Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La propiedad intelectual: La innovación debe estar al servicio de los consumidores, no de los productores

18/02/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLos defensores de los derechos de propiedad intelectual suelen basarse en una de las dos líneas de razonamiento. La primera se basa en el malentendido de que la frecuencia o el volumen de las innovaciones determinan el crecimiento económico. La segunda es capturada por la pregunta: «Entonces, si gasto mil millones de dólares en I+D (investigación y desarrollo) para llevar un nuevo medicamento al mercado, ¿alguien debería poder copiar mi medicamento sin compensación?» Ambos se basan en el mismo error fundamental: asumir que la innovación es una cuestión de producción. No lo es. La innovación tiene que ver con el espíritu empresarial, y por eso los derechos de propiedad intelectual no ayudan ni pueden ayudar.

El argumento del crecimiento económico parece estar en consonancia con la observación empírica. Después de todo, es la introducción y el cambio causado por las valiosas innovaciones lo que nos hace mejores y eleva nuestro nivel de vida. Pero, como suele ocurrir, las observaciones en economía tienden a llevar a conclusiones problemáticas, si no falsas. El mercado es un proceso de ensayo y error en condiciones de incertidumbre, en el que los empresarios y las empresas compiten ofreciendo bienes y servicios que se prevé que satisfagan a los consumidores en un momento futuro mejor que las ofertas de otros. Entonces, obviamente, las innovaciones son importantes.

Pero no es el número de innovaciones intentadas lo que importa. También hay escasez, lo que significa que un proceso de mercado que genera un gran número de innovaciones puede, en efecto, producir menos valor que un proceso que genera sólo unas pocas. La calidad es más importante que la cantidad, al igual que apuntar una flecha producirá un mejor resultado que disparar un gran número de flechas en direcciones aleatorias. Aunque los empresarios apenas tienen un objetivo visible al que aspirar, su «división del trabajo intelectual» pone límites a los intentos que se hacen. Las innovaciones son inciertas, pero no son ni desviadas ni aleatorias.

El argumento de la compensación comete el mismo error pero aclara el error. La cuestión en el mercado no es la compensación por la inversión o el esfuerzo realizado, sino la creación de valor para los consumidores. No se nos compensa, ni debe serlo, por el tiempo y el esfuerzo que ponemos en algo, sino por nuestra contribución al valor. La razón por la que nos pagan en nuestros trabajos no es porque nos levantemos por la mañana y pasemos los días haciendo tareas tediosas y siguiendo las órdenes de la dirección, sino porque los empresarios, junto con sus «socios menores» (dirección), apuestan por que este tipo de producción sea valiosa para los consumidores y así generar ingresos que cubran con creces el coste.

En otras palabras, que una empresa invierta en investigación y desarrollo no es principalmente una cuestión de producción, sino de intentar encontrar soluciones que los consumidores valoren. Es un medio para generar ventas con ingresos que exceden el costo. Esos ingresos se generan porque ese esfuerzo resulta más valioso para los consumidores en relación con otras empresas. Como dice Mises , «La única fuente de la que provienen los beneficios de un empresario es su capacidad de anticipar mejor que otras personas la futura demanda de los consumidores» (énfasis añadido).

Por lo tanto, el problema empresarial consiste en averiguar mejor cómo servir a los consumidores. La innovación es indudablemente un medio para lograr ese fin, pero el hecho de que una innovación sea rentable no depende de que sea nueva o incluso de que cueste mucho dinero llevarla a cabo, sino de que esté correctamente posicionada con respecto a (1) los deseos (futuros) de los consumidores y (2) las ofertas (futuras) de otros empresarios. Ambos aspectos son necesarios para que el proceso de mercado progrese y así mejorar nuestro nivel de vida.

Los derechos de propiedad intelectual, impuestos a los empresarios en general y, por lo tanto, en el mercado, significan que los empresarios se ven liberados de la segunda parte del problema: el posicionamiento en relación con otros empresarios. Este es el propósito de este tipo de regulación, pero lo que significa es que los empresarios pueden y quieren invertir excesivamente en innovaciones que cumplan con los requisitos de protección de la regulación. Y lo harán en lugar de innovar en beneficio de los consumidores en relación con la oferta de otros empresarios.

El resultado es que las innovaciones se persiguen por el hecho de ser innovaciones, y no por su contribución a la satisfacción de los deseos de los consumidores. En otras palabras, las inversiones en investigación y desarrollo no están dirigidas por los deseos del consumidor. Por consiguiente, lo que importa es la inversión en I+D más que el modelo de negocio ?cómo, cuándo y de qué manera se presenta la oferta al consumidor.

Esto es más que una ineficiencia en el sistema de mercado. Se trata de un cambio de incentivos que distorsiona fundamentalmente el proceso del mercado, su dirección y, por lo tanto, la capacidad de la economía para satisfacer los deseos reales de los consumidores.

La verdadera solución consiste en permitir que los empresarios sean empresarios y, por lo tanto, a través de sus esfuerzos especulativos imaginativos, averiguar cómo vencerse mutuamente en la oferta de bienes con valor para los consumidores y ser la «fuerza motriz» de la economía. Liberar los esfuerzos de innovación de su componente empresarial no es la forma de mejorar el valor para los consumidores ni de mejorar el funcionamiento del proceso de mercado. Sólo se trata de proporcionar a algunos productores beneficios a expensas de todos, así como de la economía y la sociedad.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2212 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1560
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.