Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Prensa Libre Valenciana escriba una noticia?

Preocupa en Estados Unidos el aumento de suicidios de veteranos de guerra

15/11/2010 11:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La cantidad de suicidios entre los veteranos de guerra estadounidenses es un tema del que siempre se ha hablado abundantemente, pero en la mayoría de las oportunidades se ha chocado contra la carencia de datos concretos y verificables

Ricardo Osvaldo Rufino mir1959@live.com.ar

La cantidad de suicidios entre los veteranos de guerra estadounidenses es un tema del que siempre se ha hablado abundantemente, pero en la mayoría de las oportunidades se ha chocado contra la carencia de datos concretos y verificables. Ahora comenzó a vislumbrarse la verdadera dimensión del problema porque el secretario de un organismo dedicado, precisamente, a la atención de los veteranos de guerra denominado AV, Eric Shinseki, afirmó públicamente que está en aumento la cantidad de suicidios sobre todo entre los hombres jóvenes que sirvieron en Irak y Afganistán. “Sé que los suicidios están en alza, pero ¿cómo cuantificarlos, en una población tan grande? No lo puedo hacer”, declaró Shinseki en una entrevista difundida en la radio pública NPR el 11 de noviembre. El funcionario detalló que en Estados Unidos hay 23 millones de veteranos de guerra, de los cuales ocho millones son asistidos por el organismo mencionado (que se ocupa de la salud y de las pensiones de los ex combatientes).

Varias investigaciones muestran un alza de la tasa de suicidios entre los jóvenes que dejaron el ejército. “Esto proviene del estrés, del trauma que acompaña lo que ocurre en el terreno, con un ejército reducido que siempre tiene que hacer más”, Eric Shinseki.

Precisamente, Shinseki –en una conferencia realizada este último lunes- agregó un dato importante que marca la dimensión que alcanzó este drama en la sociedad estadounidense: de los más de 30.000 suicidios que se producen en este país cada año, 20 por ciento son de ex combatientes. Esto representa 6.000 personas que se quitan la vida. Explicó también que “Esto significa que cada día un promedio de 16, 4 veteranos de guerra se suicidan. Cinco de ellos están bajo nuestra atención en el AV”. E hizo una brutal autocrítica cuando se preguntó lo siguiente: “A veces me pregunto, a mí mismo, por qué sabemos tanto sobre suicidios pero hacemos tan poco para prevenirlos”.

Específicamente en el Ejército de los Estados Unidos de América los suicidios alcanzaron en 2009 el récord de 309 contra 267 en 2008, según cifras del Pentágono.

Vale mencionar que el suicidio es la cuarta causa de muerte en el mundo, dato este proporcionado por estadísticas oficiales. Pero específicamente en el caso que nos ocupa, el aumento en la tasa de suicidios puede ser claramente atribuido a las consecuencias derivadas de las guerras que Estados Unidos protagonizó en Afganistán e Irak, y al alto número de veteranos que regresan a Estados Unidos con desorden de estrés postraumático. Hill Sautner, un terapeuta encargado del control de los ex combatientes argumentó al respecto que “La tragedia de los veteranos reside en la imposibilidad de elaborar, compartiendo con el resto de la gente, la experiencia del horror concentrado en una guerra de muy corto tiempo”. Perseguidos por estos recuerdos, los veteranos de las sucesivas guerras e intervenciones norteamericanas que en su momento fueron recibidos como héroes, son hoy muertos sociales: 271.000 son “homeless”, una cifra casi equivalente a la de los iraquíes muertos en apenas cien horas de guerra, que es lo que duró la última excursión del gran “País del Norte” a Irak.

Más sobre

”Tenemos hoy alrededor de dos millones de veteranos en Irak y Afganistán, y aún no hemos visto el tipo de movilización de recursos necesario para encarar una epidemia de suicidios de veteranos”, dijo a IPS el periodista Aaron Glantz, editor de New América Media y autor del libro ‘The War Comes Home’ (que significa la guerra llega a casa). Autoridades de la salud señalaron que las múltiples misiones realizadas por muchos soldados de Estados Unidos en Afganistán e Irak suponen una presión diferente a la de guerras anteriores. “La lamentable verdad es que el desafío real comienza cuando esos hombres y mujeres regresan a casa y deben adaptarse a la vida diaria”, dijo el legislador Michael McMahon, co-fundador del Caucus de las Heridas Invisibles en el Congreso. "El Departamento de Defensa y el AV deben estar preparados con el personal y los fondos apropiados para analizar escenarios psicológicos tras el repliegue (de soldados) con profesionales de la salud mental", afirmó.

El AV estima que, en 2005, la tasa de suicidio por cada 100.000 veteranos entre hombres de 18 a 29 años era de 44, 99, pero saltó a 56, 77 en 2007. Un informe de la Corporación Rand el año pasado concluyó que al menos 20 por ciento de los veteranos de Afganistán e Irak mostraban síntomas de desorden de estrés postraumático o depresión.

Me ocupé de investigar sobre las posibles causas de este verdadero flagelo que está castigando a la sociedad norteamericana, y una de las teorías que descubrí y que puede brindar algo de luz en este complejo tema, refiere que los soldados están siendo víctimas de la nueva doctrina bélica estadounidense. ¿Qué significado concreto tiene esto? La flamante concepción militarista de Estados Unidos postula una batalla en todas las dimensiones: distancia, altura y tiempo. Y en la misma, la tecnología ocupa un papel hegemónico y solamente tiene como propósito destruir al enemigo de la forma que sea, despojándolo de sus características humanas. El enemigo es apenas un ente malicioso, un “objeto” al que se debe aniquilar de cualquier modo y de la forma más eficaz. A la tecnología realmente no le importa qué puede suceder luego, sólo desea triunfar en el punto en que está. El soldado, que en definitiva es el que pone en acción a esta tecnología, es así atrapado por esta filosofía deshumanizada que le transmiten sus superiores y los propios acontecimientos que debe vivir mientras está en combate. Más tarde, cuando todo finalizó, le cuesta enormemente volver a la vida normal. Al retornar a sus ciudades o pueblos a los soldados la adaptación se les convierte en una tarea casi quimérica. La gran mayoría de los ex combatientes, atrapados en la nebulosa de los recuerdos de guerra, se convierten así en seres paranoicos y obsesivos.

En conclusión, Estados Unidos de América está pagando un alto costo social por su ánimo de invadir y realizar guerras en territorios tan alejados de sus fronteras. Sorprende que una nación que supuestamente es absolutamente democrática, en la que sus dirigentes y gobernantes son elegidos por el voto popular, no encuentre el modo de concluir con esta vieja costumbre que consiste en constituirse en el “gendarme del mundo”…


Sobre esta noticia

Autor:
Prensa Libre Valenciana (108 noticias)
Visitas:
1717
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.