Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Problemas mentales persistentes luego de la pandemia de nuemonía severa de 2003

01/02/2010 12:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pandemia de síndrome respiratorio agudo severo SARS9. Qué es el SARS.Enfermedad psiquiátrica activa.En quiénes se triplicó y quintuplicó el riesgo.Emergen nuevas enfermedades infecciosas

PROBLEMAS MENTALES PERSISTENTES LUEGO DE LA PANDEMIA DE NEUMONIA SEVERA DE 2003

Muchos sobrevivientes de la pandemia de síndrome respiratorio agudo severo SARS9 de 2003 –que recrudeció especialmente en China – padecen problemas mentales persistentes y fatiga crónica varios años después, reveló un estudio efectuado en Hong Kong.

La fatiga crónica ocasiona pérdida de la memoria, problemas de concentración, dolor muscular y articular, dolores de cabeza, inflamación de los nódulos linfáticos y dolor de garganta.

Con el transcurso del tiempo, los trastornos psiquiátricos se volvieron más frecuentes entre los sobrevivientes, indicó el equipo de Marco Ho-Bun Lam, de la Universidad China de Hong Kong. Para los autores, esos problemas son “alarmantes”.

Al año del brote de SARS, escribió el equipo en Archives of Internal Medicine, algunos pacientes seguían con problemas mentales aunque los síntomas físicos habían mejorado.

Qué es el SARS

El SARS es una forma grave de neumonía, causada por un virus identificado por primera vez en el año 2003. La infección con el virus del SARS provoca una molestia respiratoria aguda y puede llegar a causar la muerte.

Para conocer esos efectos a largo plazo e investigar mejor los síntomas de fatiga crónica que a menudo padecen los sobrevivientes, el equipo estudió a 233 personas que habían tenido el síndrome unos 41 meses antes. Los participantes tenían alrededor de 43 años y el 70 por ciento era mujer.

· Enfermedad psiquiátrica activa

Más del 40 por ciento adolecía de una "enfermedad psiquiátrica activa" durante el seguimiento; en especial, trastorno de estrés postraumático (resultado de una experiencia aterradora –de daño físico real o de amenaza de daño físico-, los pacientes se asustan con facilidad, se sienten emocionalmente embotados, pierden el interés en actividades que antes disfrutaban y presentan irritabilidad o agresividad); depresión, trastorno de dolo somatoforme (dolor crónico de origen psicológico) y trastorno obsesivo compulsivo (pensamientos recurrentes, rutinas o rituales en reiteradas ocasiones que provocan angustia e interfieren con la vida cotidiana).

El 40 por ciento informó algún tipo de fatiga crónica y el 27 por ciento reunió los criterios clínicos de diagnóstico de la misma, siendo más propenso que el resto a tener problemas psiquiátricos.

En comparación, en Estados Unidos, mucho menos del 1 por ciento de la población presentaron esos criterios, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aunque se consideró que muchos más resultaban los pacientes con síntomas.

En quiénes se triplicó y quintuplicó el riesgo

Como en otros estudios, los trabajadores de la salud demostraron alto riesgo de generar problemas mentales; el equipo de Lam halló que se triplicaba.

Las personas desempleadas fueron casi cinco veces más predispuestas a enfermedades psiquiátricas; el riesgo se triplicó en quienes se sentían socialmente estigmatizadas.

Mientras que esos factores fueron preponderantes para aumentar el peligro de sufrir trastornos mentales, "las conclusiones sugirieron que la mala rehabilitación y adaptación funcional después del SARS se constituyeron en problemas importantes entre los sobrevivientes del mismo”, escribió el equipo.

Emergen nuevas enfermedades infecciosas

"Dado que están emergiendo nuevas enfermedades infecciosas a una velocidad sin precedente, lo que es una amenaza global de pandemias, se deberían preparar mejor las estrategias de salud pública para enfrentar la fase aguda de una enfermedad y las complicaciones potenciales de salud mental a largo plazo", remarcaron los autores.

El equipo finalizó: "Deberían existir varios canales de acceso a los servicios de salud mental para los pacientes, los trabajadores de salud y el público en general, no sólo en la fase aguda de la enfermedad, sino también después de un brote de enfermedades infecciosas".

FUENTE: Archives of Internal Medicine,


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
2740
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.