Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Editorial Voces De Hoy escriba una noticia?

Unas Preguntas a la señorita imaginación

21/06/2009 23:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entrevista a Marlene de la Victoria López Huerta, autora del libro de cuentos infantiles: Clavelina, la princesita que quería volar

Por Estrella V. Fresnillo

“Cualquiera que tenga dudas de lanzarse a esta aventura encontrará en Voces de Hoy el terreno perfecto para sembrar la semilla de su obra.” Afirma la autora de Clavelina, la princesita que quería volar, a propósito de la publicación de su primer libro de narraciones.

mar

Disfruté muchísimo durante la lectura del bellísimo libro de cuentos Clavelina, la princesa que quería volar, ópera prima de la cubana Marlene de la Victoria López… y sin que tuvieran que pedírmelo dos veces, decidí hacer unas preguntas a la amiga Marlene a quien considero como tal, admirable persona y especial escritora. Dicho esto queda claro que me resulta extremadamente placentero corresponder en la promoción de su obra con una entrevista para GLOBEDIA. Entonces le preparé un cuestionario con algunas interrogantes que sirvieran como pauta para elaborar el presente texto acerca de su persona y por supuesto, enterarme de detalles de Marlene que personalmente me daba curiosidad después de leer lo que publicó en letra impresa.

Voy a omitir las preguntas pues mediante sus respuestas, ustedes podrán inferirlas. Solo le dije a Marlene, pon en tus respuestas cuanto desees agregar para que los que la lean, también puedan apreciar quién eres, delicada y sensible en tu capacidad de dar vida a tus preciosos personajes. Me despedí enviándole un abrazo en nombre de la alegría de la bonita palabra publicada y un beso.

Hola Estrella, ante todo quiero agradecerte las palabras tan hermosas que escribiste para mi libro, me encantaron:

Érase una vez una contadora de fábulas que quiso escribir nanas para las niñas que antes de dormir escuchan historias de princesas. Los niños que quieren ser reyes también pueden oír de este volumen ensoñaciones de otros tiempos cuando el mundo era muy joven, pues casi todo estaba recién comenzado.

… y me quedo con las grandísimas ganas de seguir leyendo y una nostalgia de princesa con alas… y doy gracias a la escritora Marlene de la Victoria López por el goce estético al leerlo, su intención didáctica en la educación de sentimientos y valores morales y por permitir que me acerque al tesoro de creer en los finales felices del Nunca Jamás.

mc

Te respondo las preguntas.

No recuerdo exactamente cuándo comencé a escribir y guardar por las gavetas, pero inventé historias desde que comencé a hablar. Mi mamá cuando quería saber algo, le preguntaba a mi hermana, pues a mami le faltaba tiempo para escuchar tanta inventiva y a mí me sobraba imaginación. No mentía, pero tejía fantasías alrededor de la verdad como una arañita teje su tela. Por ese motivo mi hermana me llamaba "Señorita Imaginación".

Una de mis actividades favoritas es leer. Mi abuela materna me enseñó el gusto por la literatura. Leo cualquier cosa que me cae en las manos y lo disfruto. Me encantan los cuentos y novelas donde el límite entre la realidad y la fantasía se desdibuja y también me gustan los autores costumbristas. Si tuviera que mencionar algunos diría Gabriel García Márquez, Isabel Allende, Emily Brönte, Pearl S. Buck, Kent Follett, Jean M. Auel, Miguel de Carrión. De niña me fascinaron los clásicos infantiles de Anderson, Grimm, Madame Leprince de Beaumont, Madame D'Alnoy y claro que las historias que se leen, se escuchan y se disfrutan tanto, influyen en la vida de las personas.

“Este libro es mío, yo lo escribí” y aún así, cuesta trabajo asimilarlo. "

Aunque la pregunta acerca de qué siento al tener mi primer libro la he respondido, es difícil cada ocasión describir el sentimiento. La primera impresión que se tiene es que el autor es cualquiera menos uno mismo, tienes que decirte: “Este libro es mío, yo lo escribí” y aún así, cuesta trabajo asimilarlo. También hay preocupación por cómo va a ser recibido. Orgullo de haber logrado algo tan importante como publicar un libro y de pronto te das cuenta que otras personas van a ser partícipes de cosas que te han sucedido o que has inventado, pero que llevan implícita tu forma de ver la vida y de pensar y eso te hace sentir una gran responsabilidad, sobre todo si escribes para los niños. Pero es emocionante en grado sumo.

Creo que la gente más allegada a mí nunca consideró como un hecho que yo pudiera publicar, están tan acostumbrados a mi manera despistada e ingenua de pasar por la vida, que nunca creyeron que lo que escribía y guardaba por las gavetas pudiera verse, como tú dices, “verme en letra de imprenta”. Para ellos ha sido una sorpresa. Otras amistades y las madres de mis alumnos, al escuchar algunos cuentos me animaron y me hicieron pensar que tenía talento.

Voy a hablar acerca de mi autoestima: me considero una mujer realizada en muchos aspectos, en especial en lo que se refiere al ámbito familiar, pero aún hay algunas cosas que debería lograr para declararme rotundamente vencedora, con la autoestima en su justo sitio como se dice que debe estar. Y antes que me las preguntes, te las voy a decir: debería ser más independiente y decidida, menos despistada y esforzarme en el aprendizaje del idioma de este país que me acogió.

Quiero hablar de la Editorial Voces de Hoy, empezar diciendo Gracias a Dios que puso en mi camino a las personas maravillosas que conforman esa casa editorial tan seria. Ellos me acogieron con una sencillez y un cariño que desde el primer encuentro me hicieron sentir entre amigos. Me animaron, me impulsaron para que llevara adelante este proyecto maravilloso y han transitado conmigo, haciendo gala de una profesionalidad impecable, con un respeto hacia mi persona que me ha hecho sentir elevada, consultándome cada paso, escuchándome con la mayor deferencia y han puesto a mi disposición lo mejor de ellos mismos para hacer realidad esa quimera.

De izquierda a derecha, Pepe Guerra, artista plástico, Marlene(autora del libro)Olga Connor(periodista del Nuevo Herald, Orlando Ignacio, poeta y escritor, Josefina Ezpeleta, Editora Principal de Voces de Hoy, Pedro Pablo Pérez, Director de Voces de Hoy y Augusto, escritor y periodista. La fotografía fue tomada durante una Tertulia en la casa de la autora de Clavelina, la princesita que quería volar.

Cualquiera que tenga dudas de lanzarse a esta aventura encontrará en Voces de Hoy el terreno perfecto para sembrar la semilla de su obra.

Mi pequeño árbol brotó y quiero agradecer a las personas de Voces de Hoy, Pedro Pablo, Josefina, Tony y Estrella. Que también llegue mi agradecimiento a los amigos de las Tertulias Literarias: Augusto, Pepe, Orlando Ignacio, Lourdes y desde luego a mi familia y amigos no literatos, que como dije, son los personajes reales de mi mundo de fantasía.


Sobre esta noticia

Autor:
Editorial Voces De Hoy (223 noticias)
Visitas:
14756
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.