Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Lerma Garay escriba una noticia?

El PPS Recibe a AMLO

17/09/2018 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ya deben sobrar por ahí reseñas de lo ocurrido ayer durante la visita del Presidente electo. Lo único que deseo resaltar es un encuentro del pasado con el presente que, sinceramente, me tomó por sorpresa.

El mero 16 de septiembre Andrés Manuel López Obrador vino al corazón histórico de Mazatlán a agradecer a los mazatlecos y demás sursinaloenses sus votos en las pasadas elecciones presidenciales. La cita era a las 16:30 horas en Olas Altas. No sé cuántos éramos. ¿Dos mil, tres mil, más? No lo sé, pero nadie esperaba una torta ni cien o doscientos pesos por acudir al llamado.

Llegó él ya cerca de las 18:00 horas. Lenta, mejor dicho pausadamente recorrió una cuadra de la calle Mariano Escobedo hasta llegar a Olas Altas. AMLO saludaba personalmente a gente que lo esperaba en uno y otro lado de la calle. Yo estaba apostado en la orilla de la banqueta, frente a la calle Escobedo. Una cerca metálica nos mantenía al margen. Pasó a menos de un metro de distancia de mí. Un hombre requirió su atención, le expuso un problema, le entregó unos documentos; él le firmó de recibido.

El rostro de AMLO mostraba gusto de ver esa recepción, al sentir ese recibimiento. Pero no podía ocultar la fatiga. Se veía cansado, muy cansado. Pasó rumbo al templete pero la gente quería un saludo de mano, un abrazo, una foto con él, más de una mujer le pidió un beso. A ese paso tardaría varios minutos antes de llegar a El Venadito, es decir al templete.

Hora y media bajo el sol inclemente, atenuado ocasionalmente por una que otra nube, era tiempo más que suficiente. Ya lo había visto. Decidí retirarme apenas pasó a mi lado. Caminé hacia la esquina donde se ubica la entrada a los tribunales federales y desde ahí pude ver una escena que me pareció inédita. Mensajeros del pasado se unían al presente.

Tres banderas solferinas flotaban sobre la multitud. ¿Nostalgia o verdadera presencia partidaria? Su nombre se me oculta en alguna neurona dormida, pero de inmediato me vino a la gente aquel viejo, casi anciano compañero trabajador de los Astilleros Unidos de Mazatlán de quien casi todos se reían debido a su filiación pepesista. Recordé de inmediato su bigote cano, pero sobre todo su sonrisa. Aquel gesto con el que respondía a quienes se burlaban de su filiación en el Partido Popular Socialista; era esa, la suya, una sonrisa de dignidad, de condescendencia. Con dignidad recibía los escarnios de sus compañeros de trabajo, condescendiente aceptaba la ignorancia política de ellos.

Ahí estaban en Olas Altas recibiendo a AMLO, al presidente de la izquierda, tres banderas del PPS, del partido político cuyo certificado de defunción fue firmado en 1997.


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Lerma Garay (105 noticias)
Fuente:
antoniolermagaray.blogspot.mx
Visitas:
998
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.