de manera simétrica, las contracciones no anticipadas pueden inducir depresión.4

Tanto Friedman como Lucas opinan, aunque por diferentes razones, que es deseable hacer dinero neutral para evitar un crecimiento económico inestable y, por lo tanto, insostenible. La práctica actual de los creadores de políticas de la Fed parece incorporar las ideas de Friedman y Lucas en el llamado marco transparente de política monetaria. Este marco acepta la opinión de Lucas de que la política monetaria anticipada puede llevar a un crecimiento económico estable. Este marco también acepta que un cambio gradual en la política monetaria en el espíritu de la regla de crecimiento monetario constante de Friedman, podría reforzar la transparencia.

Si las políticas monetarias inesperadas pueden causar un crecimiento económico real, ¿qué hay de malo en esto? ¿Por qué no sorprender constantemente a la gente y causar más riqueza real?

Dinero, expectativas y crecimiento económico

Lo que se requiere para el crecimiento económico es un grupo creciente de ahorros reales, que financia a varias personas que participan en la acumulación de bienes de capital. Un aumento en el dinero, sin embargo, no tiene nada que ver como tal con esto. Por el contrario, este aumento solo conduce al consumo que no está respaldado por la producción de riqueza real. En consecuencia, esto lleva a un debilitamiento en el conjunto real de ahorros, que a su vez socava el crecimiento económico real. Todo lo que el dinero de impresión puede lograr es una redirección de los ahorros reales de las actividades generadoras de riqueza hacia actividades no productivas que consumen riqueza. El crecimiento monetario no anticipado socavará el crecimiento económico real a través de la dilución del conjunto de ahorros reales.

¿Por qué es entonces cuando se observa que el aumento de dinero está asociado con un aumento en los indicadores económicos como el PIB real? Todo lo que observamos en realidad es un aumento en el gasto monetario; esto es lo que el PIB representa. Cuanto más dinero se imprima, mayor será el PIB.

El llamado PIB real es simplemente el PIB nominal deflactado por un índice de precios sin sentido. Por lo tanto, el llamado crecimiento económico observado es solo el reflejo de la expansión monetaria y no tiene nada que ver con el crecimiento económico real, que no puede medirse con métodos cuantitativos. Después de todo, no es posible establecer un total significativo agregando papas y tomates.

Por lo tanto, si bien el crecimiento monetario no anticipado no puede hacer crecer la economía, definitivamente produce un efecto real al socavar el conjunto de ahorros reales y, por lo tanto, debilitar la economía real. Del mismo modo, el crecimiento anticipado del dinero no puede ser inofensivo para la economía real. Incluso si la tasa de crecimiento del dinero se anticipa por completo, siempre hay alguien que lo obtiene primero.

Incluso si el dinero se bombea de tal manera que todos lo obtengan instantáneamente, los cambios en la demanda de dinero variarán, ya que, después de todo, cada individuo es diferente de los demás. Siempre habrá alguien que gastará el dinero recién recibido antes que otro. Esto conducirá a la redirección de la riqueza real al primer gastador del último gastador.

Por lo tanto, podemos concluir que, independientemente de las expectativas, la manipulación de la economía mediante políticas monetarias siempre socavará los cimientos de la economía real. Por lo tanto, la política monetaria nunca puede ser neutral.

El artículo original se encuentra aquí.

1.Milton Friedman The Counter-Revolution in Monetary Theory. Documento ocasional 33, Instituto de Asuntos Económicos de la Fundación Wincott. Londres: Tonbridge, 1970.

2.Milton Friedman, The Counter-Revolution in Monetary Theory.

3.Robert E. Lucas, Jr., Nobel Lecture:Monetary Neutrality, Journal of Political Economy, 1996, vol. 104, no. 4.

4.Ibid.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1809 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1638
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.