Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cosmonoticias escriba una noticia?

¿Podrían agricultores espaciales cultivar en otros planetas?

13/12/2010 08:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ilustración artística de una cámara de crecimiento marcianaIlustración artística de una cámara de crecimiento marciana,

donde se pueden pueden cultivar frutas y hortalizas sin suelo.

Crédito: Pat Rawlings/NASA

Los amantes de la ciencia-ficción no son los únicos cautivados por la posibilidad de colonizar otro planeta. Los científicos están participando en numerosos proyectos de investigación que se centran en determinar cómo de habitables son otros planetas para la vida.

Marte, por ejemplo, está revelando más y más pruebas de que probablemente alguna vez tuvo agua líquida en su superficie, y podría algún día convertirse en un hogar lejos de casa para los humanos.

"La pasión por colonizar nuevas tierras es intrínseca al hombre", dijo Giacomo Certini, un investigador del Departamento de Plantas, Terreno y Ciencias Ambientales (DiPSA) en la Universidad de Florencia en Italia. "Por lo tanto, expandir nuestro horizonte a otros mundos, no debe ser juzgado como algo extraño en absoluto. Trasladar personas y producir alimentos allí, podría ser necesario en el futuro".

Los humanos que viajen a Marte, para visitarlo o colonizarlo, probablemente tendrán que hacer uso de los recursos del planeta, en lugar de llevar todo lo necesario en una nave. Esto significa cultivar sus propios alimentos en otro planeta, que tiene un ecosistema muy distinto del de la Tierra.

Certini y su colega Riccardo Scalenghe de la Universidad de Palermo, Italia, recientemente publicaron un estudio en Planetary and Space Science que hace algunas afirmaciones esperanzadoras. Dicen que las superficies de Venus, Marte y la Luna, parecen ser aptas para la agricultura.

Conoce tu suelo (espacial)

Antes de decidir cómo podrían usarse los suelos planetarios, los dos científicos tenían que explorar primero si las superficies de los cuerpos planetarios pueden definirse como un verdadero suelo.

"Aparte de cualquier consideración filosófica sobre este tema, evaluar definitivamente que la superficie de otros planetas es suelo, implica que se 'comporta' como un suelo", dijo Certini. "El conocimiento que hemos acumulado durante más de un siglo de ciencia del suelo en la Tierra está disponible para investigar mejor la historia y potencial de la piel de nuestros vecinos planetarios".

Uno de los primeros obstáculos al examinar las superficies planetarias y su utilidad en la exploración espacial, es desarrollar una definición de suelo, que ha sido un tema de mucho debate.

"La falta de una definición única de 'suelo', universalmente aceptada, exhaustiva, y (una) que establezca claramente los límites entre lo que es suelo y lo que no, hace que sea difícil decidir qué variables deben tenerse en cuenta para determinar si las superficies extraterrestres son realmente suelos", diijo Certini.

Fotografía de la superficie marcianda tomada por VikingCampo rocoso en la superficie de Marte. Crédito: NASAEn la reunión del 19° Congreso Mundial de Ciencias del Suelo, en Brisbane, Australia, en agosto, Donald Johnson y Diana Johnson sugirieron una "definición universal de suelo". Definieron el suelo como "sustrato en o cerca de la superficie de la Tierra y cuerpos similares, alterado por agentes y procesos biológicos, físicos y/o químicos".

En la Tierra, cinco factores trabajan juntos en la formación del suelo: la roca madre, el clima, la topografía, el tiempo y la biota (o los organismos en una región, tales como su flora y fauna). Es este último factor el que sigue siendo un tema de debate entre los científicos.

Una definición común y resumida de suelo, es un medio que permite que crezcan las plantas. No obstante, esta definición implica que el suelo sólo puede existir en presencia de biota. Certini sostiene que el suelo es el material que mantiene la información sobre la historia medioambiental, y que la presencia de vida no es una necesidad.

"La mayor parte de los científicos creen que la biota es necesaria para producir el suelo", dijo Certini. "Otros científicos, incluido yo, enfatizamos el hecho de que partes importantes de nuestro planeta, tales como los Valles Secos de la Antártida o el Desierto de Atacama en Chile, tienen suelos virtualmente libres de vida. Esto demuestra que la formación del suelo no requiere de biota".

Los investigadores de este estudio sostienen que clasificar un material como suelo, depende principalmente de la erosión. Según ellos, un suelo es cualquier capa erosionada de una superficie planetaria que conserva información sobre su historia climática y geoquímica.

En Venus, Marte y la Luna, la erosión tiene lugar de distintas formas. Venus tiene una densa atmósfera a una presión que es 91 veces la que encontramos en la Tierra al nivel del mar, y está compuesta principalmente de dióxido de carbono y gotas de ácido sulfúrico con algunas pequeñas cantidades de agua y oxígeno.

Los investigadores predicen que la erosión en Venus podría ser causada por procesos térmicos o por corrosión atmosférica, erupciones volcánicas, impactos de grandes meteoritos y erosión eólica.

Marte está actualmente dominado por la erosión física provocada por los impactos de meteoritos y variaciones térmicas, más que por procesos químicos.

