Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

Prohibiciones para unos y libertades para otros

13/03/2011 17:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se ha acentuado la tendencia que unos pierdan sus libertades individuales

Está en proceso de desaparición el tiempo en que los individuos conquistaban libertades. En el convulsionado mundo actual los individuos están expuestos, en forma casi inexorable, a perder algunas de sus libertades más preciadas.

La omnipotente voluntad de los gobernantes y de otros influyentes individuos y grupos está dejándoles a los ciudadanos sin libertades tan básicas como las de transitar libremente, degustar comidas a su gusto y según su bolsillo o asistir a los espectáculos de su preferencia.

Este fenómeno de creciente pérdida de las libertades es más visible en los regímenes estatistas que en las democracias libres, entre otras razones, por el alto grado de concentración del poder y la recurrente intervención del Estado en la sociedad.

Sin embargo, en algunas de las llamadas sociedades libres, como Estados Unidos, también se ha reducido el ámbito de las libertades por acciones de alcaldes y gobernadores y de poderosos grupos de presión.

En el Ecuador del Siglo XXI no hay día en que una ley, un decreto, una ordenanza, una consulta o anuncio, vulnere o, por lo menos, amenace las libertades individuales.

En la Capital, con el propósito de mejorar la circulación vehicular, un buen día el Municipio les dejó a los dueños de carros sin la posibilidad de circular libremente. Con el “pico y placa”, durante una vez a la semana, se restringió la libertad de unos para un supuesto beneficio de otros. La mayoría aceptó la limitación a su libertad bajo la premisa que, de ese modo, se producía un beneficio general con mejores condiciones para el tránsito en toda la ciudad.

El Gobierno socialista español prohibió que, en territorio ibérico, se expendan y consuman, en establecimientos públicos, “colas” o raciones de papas fritas de tamaño gigante, bajo la consideración que tales productos tienen consecuencias negativas en la salud de los consumidores, y, cuando éstos se enferman, el Estado debe asumir los costos del tratamiento médico.

El ámbito de las libertades individuales se reduce día a día

En Nueva York, el Gobierno local conservador adoptó una prohibición parecida en cuanto al consumo de ciertos productos empaquetados con el potencial para provocar obesidades y enfermedades al corazón.

En el caso del “pico y placa” existe alguna conexión entre la limitación real del derecho a circular de unos y el beneficio hipotético de otros a movilizarse más fluidamente por la ciudad.

En las prohibiciones alimenticias no existe conexión alguna. A quien quiera comer lo que le plazca, bajo su responsabilidad y riesgo, las autoridades impiden que lo haga, sobre la base de una presunción absurda: “si comes más de lo permitido te enfermarás”. ¿Debe comer lo mismo alguien que pesa 90 Kg que alguien que pesa 65 kg?. ¿Cuál es la ración justa?.

Está por votarse en el País si los taurinos y los galleros podrán seguir ejerciendo un derecho que lo han tenido siempre y, todavía, lo tienen entre su abanico de derechos individuales, el derecho a asistir a espectáculos legales donde, con su presencia, no se amenazan ni vulneran los derechos de otros seres humanos.

En las décadas pasadas los jóvenes combatían por sus libertades individuales, bajo un lema muy simple: “déjenme hacer lo mío si no perjudico a otra persona, y a los demás proporciónenles las mismas libertades por las que peleo”.

A partir del nuevo Milenio los jóvenes adoptaron una actitud distinta inspirados en otro principio: “no me molesten, respeten mis sagradas libertades, pero hagan, con las libertades de los demás, lo que quieran”.

Por esta vía se han legitimado todo tipo de prohibiciones a los más elementales derechos individuales.

¿Hasta cuándo se seguirán limitando las libertades de unos para el deleite de otros, con la complacencia de autoridades dispuestas a intervenir, inclusive, en los gustos de las personas?.

Aumentan las prohibiciones estatales sobre espectáculos, gustas e, inclusive, comidas y bebidas


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
2706
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.