Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valentinadiazgomez escriba una noticia?

Profeta sembrador de odio entre naciones

05/09/2009 17:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nunca una persona que no piensa sino en guerras y comprar armas puede ser un pacifista. Chàvez no tiene aceptaciòn entre el pueblo colombiano como no la tiene las Farc, sus protegidos. El odio a Colombia le brota por los poros

En cerca de 30 ciudades colombianas y muchas otras del mundo, particularmente de Latinoamérica, tuvo ocurrencia la protesta contra el intervencionismo, y los ultrajes del presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, en las cosas de Colombia y otros países hispanos. Independientemente de que hayan asistido pocas muchas personas, queda la enseñanza de que el mandatario de los venezolanos es el más grande profeta sembrador de odios entre las naciones hispanas. Que en cualquier sitio como afirma el adagio popular “salta la liebre” y los pueblos ejercer su legítimo derecho a expresarse que no lo quieren. El embajador de Caracas en Bogotá, aseguró que “esta protesta convocado por Colombia es un irrespeto al pueblo de Venezuela y debe ser mirada con atención por el presidente Uribe”. Curiosa afirmación si se tiene en cuenta que el génesis del reproche popular fue exactamente “el irrespeto sistemático y grotesco, de su jefe político, no de ahora, sino de hace buen tiempo atrás, contra el pueblo colombiano. El funcionario de Chávez se hizo el ciego y no quiso ver que en todas partes los venezolanos estaban en las protestas por el daño que su presidente les está haciendo a los dos pueblos, Colombia y Venezuela.

Como es Natural en las personas que tienen el alma envenenada de odio, como consecuencia de la paranoia que aflora en todos los actos de Hugo Chávez Frías, el embajador aseguró que la protesta fue una “burda maniobra que busca promover el odio entre países hermanos”. ¿Maniobra de quién? ¿De un grupo de ciudadanos dolidos por los permanentes insolencias del mandatario venezolano? Ese diplomático trató de torcer la verdad y eso lo convierte en persona no digna de confianza para los colombianos. La gente del común se cansó, se aburrió, se mamó de la ruindad de Chávez. Lo sucedido, protesta salida del fondo del alma de los ofendidos, seguirá aconteciendo. Es acto cívico y legal, nada fuera de la ley, de legítima defensa frente los ataques y prédicas belicosas del mandatario venezolano contra la población civil colombiana. La gente marchó solo con el fin pedirle a Chávez que cese de hacerles daño.

La prédica de odio, de Hugo Chávez, extendida a otros a países como Ecuador y Nicaragua estaba muy lejos de que los colombianos la acepten. El desespero por una guerra no puede estar anidado en personas que llevan camisas blancas simbolizando la paz. En casi todas las ciudades colombianas, ciudadanos venezolanas residenciados en Colombia, marcharon en magnifica armonía, sin odios, con la solidaridad que solo se halla entre hermanos. Le dijeron que “No siembre odios entre hermanos que con la guerra no conseguirá sino matar miles de colombianos, venezolanos y arruinar económica y moralmente los dos países”. El embajador y Chávez no pueden seguir actuando usando como fundamento elucubraciones insensatas y dignas de enfermos mentales, sicópatas. Nunca antes el pueblo colombiano se vio obligado a protestar contra un presidente de Venezuela porque nunca ninguno ultrajó su dignidad como lo han hecho ahora Chávez. Los pueblos de Colombia y Venezuela no aceptarán las semillas de odio que está regando su presidente y por eso la protesta. Este reproche del pueblo fue presionado por Hugo Chávez. La verdad es así de simple.

“No siembre odios entre hermanos que con la guerra no conseguirá sino matar miles de colombianos y venezolanos ", piden a Chàvez

Actuando en forma contraría al proceder del presidente de Venezuela, su embajador en Bogota señaló que, “…lo que procede ahora es recurrir a los oficios diplomáticos para lograr la integración de todas las naciones”. Reconoció que el pueblo es superior a sus dirigentes y que tiene razón plena. Que bueno fuera y eso es lo que buscaba la protesta, que el mandatario venezolano modere sus impulsos de agresividad y conflicto permanente hacia todos los colombianos. Diferentes sectores de la realidad colombiana reiteraron que están aburridos de “las amenazas e intimidaciones por parte del Gobierno de Venezuela… Que Chávez busque meterle candela a nuestro país y en el desconcierto invadir territorio colombiano para crear un imperio de negación a los derechos humanos, las libertades personales y colectivas entre ellas la libertad de expresión y la política, entronizar la degradación de la democracia la esclavitud y la sumisión de los legisladores y la justicia a la voluntad perversa de una persona.

No hay nada más cínico ni falso que Chávez y su embajador en Bogotá. “La verdad es que la paciencia tiene un límite y por eso surgen los reclamos como el que acaba de suceder. Uno no puede estar recibiendo ofensas, insultos y falta de respeto por parte de las autoridades del vecino país y permanecer para siempre con la cabeza agachada. Los miles de colombianos que salieron a las calles a participar de esta protesta, se convertirán en millones de continuar la violencia y el odio chapista hacia Colombia…” Estamos de acuerdo con el embajador de Caracas en Bogotá de que ahora procede respetar la dignidad del pueblo colombiano y usar para sus relaciones, la diplomacia, abandonando de un tajo la técnica de sembrar el odio y desconfianza entre los pueblo hermanos en donde Chávez es maestro y gran profeta.


Sobre esta noticia

Autor:
Valentinadiazgomez (298 noticias)
Visitas:
3841
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.