Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Polémica en Washington por la crisis de gobierno en Honduras

11/07/2009 18:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ex diplomático Otto Reich defiende en audiencia a los golpistas y se deslinda de la asonada. El Congreso debe enviar el mensaje de que "los golpes son inaceptables", señala un congresista demócrata

Washington, 10 de julio. A pesar de la casi universal condena al golpe de Estado en Honduras –el gobierno de Barack Obama, los demás países del hemisferio americano, la Unión Europea, la Organización de Naciones Unidas y más–, a algunos en esta capital aún no les ha llegado el mensaje.

Foto

Un elenco de figuras muy conocidas en este pueblo, incluyendo a Otto Reich, Ileana Ros-Lehtinen, Dan Burton y hasta Lanny Davis, el ex abogado de la Casa Blanca de Bill Clinton, defiende a los golpistas (insisten en que no fue golpe) contra, pues, casi todo el mundo. Y lo hacen en nombre de la democracia, la libertad y, por supuesto, en nombre del pueblo de Honduras y del de Estados Unidos.

Lo que ocurre en Honduras podría ser visto un día como la cima del intento de Hugo Chávez [presidente de Venezuela] para minar la democracia en este hemisferio, o como una luz verde para la continua difusión del autoritarismo chavista bajo el disfraz de la democracia, advirtió este viernes Otto Reich, ex secretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental durante el gobierno de George W. Bush, en una audiencia sobre Honduras en la cámara baja.

Puso en duda que lo sucedido constituya un golpe de Estado, e indicó más bien que la amenaza a la democracia era el presidente Manuel Zelaya y sus aliados, los países de la Alianza Bolivariana de las Américas (Alba). El cubanoestadunidense señaló que el Alba, inventado por [Fidel] Castro y financiado por Chávez tiene un “modus operandi consistente: subvertir los fundamentos del autogobierno, como elecciones libres y referéndum, para consolidar poder, concentrarlo en las manos del Ejecutivo, disminuir constantemente las libertades civiles y después cambiar las reglas y hasta las definiciones de la democracia para permanecer en el poder de manera indefinida por cualquier medio necesario, incluyendo la fuerza”.

Muchos creen, añadió, que la expulsión de Zelaya de su puesto no fue un ataque contra la democracia sino justo lo opuesto; “esas acciones rescataron la democracia al evitar que Zelaya estableciera el tipo de régimen de ‘socialismo del siglo XXI’ que se instaura en países de América Latina” bajo el Alba.

Para algunos observadores fue algo irónico que éste sea el segundo golpe que apoya Reich, el primero fue cuando era subsecretario adjunto de Estado y ofreció un apoyo implícito a la asonada contra Chávez en Venezuela. De hecho, después de ser acusado por el embajador venezolano ante la OEA de tener mano en este golpe, Reich publicó un artículo en el Miami Herald titulado Yo no orquesté el golpe en Honduras.

Varios legisladores republicanos hicieron eco hoy de estos argumentos, sobre todo en el tema de la amenaza del chavismo como justificación para rescatar Honduras. No fue un golpe militar. Si hay alguien culpable aquí fue el señor Zelaya, afirmó el representante Connie Mack, causando risas entre el público. Zelaya, continuó, fue quien distribuyó boletas “para un referéndum ilegal –boletas que tenían por todas ellas las huellas digitales de Hugo Chávez–”, y hasta sostuvo que fueron impresas en Venezuela.

Mack fue más allá y atacó al gobierno de Barack Obama: al llamar esto un golpe y por sus primeras declaraciones insistiendo en la restitución de Zelaya, el gobierno ahora está junto con los Chávez, Morales y Ortega, y no con el pueblo hondureño.

Por ello se atrevió a declarar: “yo creo que la Organización de Estados Americanos [OEA] es una organización peligrosa… (y le está) dando una oportunidad a Chávez de minar la democracia y la libertad”.

La noche de jueves varios de estos republicanos apoyaron una enmienda de ley impulsada por Ileana Ros-Lehtinen (quien ha estado abriendo puertas para una delegación independiente pero anti-Zelaya que se encuentra en Washington), que buscaba recortar 15 millones de dólares en la aportación estadunidense a la OEA y transferirlos al Fondo Nacional por la Democracia (NED, por sus siglas en inglés). Aunque fue derrotada por un voto en la Cámara, Ros-Lehtinen afirmó hoy que la enmienda era para enviar un mensaje a la OEA de que Estados Unidos no debería de pagar 60 por ciento de su presupuesto para una organización que “no hace nada por la democracia en el hemisferio occidental… nada para proteger elecciones libres”, o para denunciar a Cuba o apoyar a Colombia o condenar a Venezuela.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3890 noticias)
Visitas:
2215
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.