Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eduardo Ramos Campagnolo escriba una noticia?

POLÍTICA: Repensar la democracia ¿Por qué no ? - Por Eduardo Ramos Campagnolo -

13/08/2012 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

John Locke escribió dos de las obras más importantes de la Ilustración europea, la obra "Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil" -1689- lo convirtió en el padre del Estado moderno, liberal, democrático, de los derechos humanos, la libertad de expresión y la tolerancia. En su obra establece los fundamentos del Estado constitucional moderno. En su teoría política habla por primera vez de derechos humanos diciendo que las personas tienen derecho a la libertad, a la vida y a la propiedad, por primera vez refiere a la legitimidad de un gobierno sólo si tiene el apoyo de la mayoría, ha fijado las bases de la democracia constitucional. Y también por primera vez establece una división de poderes ( legislativo y ejecutivo). Dice Locke que los ciudadanos tienen el derecho a rebelarse contra el gobierno si éste hace mal uso de su poder.El pueblo tiene derecho a instaurar un nuevo poder legislativo, la soberanía popular le daba el derecho al pueblo a derrocar al gobierno. El propio Locke transforma a Inglaterra ( entre otros) en una monarquía constitucional con un golpe pacífico que se conoció como La Revolución Gloriosa de 1688. Inglaterra pasa a ser la primera monarquía constitucional del mundo en la que la legitimidad del monarca se establecía en un contrato ( la Constitución). Luego vendría Montesquieu para añadir el poder judicial, en 1748. Estados Unidos, al declarar su independencia en 1776 e inaugurar la primera democracia del mundo, utiliza para ello mucho de Locke. En 1762 Jean Jacques Rousseau, otro de los padres de la democracia, escribe Contrat Social , involuntaria ideología de la revolución francesa que comienza su primer párrafo así: El hombre ha nacido libre y sin embargo vive encadenado en todas partes . Rousseau descreía de los diputados y de los partidos políticos, decía que debía imponerse la voluntad general, una idelización que cae fácilmente en un Estado totalitario que diga lo que es bueno y lo que es malo, un Estado en el que el partido siempre tiene la razón. Y así sucedió con Robespierre que durante le revolución francesa y siguiendo las palabras de Rousseau, al que pensaba distinto le cortaba la cabeza. Alexis de Tocqueville, cuyos familiares habían sido prisioneros y asesinados por los revolucionarios de Robespierre, durante la revolución francesa ; maravillado por la democracia de Estados Unidos, regresa a Francia para expresar que una democracia igualitaria puede funcionar sin anarquía ni masacres como el gobierno de la Revolución Francesa de 1789. Daba ciertas condiciones: educación igualitaria. igualdad de oportunidades, libertad de opinión y propiedad privada. También decía que el poder de la mayoría era peligroso cuando era conducido por mediocres y que la democracia abría las puertas a los ambiciosos y mediocres y que las personas inteligentes no tenían chances de ser electas porque la mayoría mediocre no las entiende. Este introito, bastante inválido por lo fragmentario, lo redacté intencionalmente para destacar ciertos aspectos ya advertidos por los pensadores en los siglos XVII y XVIII, a los cuales me parece innecesario mencionar ya que quienes siguen mis escritos, seguramente los habrán descubierto. La cuestión es que parece que durante mucho tiempo nadie se ha dedicado a repensar la democracia, que es perfectible, pero nadie se ha dedicado a perfeccionarla, frenos y contrapesos necesarios, sistemas para garantizar la independencia de los tres poderes, controles efectivos. Mucho se puede idear, pero nada puede funcionar si no se parte de la base de la seriedad, de la responsabilidad. Uno de los problemas más graves de la Nación Argentina es la corrupción generalizada en el poder judicial, legislativo y ejecutivo, por destacar las actividades oficiales, pero también la corrupción abarca los ámbitos privados: empresariales, comerciales, profesionales, etc...hasta a aquellas organizaciones "sociales" que dicen defender los derechos humanos ( de ellos y no de los otros). Creo que es prudente destacar que reformas hay que hacer, controles hay que implementar, para mi gusto habría que reformar la Constitución Nacional (no emparcharla como en 1994) orientar la democracia actual hacia una democracia plesbicitaria y con revalidación de consensos cada dos años. Las políticas equivocadas de un gobierno deben ser corregidas lo antes posible, antes que el daño causado a los intereses del pueblo y de la Nación sean irreparables. Las soluciones están al alcance de la mano, lo que tal vez no exista es la voluntad para aplicarlas.

Más sobre


Sobre esta noticia

Autor:
Eduardo Ramos Campagnolo (93 noticias)
Fuente:
elblogdeeduardoramos.blogspot.com
Visitas:
4109
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.