Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Principales parásitos intestinales, consecuencias

14/07/2010 13:20

1 Causas. Síntomas.Principales parásitos:Giardia Lamblia, Entamoeba histolyptica, Trichuris Trichiuria, Ascaris lumbricoides, Ancylostoma Duodenale Necator Americanus, Taenia Saginata, Dieta y tratamiento, prevención

1

PRINCIPALES PARASITOS INTESTINALES, CONSECUENCIAS

El parasitismo se distingue por dos factores biológicos: el parásito y el huésped. En el caso del parasitismo intestinal, una especie vive específicamente en el tracto intestinal.

Causas

Tomar agua sin hervir, clorar o que no sea potable.

Comer alimentos sin desinfectarlos adecuadamente, o verduras o frutas con cáscara, sin lavar.

Comer carne a media coser o no fresca.

Comer fuera del hogar donde no se conserva la higiene.

Tener animales cerca de los alimentos.

No lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de preparar e ingerir alimentos.

No lavar las manos de los niños después de jugar en la tierra, en el suelo o con algún animal.

Síntomas

Los parásitos intestinales, alojados dentro del cuerpo humano, ocasionan:

palidez general y anemia, dolores de cabeza y de vientre, cólicos, tos intensa, adelgazamiento, cansancio, fiebre moderada, diarrea, falta de apetito, convulsiones, vómitos, carácter violento o irritable.

Principales parásitos intestinales

Giardia Lamblia: ataca cuando se depositan en el suelo las materias fecales que contienen huevecillos del parásito. Contamina el agua, las frutas o los alimentos ingeridos. Puede llevarse a la boca por manos sucias o moscas que contaminan los alimentos donde se ubican.

Los huevecillos pasan al estómago y luego se adhieren a las paredes del intestino delgado, provocando diarreas y fuertes dolores estomacales.

Entamoeba histolyptica: se conoce como amebas que produce amebiasis o disentería. Vive en aguas estancadas, charcos, lagunas, pozos de agua y debajo de las hojas en estado de descomposición. Se contagia por falta de sistema sanitario adecuado.

Las amebas pasan al intestino grueso y se desarrollan. Producen malestar y diarrea dolorosa junto a estreñimiento, con sangre y moco en abundancia: infecta el hígado, los pulmones, el cerebro y ocasiona úlceras en la cara e incluso anemia.

Trichuris Trichiuria: su transmisión surge al dejar depósitos fecales a la intemperie, contaminando el suelo y el agua. El parásito se consume a través de embriones del mismo, mediante manos sucias, polvo, agua, alimentos, frutas y objetos contaminados.

Los embriones del parásito bajan al estómago y al llegar al intestino grueso aparecen como gusanos adultos. Se pegan a las paredes del intestino grueso, se alimentan y multiplican; provocan malestar estomacal intermitente, diarrea, pérdida de peso y anemia.

Ascaris lumbricoides: es la lombriz intestinal grande del ser humano y su complicación aparece cuando una suma de lombrices se reúne en un lugar fijo del intestino creando una obstrucción intestinal. Su transmisión es el mismo que en las situaciones anteriores.

En los niños pueden invadir el hígado, la cavidad peritoneal y el apéndice, generando la muerte. A veces llegan a la glotis (abertura triangular entre las cuerdas vocales) y sucede sofocación o asfixia.

En otros casos, las larvas entran en las vías respiratorias e impulsan hemorragias o inflamación en los pulmones.

Ancylostoma Duodenale Necator Americanus: se encuentra en los suelos húmedos y se contagia por la piel al caminar descalzos. Penetra la vía sanguínea hasta el tracto digestivo y se pega a la pared del intestino delgado para absorber la sangre, crecer y multiplicarse.

La hembra adulta pone miles de huevos, que salen de las materias fecales y contaminan el ambiente. Debilita a la persona, suscita anemia e incapacidad.

Taenia Saginata (carne de res) y solium (cerdo). Se contagia por las manos sucias, por contacto con los huevos de la tenia y por la ingestión directa de los alimentos y el agua contaminada con huevos de solitaria.

La tenia del cerdo se abre en el intestino delgado y se adjunta al tejido celular subcutáneo y a los músculos; cuando se adhiere al corazón, surgen graves consecuencias en los ojos o en el cerebro.

Por su parte, la tenia de la carne de res se pega a las paredes de los intestinos, absorbe sangre y crece.

Los síntomas son nerviosismo, problemas para conciliar el sueño, falta de apetito, pérdida de peso, dolores abdominales y trastornos digestivos.

Dieta y tratamiento

El tratamiento debe comenzar con una dieta basada en frutas, verduras, leche y pan integral. Hay que descartar alimentos grasos como crema, aceite, manteca y carnes. A la alimentación adecuada se suma la prescripción médica correspondiente a cada circunstancia.

Prevención

Medidas de saneamiento básico, acceso al agua potable, correcta eliminación de excretas.

No utilizar excrementos como abono para el cultivo de hortalizas ni aguas servidas para riego.

Controlar a la mujer embarazada para evitar parasitosis congénita.

No contactarse con heces de animales.

La lactancia materna protege contra determinadas parasitosis, principalmente las que originan diarreas.

Evitar el contagio de persona a persona.

Hervir el agua de consumo por un minuto, especialmente cuando la ingieren lactantes y niños.

No caminar descalzo o con calzado abierto en suelos de tierra o arena, sobre todo húmedos.

Utilizar guantes y calzado cerrado siempre que se trabaje con la tierra.

Evitar que los niños jueguen en areneros o patios de tierra.

Colocar los juguetes al sol, ya que las formas parasitarias en su mayoría no resisten la desecación ni temperaturas superiores a 50º C.

Fuente: Shimul A. Shah, MD, Assistant Professor of Surgery, University of Massachusetts Medical School, Worcester, MA.

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Helmer (17/10/2012)

Tiene unas casa k no entiendo pero si esta td lo q buco.