De acuerdo con Certini, no hay actividad colcánica que afecte a la superficie marciana, pero la diferencia de temperatura entre los dos hemisferios provoca fuertes vientos. Certini también señala que el tono rojizo del paisaje del planeta, que es el resultado de la oxidación de minerales de hierro, es indicativo de una erosión química en el pasado.

Superficie de Venus, generada por computadorSuperficie de Venus, generada por computador. Crédito: NASAEn la Luna, la capa de roca sólida está cubierta por otra capa de material suelto. Los procesos de erosión vistos en la Luna incluyen cambios creados por los impactos de meteoritos, deposiciones, e interacciones químicas causadas por el viento solar, el que interactúa directamente con la superficie.

Algunos científicos, sin embargo, creen que sólo la erosión no es suficiente, y que la presencia de vida es una parte intrínseca de cualquier suelo.

"El componente vivo del suelo es una parte inalienable de su naturaleza, como lo es su capacidad de mantener vida vegetal debido a una combinación de dos componentes principales: la materia orgánica del suelo y los nutrientes de las plantas", dijo Ellen Graber, investigadora en el Instituto del Suelo, Agua y Ciencias Ambientales en el Centro Volcani de la Organización para la Investigación Agrícola de Israel.

Uno de los usos primarios del suelo de otro planeta sería para la agricultura: cultivar alimentos y mantener poblaciones que puedan algún día vivir en ese planeta. Algunos científicos, no obstante, cuestionan que el suelo sea realmente una condición necesaria para la agricultura espacial.

Agricultura sin suelo; no es ciencia-ficción

Cultivar plantas sin suelo puede hacer recordar imágenes de una película de "Star Trek", pero no es ciencia-ficción. La aeropónica, como se le llama al proceso de cultivo sin suelo, hace crecer plantas en un entorno de aire o niebla sin suelo y muy poca agua. Los científicos han estado experimentando con este método desde principios de la década de 1940, y los sistemas aeropónicos han estado comercialmente disponibles desde 1983.

"¿Quién dice que el suelo es una pre-condición para la agricultura?", pregunta Graber. "Hay dos pre-condiciones principales para la agricultura, la primera es que haya agua, y la segunda nutrientes para las plantas. La agricultura moderna hace un uso extensivo del 'medio de cultivo sin suelo', el cual puede incluir muchos sustratos sólidos variados".

En 1997, la NASA se unió a AgriHouse y BioServe Space Technologies para diseñar un experimento para probar un sistema de cultivo de plantas sin suelo a bordo de la Estación Espacial Mir. La NASA estaba particularmente interesada en esta tecnología debido a sus bajos requisitos de agua. Usando este método para cultivar plantas en el espacio, se reduciría la cantidad de agua que se necesita llevar durante el vuelo, lo que a su vez disminuye la carga.

Los cultivos aeropónicos también pueden ser una fuente de oxígeno y agua potable para las tripulaciones espaciales.

"Sospecharía que si alguna alguna vez la humanidad alcanza la etapa de establecerse en otro planeta, o la Luna, las técnicas para establecer el cultivo sin suelo habrán avanzado mucho", predijo Graber.

Suelo alienígena: clave para el pasado y el futuro

La superficie y suelo de un cuerpo planetario tiene importantes pistas sobre su habitabilidad, tanto de su pasado como en su futuro. Por ejemplo, examinar las características del suelo ha ayudado a los científicos a mostrar que el Marte primigenio probablemente fue más húmedo y cálido que el actual.

"Estudiar los suelos de nuestros vecinos celestes significa desarrollar la secuencia de condiciones ambientales que establecieron las características actuales del suelo, contribuyendo de esta forma a reconstruir la historia general de los cuerpos", dijo Certini.

Fotografía de la superficie de la LunaLa superficie de la Luna está cubierta por regolito

sobre una capa de roca sólida. Crédito: NASAEn 2008, el Phoenix Mars Lander de la NASA, realizó el primer experimento químico 'húmedo' usando suelo marciano. Los científicos que analizaron los datos dicen que el Planeta Rojo parece tener unos entornos más apropiados para mantener vida de lo que se esperaba, entornos que podrían algún día permitir que los visitantes humanos tengan cultivos.

"Esto es una prueba más del agua, ya que las sales estaba ahí", dice el co-investigador de Phoenix Sam Kounaves de la Universidad Tufts en un comunicado de prensa emitido tras el experimento. "También encontramos un número razonable de nutrientes, o compuestos químicos necesarios para la vida que conocemos".

Los investigadores encontraron trazas de magnesio, sodio, potasio y cloro, y los datos también revelaron que el suelo era alcalino, un hallazgo que desafía la creencia popular de que la superficie marciana era ácida.

Este tipo de información, obtenida a través de análisis del suelo, se hace importante para mirar al futuro para determinar qué planeta sería el mejor candidato para mantener colonias humanas.

Fuente


Sobre esta noticia

Autor:
Cosmonoticias (200 noticias)
Fuente:
cosmo-noticias.blogspot.com
Visitas:
8855
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.