Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ocehcap Siul escriba una noticia?

La privacidad se esfuma de la red

02/08/2010 19:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las fotos de «Facebook» de las chicas españolas fallecidas en la «Love Parade» han sido plataforma de juicios desmedidos. Se reabre así el debate de las redes sociales

A «Facebook» no le bastaba con su ya de por sí condición de fisgón. Los rostros de Clara Zapater y Marta Acosta, las dos jóvenes fallecidas en el «Love Parade» el pasado fin de semana, han dado la vuelta al mundo a través de sus fotografías de perfil e imágenes que sus amigos han cedido a los medios de comunicación. Algunas de las fotos de las chicas, donde se las ve de «fiesta» con sus amigos, han servido de plataforma para juzgarlas de manera desmedida: «Juventud, drogas y alcohol.... peligrosa combinación», sentenciaba un comentario de una publicación on-line. Es la cara más ruin de la red social. Seguramente cuando las chicas colocaron aquellas fotos en su perfil nunca imaginarían que servirían para tal fin. De nuevo, se abre el debate sobre los peligros de las redes sociales y de internet respecto a la privacidad. «Las redes sociales organizan la información de modo que el usuario no es consciente de la difusión que una acción pueda llegar a tener», cerciora Javier Maestre, abogado del Bufete Almeida, especialistas en temas de internet.Dejar un rastro Los buscadores, las redes sociales o los servicios de correo electrónico son herramientas muy útiles, pero no exentas de riesgos. Muchas veces sus usuarios no se dan cuenta que, como en la vida «off-line», su actividad en la red deja un rastro que puede identificarles. «Mediante engaños se puede conseguir que aporten sus datos, pero lo más preocupante es que pueden capturarse sin que el usuario lo sepa, a través de su navegación», explica Alejandro Perales, presidente de la Asociación de Usuarios de Comunicaciones. No es sólo el problema de la privacidad. El mundo de las 3 w aguarda muchos otros riesgos. «Los riesgos son fundamentalmente los ciberdelitos y las estafas, asociados muchas veces a la captura de sus datos; el acceso de los menores a contenidos inadecuados; el desarrollo alcanzado por la pornografía y el acoso infantil y la falta de verificación de muchas informaciones», añade.Sin embargo, el ciudadano en la red sigue siendo, ante todo, un ciudadano. Y como tal tiene unos derechos que las leyes le garantizan. Derecho a la información, a la seguridad en el consumo y derecho a la protección de su identidad, de su privacidad y seguridad de los datos personales. A pesar de ello, y tal y como aclara, Yolanda Quintana, representante de la Confederación española de consumidores: «Los usuarios no son conscientes y la Administración hace esfuerzos de poco peso».No obstante, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) intenta denunciar los abusos que se dan en internet respecto a la privacidad. Un alumno que sube una foto de un profesor a una red social para insultarle, un video de un discapacitado del que se burlan o imágenes de agresiones entre adolescentes, son ejemplos de algunas de las denuncias que recibe la AEPD y que están creciendo notablemente. «Llevamos dos años en los que han aumentando en gran número las denuncias relativas a servicios de internet», explica Artemi Rallo, director de la AEPD.Artemi Rallo cree además, que las grandes empresas abusan de sus posiciones «planetarias» y que «nos les interesa para nada la privacidad del usuario». De hecho, la AEPD se encuentra enfrentada con «Facebook» para que mejoren sus condiciones de privacidad. «Para estas empresas es un constante lastre el tener que satisfacer este tipo de demandas. Pero prefieren esto en vez de tener como prioridad la privacidad», comenta Rallo. «Estos servicios tienen un diseño muy poco pensado para la protección de la privacidad. Las redes están diseñadas para ofrecer un grado muy alto de publicidad de los datos y los usuarios los suministran sin control», añade.Muchas de estas redes tienen una cláusula de privacidad que les permite hacerse con los datos de sus usuarios. «Las redes sociales se consideran propietarias de los datos de sus miembros hasta extremos inadmisibles, dificultando las bajas, permitiendo la participación de los menores, manteniendo sin límite el almacenamiento de datos, cediéndolos a terceros…», aclara Alejandro Perales.Precisamente el sector más vulnerable y que está más dispuesto a desnudar su intimidad en las redes sociales es el de los menores de edad.Y es que en las redes sociales se muestra el desinterés de los adolescentes en la preservación de su intimidad. Impulsados por la necesidad de formar parte de su grupo, los menores acceden a las redes sociales y cumplimentan sin prestar atención los perfiles revelando datos que difícilmente compartirían con otras personas en la vida real.Peligros para los menores El peligro reside en la ausencia de espíritu crítico. Los jóvenes no son conscientes que un vídeo embarazoso o una información íntima pueden complicar mucho su vida en un futuro. «Yo siempre digo: si lo que vas a escribir o colgar en una red social es algo que si lo viera tu abuela no lo aprobaría, seguramente no deberías publicarlo», explica Leonardo Cervera, miembro de la unidad política europea en materia de propiedad intelectual y autor del libro «Lo que hacen tus hijos en Internet».No es sólo la pérdida de privacidad, los menores en la Red encuentran otros riesgos como el ciberacoso entre compañeros de colegio, de alumnos a profesores; ser víctimas de ciberdelincuentes y pederastas o una pérdida de tiempo. ¿Qué puede pasar si hablas con desconocidos por Internet? «Te pueden venir personas diciéndote que tienen no sé que y que eres muy guapo, que quedes con ellos y luego te raptan o te hacen cosas», responde sagaz un chaval en una entrevista de un estudio de Panda Security sobre el nivel de seguridad de los menores en la Red. ¿Y si le preguntas a un padre? «Puede contactar con alguien que se haga pasar por un niño y al final sea un pederasta». Sin embargo, según este estudio, un 44 por ciento de los menores dice que no ha recibido ningún tipo de información o de formación acerca de internet por parte de sus padres. Una percepción totalmente diferente a la de los padres, que en un 79 por ciento afirma haber hablado con sus hijos acerca de los peligros de internet.El problema de esta situación es que los padres y profesores tienen una carencia en materia digital, se ven superados por los avances tecnológicos y son incapaces de dar una buena educación digital a los más jóvenes. Leonardo Cervera se lamenta de la situación: «Por desgracia, la mayoría de los padres se esfuerzan por enseñar a sus hijos las reglas de la buena educación en la vida pero aún no han caído en la cuenta de lo importante que es que sus hijos aprendan también las reglas de la buena educación en internet». Para estos profesionales lo esencial es que los padres y tutores controlen lo que hacen sus hijos en internet y educarles y acompañarles en su uso.


Sobre esta noticia

Autor:
Ocehcap Siul (42 noticias)
Visitas:
3995
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.