Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Gran Premio de Mónaco: Button anula la emoción.

02/06/2009 23:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Del deporte de las curvas y los vólidos.

Button anula la emoción Una encuesta entre aficionados británicos catalogó al Gran Premio de Mónaco como la primera maravilla del mundo del deporte. Unos votos por encima de emblemas como el Santiago Bernabéu, el estadio olímpico de Pekín o el campo de cricket de Melbourne, la carrera de Formula 1 fue elevada por el mundo anglófilo al pedestal del monumento número uno. Un magnetismo comprensible que seduce incluso a los recalcitrantes enemigos del motor, que son legión. Mónaco hechiza por cada poro del fin de semana: la elegancia de sus gentes, la singularidad de un trazado urbano abierto al público cuando no hay competición, el puerto y los yates, la montaña al fondo, la noria de vehículos deslumbrantes. El estilo riviera, plasmado en la F-1. Mónaco permanece desde 1950 y parece un tótem indestructible, pese a todo. Pese al intratable comportamiento de los coches Brawn. Pese a que Jenson Button, cinco victorias de seis posibles, ha anulado la emoción. Además de los propios de su estatus, los miembros de la familia Grimaldi disfrutan de unos cuantos privilegios más en este fin de semana. Y por cuestiones geográficas, de uno por encima de todos. Una visión espectacular, íntegra del trazado monegasco desde su atalaya en la parte alta del Principado. Desde la salida en el Boulevard, a la curva de la iglesia de Santa Devota, la subida a la imponente plaza del Casino, el giro a derechas en el Hotel Mirabeau, el bucle de 180 grados del Gran Hotel, el túnel, la chicane del puerto, el colosal paisaje de los yates, la piscina y el garito de la Rascasse antes del «pit lane» y la meta. El mirador desde la zona antigua de Mónaco representa la esencia de este gran premio. La policía local conquista ese balcón y cierra la carretera al público por un motivo obvio: cualquiera podría tener una visión sin comparación respecto a los espectadores que abonan un dineral por una buena tribuna, en la que sólo se ve una curva o un tramo de asfalto. Lo que presenció la familia Grimaldi y todo el mundo fue un monólogo del equipo Brawn. La duda natural sobre el predominio del coche o el piloto se disipó con el resultado en Montecarlo.

Otro doblete de los increíbles chicos Brawn (Button y Barrichello), el tercero del año

Desde la salida, con Raikkonen empanado en el Ferrari, Brawn decretó sentencia. Button se escapó -ahora todo lo hace bien, salir, conducir, pensar, parar- y Barrichello superó al finlandés. La continuación de las 78 vueltas fue una sinfonía de bostezos, en espera de que ocurriera algo. Las imágenes de Mónaco siempre son agradecidas para la pupila, pero sobre la pista no hubo nada. Dos accidentes -Vettel y Kovalainen- impulsaron a Fernando Alonso de la novena posición a la séptima. El diagnóstico es el mismo en seis carreras: el Renault es el octavo o noveno coche de la parrilla. Brawn, inabordable, Red Bull, siempre sólido, y ahora, por presupuesto, Ferrari y también McLaren.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3890 noticias)
Visitas:
2734
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.