Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Entomoblog escriba una noticia?

¿Por qué se balancean las mantis?

12/07/2012 23:44
0

¿Por qué se balancean las mantis?

imageAparte de su peculiar forma de apareamiento, otro de los rasgos que llaman más la atención de las mantis es su balanceo, comportamiento que comparte con algunos insectos como las langostas. Aunque a primera vista puede parecer que bailan, en realidad usan este movimiento para calcular las distancias.

Mirada pixelada

Las mantis tienen unos ojos compuestos grandes y desarrollados puesto que la visión es muy importante para sus hábitos cazadores. Se trata de ojos de aposición, formados por entre 4000 y 9000 unidades visuales hexagonales denominadas omatidios y adaptados para la visión de día.

En los ojos de aposición, cada omatidio está aislado de los demás y sólo la luz que incide paralelamente al eje longitudinal es detectada por ocho células fotorreceptoras que generan un único elemento de imagen, un píxel que se combina en el cerebro con el del resto de los omatidios para componer la imagen de conjunto.

imageimageTu mirada me fascina. Arriba. Estructura del ojo compuesto de una mantis. La superficie externa de los omatidios se denomina faceta. Fotografía de Kazim Capac. Abajo. Representación esquemática (derecha) de cómo vería a un saltamontes (izquierda). Fotografía de Phil Myers.

Aunque la nitidez de la imagen resultante ―es decir, la resolución del ojo compuesto― depende del número de omatidios y de su tamaño (radio de curvatura), como las imágenes se procesan el paralelo, esta disposición del ojo compuesto es perfecta para la detección de movimientos ―puesto que cualquier movimiento da como resultado la estimulación de diferentes omatidios― y permite un mejor reconocimiento de las formas.

El campo de visión de una mantis puede extenderse hasta 230 grados horizontalmente y 245 grados verticalmente e incluye una región de visión binocular frontal que varía desde los 40 grados de las mantis juveniles hasta los 70 grados de los adultos. También, solucionan el compromiso entre nitidez y tamaño de los omatidios con una región circular en en la parte frontal media de los ojos compuestos (zona aguda o fóvea) en la que el radio de curvatura de los omatidios es mayor, con lo que consiguen una mejor resolución espacial.image

Mecanismo de estimación de la distancia

La zona aguda y su extenso campo de visión binocular les permite estimar las distancias mediante triangulación. Cuando se encuentran frente a un objeto fijo o uno que se mueve ligeramente (por ejemplo, justo antes de saltar a una ramita o a una hierba), las mantis mueven su cuerpo de un lado a otro al mismo tiempo que rotan la cabeza para mantener la vista fija en el objeto.

Este movimiento de balanceo hace que el objeto se desplace sobre el fondo a una velocidad que depende de la distancia a la que se encuentra ―más deprisa si está cerca y más despacio si está lejos― y las mantis pueden determinar la distancia recurriendo a la paralaje de movimiento diferencial. Por lo general y dentro del rango de distancias a las que pueden saltar ―hasta cinco veces la longitud de su cuerpo en el caso de ninfa y machos y una o dos veces en el caso de las hembras adultas―, la amplitud del balanceo es mayor cuanto más lejos está el objeto. Más allá de esas distancias, los objetos son irrelevantes desde el punto de vista visual.

Si el objeto está fijo, las mantis pueden calcular la distancia con precisión, pero si se mueve en el mismo sentido o en sentido contrario al balanceo, el objeto parecerá más lejano o más cercano, respectivamente.

image Paralaje de movimiento diferencial. Cuando el objeto se desplaza en sentido contrario a la dirección de balanceo, parecerá que se mueve más rápidamente (se superponen ambos movimientos) y dará la impresión de que se encuentra más cerca; si se desplaza en la misma dirección, el movimiento de la imagen parecerá más lento (se solapan ambos movimientos) y dará la sensación de que se encuentra más lejos. Adaptado de Thomas S. Collett. 1996: Vision: Simple stereopsis. Curr. Biol. 6(11), pp. 1392–1395.

Cuando una mantis camina hacia un objeto carente de fondo, suele pararse a menudo y realizar movimientos de balanceo para controlar su acercamiento. Por otra parte, el balanceo y la exactitud con la que determinan las distancias también parece depender del hábitat en el que viven. Por ejemplo, de las tres mantis en las que se ha estudiado el comportamiento de balanceo, las mantis sudafricanas del género Polyspilota son las que determinan mejor las distancias, seguida de la mantis china Tenodera aridifolia y, en último lugar y como especie que estima la distancia con menor precisión, la mantis religiosa (Mantis religiosa).

Polyspilota suele habitar entre matorrales, arbustos y otra vegetación baja; M. religiosa prefiere los prados y algunas hierbas altas y T. aridifolia es más generalista, pudiendo vivir tanto en prados y como en lugares con arbustos y otra vegetación baja.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en