Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

¿Podría el coronavirus ser mortal para la UE?

24/03/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageDesde la crisis de la deuda de la UE sobre Grecia en 2009 y los subsiguientes problemas con Italia, España y Portugal, los bancos de la zona euro han dedicado sus balances a financiar los déficits de los gobiernos. A costa de los propios flujos de caja de los bancos comerciales, los tipos de depósito negativos en el BCE han garantizado que no se hayan producido pérdidas materiales por la tenencia de bonos del Estado a corto plazo en sus balances. Y los únicos otros beneficiarios han sido las grandes empresas que, a través de las emisiones de bonos, han conseguido fijar en cero o incluso en negativo los tipos de interés de su deuda.

Oficialmente, esta no ha sido la razón de las políticas monetarias del BCE. El objetivo declarado ha sido impulsar el sector no financiero y no gubernamental de la UE hacia el crecimiento económico, una política que no ha tenido éxito y que se ha limitado a aumentar la deuda improductiva a expensas de los ahorradores predominantemente alemanes. Pero el problema que se avecina es la capacidad del BCE para mantener la burbuja de los bonos del Estado.

El coronavirus lo hará más o menos imposible, porque la producción de la economía real se está colapsando. Las implicaciones para los préstamos del gobierno son extremadamente preocupantes. Todos esos problemas de deuda de hace once años resurgirán. Esta vez la deuda de Grecia con el PIB comienza en más del 180%, en comparación con el 146% en 2010; Italia en el 135% (115%); España en el 95% (60%); Portugal en el 122% (96%); y Francia en el 98 por ciento (85%). Y eso es lo que hay en los balances. La situación es simplemente insostenible dada la combinación de una nueva crisis sistémica y los probables cierres por coronavirus.

No sólo los bancos se enfrentarán a una rápida escalada de préstamos improductivos y fallas de pago, sino que la insípida suposición de que el Eurosistema con sus desequilibrios de TARGET2 garantiza que la calificación de la deuda de Italia o Grecia es similar a la de Alemania seguramente será cuestionada. Siendo este el caso, no sólo los bancos comerciales, sino el propio BCE tendrá que hacer frente a pérdidas sustanciales en sus tenencias de bonos debido a la ampliación de los márgenes.

La zona del euro tampoco es inmune a los acontecimientos en otros lugares. El Tesoro de los Estados Unidos está muy sobrevalorado cuando se tiene en cuenta una tasa realista de inflación de los precios en lugar de la aproximación del 2% del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que se persigue como objetivo. Con los extranjeros y los fondos de cobertura liquidando la exposición al dólar a medida que la Reserva Federal comienza a perder su control sobre los mercados financieros de los Estados Unidos, los precios de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos se fijan para una reducción significativa de la cotización y los mercados de bonos de la zona del euro seguramente se verán afectados negativamente.

La escala de las dificultades bancarias que ya están en marcha pero que son catalizadas por el coronavirus es inmensa. Es inevitable que haya disputas sobre si hay que pagar la fianza, como exige la ley, o si hay que pagarla. La posibilidad de los rescates está destinada a asustar a los tenedores de bonos bancarios para que vendan todos los bonos emitidos por los bancos y las acciones preferenciales, propagando una crisis sistémica más eficazmente que los rescates tradicionales, que protegen a los tenedores de bonos, jamás podrían.

Sea cual sea la forma en que se analice esta dinámica, la burbuja de bonos de la eurozona con sus rendimientos negativos casi no tiene más alzas y como Ícaro está destinada a colapsar, llevándose no sólo al Eurosistema y al sistema de liquidación TARGET2, sino también a la moneda.

La desaparición de la UE

El euro no es la única moneda cuyo futuro está ligado a las burbujas de activos financieros. Durante un breve período, el euro debería repuntar frente al dólar, aunque sólo sea porque los extranjeros y los especuladores están hasta el cuello de dólares y cortos de euros, posiciones que se invertirán cuando el mercado de swaps de fx (moneda extranjera) implosione. Será después de que ese desequilibrio se haya resuelto que el euro estará en caída libre frente al dinero sano, que es el oro, y para sorpresa de todos su poder adquisitivo, medido en términos básicos, como los alimentos, la energía y las materias primas, comenzará a deslizarse.

Por ahora, la máquina de Bruselas está arando en cualquier caso. A medida que los estados-nación se llevan la peor parte de sus colapsos económicos en el mentón, comenzarán a darse cuenta de que el superestado de la UE es poco más que una irrelevancia obstructiva y costosa. Brexit se verá cada vez más como el precedente para que otros abandonen el barco que se hunde.

Uno necesita tener poca simpatía con los derrochadores estados miembros, cuyas finanzas se derrumbarán irremediablemente. Los antiguos miembros de la Unión Soviética que ahora son miembros de la UE habrán perdido sus subsidios y observarán una estabilidad monetaria comparativa en una Rusia centrada en el oro y rica en recursos y concluirán que para ellos ha salido de la sartén al fuego. Pero la mayor decepción será para Alemania, que sufrirá la tercera desaparición de su moneda en cien años.

Es muy probable que Alemania trate de restaurar su propia moneda, utilizando sus reservas de oro de alguna manera. Sin duda intentará reclamar el oro que reasignó a un BCE fallido, pero ninguno de ellos está ubicado en Frankfurt. Incluso sin él, tiene suficientes reservas de oro en su casa de Frankfurt para convertir un marco futuro en un sustituto de oro adecuado. Y lo que es más importante, hay algunos operadores de la vieja escuela en el Bundesbank que entienden la importancia de un reajuste monetario duradero.

Eso será principalmente para Alemania, pero algunos otros estados miembros de la UE del norte que tienen un control fiscal razonable podrían unirse a ellos, estableciendo una nueva Liga Hanseática basada en dinero sólido. Pero no puede suceder mientras sigan siendo miembros de un proyecto europeo fracasado.

Extraído de «Will Brexit and Coronavirus End the EU?»

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
839
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.