Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Presionar... ¿o exprimir?

24/12/2010 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Me parece que no nos damos cuenta de la espectacularidad de la época de F1 que nos ha tocado vivir. Andamos buscando más adelantamientos debajo de las piedras sin reparar en que los diez primeros de la parrilla están separados por menos de un segundo. Cuando uno creía que Alonso, Vettel y Hamilton eran los tres nombres a seguir, de repente salen a la palestra una suerte de "pilotazos no geniales" que aún así tienen bastante que decir y unas carreras deportivas hasta ahora discretas que reivindicar. Y, como guinda, el Kaiser ha vuelto. La calidad media de los pilotos y la igualdad entre estos y sus respectivos equipos son como para dar gracias a Dios todos los días por haber nacido en una fecha que más o menos nos permitiera ser testigos de todo ello.

Felipe Massa es un "pilotazo no genial". No haces del Istanbul Park tu feudo si como mínimo no eres eso, pero no pierdes estrepitosamente contra Alonso si de verdad eres algo más. Todavía guardo en mi memoria su vuelta de calificación en Singapur 2008. Y Felipe sólo fue capaz de hacerla, y de vencer a Kimi Raikkonen de forma tan prolongada, porque -que no os engañen sus ganas de ganar con esas caras de tío desagradable cuando las cosas no le salen bien- Felipe es humilde: "Soy un tío rápido pero salvaje. ¿Qué puedo hacer para ser sólo rápido y más si cabe? Ah, pues mira, puedo aprender de mi compañero heptacampeón. Puedo trabajar mi destreza en mojado. Puedo hacer unas cuantas cosas...".

Tenemos, por tanto, casi a un referente para la chavalería. Y sin embargo, una combinación del permanente sentimiento de insatisfacción de los aficionados a la F1, el gusto por los rumores y la necesidad de llenar páginas ha señalado con el dedo a Felipe Massa y le ha pedido que espabile. ¡A él!, que precisamente se ha ganado un asiento en primera línea de fuego por espabilado y aplicado.

Dicen sus detractores que Massa ha estado demasiado lejos de su compañero este año. Por Dios, ¡vaya falacia! ¿Sabe esta gente lo que es estar lejos? ¿Los habían pasado ya a la sección de F1 cuando el Nano se ventilaba igual de sanguinariamente al valoradísimo Fisichella? Eso es estar lejos de tu compañero. Para qué vamos a preguntar dónde estaban todos estos criticones cuando Eddie Irvine quedaba en ridículo casi cada fin de semana -yo estaba en Primaria, la verdad sea dicha, quien esté libre de pecado que tire la primera piedra-.

O tal vez presionan para hacer realidad una historia sabrosamente truculenta, muy del gusto de las audiencias. El amigo del alma de Fernando Alonso, Robert Kubica, se viste de rosso corsa y, poco a poco, carrera a carrera, su relación hace aguas y, ¿por qué no?, el español pierde otro mundial por culpa de las batallas internas, tan lucrativas para cada vez más miembros de la prensa, por mucho que ya huela eso de mirar con lupa a qué piloto favorece cada equipo.

Mmm... ¿De verdad lo que quieren algunos es que Alonso se proclame tricampeón?

© Imágenes ?deporteaccion.com, racingpasion.com, motorfull.com

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
3280
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.