Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elplural.com - Política escriba una noticia?

Por sus palabras los conoceréis

28/02/2011 23:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ver desde fuera

Por sus palabras los conoceréis

Resulta casi un lugar común afirmar que el ser humano es capaz de acostumbrarse a casi todo. En el resquicio establecido por el “casi” cada uno tiene sus propios ejemplos, que van desde lo anecdótico a lo relevante, y tanto en el ámbito de lo privado como de lo público. En mi caso, y en lo tocante a la esfera de la política, nunca conseguiré admitir como normal la falta de precisión en el lenguaje, bien sea por los excesos que se cometen o bien por la ignorancia de quienes hablan.

En muy pocos días cualquiera que haya seguido la información en diferentes medios se habrá podido encontrar con varias perlas, en todos los casos procedentes de miembros del Partido Popular. Primero, Celia Villalobos se permitió calificar al presidente del Congreso de los Diputados de fascista, en uno más de los exabruptos a los que esta mujer acostumbra; luego, Esteban González Pons se refirió a las medidas de ahorro energético como propias de un modelo soviético, de acuerdo con una forma de expresarse a la que asimismo nos tiene habituados, y finalmente el diputado Carlos Floriano dijo que las citadas medidas le recordaban las cartillas de racionamiento.

Entre los políticos socialistas, no es José Bono uno de los que suelen contar con mi simpatía, pero desde luego nunca se me ocurriría afirmar que es un fascista, término que la diputada dijo luego que retiraría si al aludido le molestaba, mientras insistía en que se trataba de una conversación privada, de modo que el ciudadano se queda con la interrogante de cómo se retira algo de un diálogo particular, si bien la dirigente popular aún se permitía un alarde de erudición histórica y declaraba que fascista viene de fascio, sin ninguna otra referencia ni aclaración.

Por su parte, González Pons no ha aclarado nada sobre su opinión, pero debemos suponer que en ningún momento quiso decir que quepa establecer analogía alguna entre el modelo totalitario consolidado en la Unión Soviética de Stalin y el del Estado de Derecho vigente en nuestro país, entre otras cosas porque si ahora viviéramos en un sistema totalitario (de acuerdo con la caracterización de Hannah Arendt), él no podría ser miembro de la oposición, y mucho menos hacer declaraciones públicas.

En cuanto a las cartillas de racionamiento, todos sabemos que fueron propias de un modelo económico de autarquía en un momento concreto de la dictadura franquista, el inmediatamente posterior a la segunda guerra mundial, y que por lo tanto no tienen ninguna conexión posible con la economía de mercado existente hoy día.

Los tres políticos, pues, han hecho afirmaciones falsas. El problema está en determinar si sus palabras responden a un acto premeditado con intencionalidad pretendidamente política o si por el contrario sus opiniones nacen de su ignorancia. He consultado los datos sobre cada uno de ellos en la página web del Congreso de los Diputados. Celia Villalobos es Funcionaria (no consta su titulación académica), González Pons es Doctor en Derecho y Abogado y Carlos Floriano es Doctor en Derecho y Profesor Titular de Economía Aplicada en la Universidad de Extremadura. Con esos datos parece difícil imaginar que no sepan qué es ser fascista, en qué consiste el modelo económico soviético o qué fueron las cartillas de racionamiento. Porque además concurre la circunstancia de que si bien Celia Villalobos pertenece a una generación anterior a los otros dos, los tres tienen edad suficiente como para no pertenecer al sistema educativo establecido por las últimas leyes, según los populares tan perjudiciales para nuestros alumnos y causantes del bajo nivel de las últimas generaciones.

Así pues, si no cabe achacarles desconocimiento, debemos pensar en una manera de hacer política que sitúa la crítica en la desproporción y en la exageración, que falta el respeto al rigor histórico y que solo busca el mayor desprestigio posible del oponente, sin preocuparse del daño que pueda provocar para el crédito de la política ese juego con un lenguaje incorrecto e impreciso, pero que por otra parte tan querido ha sido siempre de la derecha española, incluso cuando, en un nuevo alarde lingüístico propio del carnaval, se disfrace de centro.

* José Luis Casas es Profesor de Historia


Sobre esta noticia

Autor:
Elplural.com - Política (4516 noticias)
Fuente:
elplural.com
Visitas:
2864
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.