Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

Políticos de distintas tendencias piden limitar los poderes del rey

22/02/2011 12:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El rey Abdalá II de Jordania se enfrenta a crecientes llamamiento por parte de islamistas, liberales y de sus respaldos tradicionales para que dé pasos hacia la instauración de una monarquía constitucional en el país, han subrayado este martes varios políticos de distintas tendencias.

Animados por los recientes levantamientos en la región, estas voces normalmente divergentes se están aunando en torno a la reclamación de cambios constitucionales para limitar los amplios poderes ejecutivos de los que goza la monarquía hachemí.

El jeque Hammam Said, líder de los Hermanos Musulmanes en Jordania, considera que los votantes deberían tener el derecho de elegir a su primer ministro, una designación que actualmente corresponde al monarca.

"Estamos buscando un gobierno electo en el que la gente elija a sus gobiernos", ha explicado, haciéndose eco de las demandas para reducir los amplios poderes del rey para nombrar gabinetes y disolver el Parlamento, garantizados en sucesivos cambios introducidos en la Constitución de 1952.

Mohamad Abu Rumman, analista político del Centro de Estudios Estratégicos de la Universidad de Jordania, considera que las fuerzas políticas rivales están hablando por primera vez por la cuestión, aunque difieren sobre cómo avanzar.

"Incluso los grupos tradicionales están hablando abiertamente sobre una monarquía constitucional que debería allanar el camino para una democracia más madura en la que el poder alterne entre partidos políticos", ha señalado.

Al contrario que otros manifestantes en el mundo árabe, los activistas jordanos no buscan derrocar al rey, reconociendo que es una fuerza unificadora entre las distintas tribus y una mayoría de ciudadanos de origen palestino.

Incluso Laith Shubailat, el disidente más famoso del país y defensor desde hace tiempo del modelo británico de monarquía que ha recomendado al rey recientemente que ceda algunos de sus poderes, cita la "estabilidad de un trono que Jordania necesita y sin el cual el país se disgregaría".

EL REY PROMETE REFORMAS

Consciente de la gravedad de las protestas que han golpeado al reino en las últimas semanas, Abdalá II indicó a los diputados y los altos cargos reunidos el domingo en el palacio real que sus propios intentos de reforma han fracasado.

Así las cosas, ha prometido abordar las demandas de reformar la ley electoral que margina a las ciudades densamente pobladas que son bastiones palestinos y de los islamistas en favor de las zonas tribales menos pobladas y que son el grueso del respaldo a la monarquía.

"Cuando digo reforma, quiero reformas reales y rápidas (...) muchos responsables han malgastado oportunidades por la reticencia a avanzar y por temor al cambio", señaló el monarca. "Yo no permitiré que vuelva a ocurrir de nuevo", aseguró.

Pero esos cambios harán poco por abordar los llamamientos más recientes a reducir los poderes del trono. Incluso los esfuerzos modestos para modernizar la sociedad estructurada tribalmente se han encontrado con una firme resistencia de los que benefician de los trabajos del Estado y de los subsidios canalizados principalmente a los transjordanos --los jordanos nativos--, frente a los ciudadanos de origen palestino.

Los políticos señalan que los servicios de inteligencia, que tienen una gran influencia en la vida pública, han disuadido al rey de las reformas argumentando que sería dar poderes a los islamistas, el principal grupo de oposición que cuenta con apoyo tanto en las zonas tribales como en las urbanas, pero que tiene fuertes raíces palestinas.

Los analistas consideran que el monarca está dividido entre aplacar al 'establishment' transjordano que tiene un férreo control del poder y se preocupa por la pérdida de beneficios estatales, e impulsar reformas más amplias que darían más poder a los jordanos de origen palestino, una mayoría de los siete millones de habitantes.

Muchos palestinos, pilares del tejido empresarial, denuncian que son objeto de una discriminación oficial y que se les excluye mayoritariamente de las fuerzas de seguridad y están poco representados en la vida política.

El rey ha respondido hasta ahora a las protestas antigubernamentales designando a un ex general de los servicios de inteligencia como primer ministro en un paso considerado como un revés para las esperanzas islamistas y liberales de verdaderas reformas.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2001
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.