Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Josefasuarez350 escriba una noticia?

El Poder de la Palabra en el Caos de la Democracia

05/06/2019 20:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El 21 de marzo de 1999 me tocó compartir con el grupo “Nuevo Pensamiento“

 

El 21 de marzo de 1999 me tocó compartir con el grupo “Nuevo Pensamiento“ que dirigía Carmen Santiago, gran escritora y como asistente mi sobrina Zahir, se celebraba “la edad de la luz, al inicio de la primavera, para una nueva era”, mi conclusión sobre ese aprendizaje en esa ocasión fue que somos seres de luz y que debemos vernos siempre que nos está cubriendo, es como si olvidáramos los caminos del hombre… para tomar los caminos de Dios y la luz…

Fue muy hermosa la experiencia, estábamos en un nutrido auditórium en Parque Central en Caracas, ese día sentimos la paz dentro de una disciplina espiritual y, yo estoy convencida, aunque hayan transcurrido, 20 años, que ese evento contribuyó a la evolución de los asistentes y que a la vez esos rayos de luz se irradiaron en el espacio para trascender, subir a Dios y bajar a la tierra, para darnos un baño de luz e inundar nuestras almas de amor, unión, solidaridad y justicia, valores que tanto necesitamos en la Venezuela actual. Ese tipo de eventos contribuyen a tratar de olvidar las situaciones críticas y afianzar nuestra fe, de que las noches oscuras pasarán como lo escribí en crónicas anteriores. El rescatar la fe, nos permite sentir el legado bíblico como el párrafo de Génesis, con el que terminé la crónica “La Noche Oscura”. Ese párrafo nos dice: “Dios creó el cielo y la tierra y dijo haya luz y hubo luz. Dios vio que la luz era buena y la separó de las tinieblas, Dios llamó a la luz día y a las tinieblas noche y atardeció y amaneció el día primero”. Yo terminaba ese escrito de la siguiente forma: “Que esta teoría religiosa sobre la creación del mundo se haga realidad para Venezuela, que cese la noche oscura y veamos la luz”, y no me refería solamente a la luz eléctrica y su falta desde el 2009, intensificada en el 2019 con el colapso del Guri. Los Venezolanos nos sentimos mal, maltratados y en ocasiones cuando estamos agobiados nos deprimimos, y otras veces nos enfurecemos con el fanatismo de la revolución del siglo XXI que nos ha retrocedido al siglo XVIII como lo comenté en crónicas anteriores, la depresión es perjudicial y el dejarse dominar por la ira, también lo es, lo aconsejable es tratar de cambiar las percepciones de lo que pasa en las noches oscuras, utilizando palabras y mensajes positivos y sanadores, sé que es muy difícil. Yo, hoy, por ejemplo, me sentía muy depresiva recordando los artículos que analicé para escribir mis ultimas crónicas, el de Laura Fernández en el Zulia en “Las consecuencias de la noche oscura” y el de Damián Pratt, en ciudad Guayana, en “El Guri los delata”, por eso decidí comenzar esta crónica con el recuerdo de ese evento en Caracas sobre la luz del grupo Nuevo Pensamiento. Y con la palabra pensamiento, deseamos y pensamos que la pesadilla de esta Dictadura terminará. Como estaba depresiva llamé a una sobrina muy especial a Maracaibo.

Ella logró reanimarme con sus palabras, el sentirla animosa y confiada logró proyectar en mí, nuevamente, la confianza y la seguridad. La plática fue la siguiente: “¿Qué opinas de esta situación en Venezuela, ya que siento cada día que el tiempo se ha detenido, hemos retrocedido al siglo XVIII como lo escribí en las crónicas anteriores y diariamente estamos en la cuerda floja, sin saber que va a pasar?.

Iliana me contestó: Tranquila tía, esto pasará muy pronto. Yo le contesto, muy depresiva, ¿Estás segura? Ella responde, segura no, segurísima, eso mismo me acaba de preguntar una amiga y yo le conteste Estoy segurísima, esto, todo lo increíble y malo va a pasar muy pronto, y esas palabras segura y segurísima me invadieron como un bálsamo, como una esperanza sin limites, como un tranquilizador para mis emociones que estaban muy mal en ese momento. Me reanimé y pensé: cuando escriba, voy a utilizar esas palabras de seguridad emocional para sentirme mejor. El estar reanimada me hace fortalecer mi fe en Dios: esta pesadilla terminará, no se va a prolongar, la dictadura se irá, fenecerá. Esa conversación con mi sobrina, que vive en el Estado Zulia, uno de los estados más afectados por la falta de servicios, me condujo a estar más tranquila y esperanzada; las palabras pronunciadas en un momento oportuno, logran cambios y buenos resultados en una comunicación, sobre todo, lo que afecta a la parte emocional. Tenía razón Pablo Neruda cuando escribió sobre La Palabra:

La Palabra

“Todo lo que usted quiera, sí señor; pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Amo tanto las palabras, las inesperadas… Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío. Persigo algunas palabras, son tan hermosas al vuelo… las quiero poner todas en mi poema… Son antiquísimas y recientísimas… Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada. Que buena lengua heredamos de los conquistadores torvos. Estos andaban a zancadas por las Cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz… Todo se lo tragaban. Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra. Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… El Idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro, y nos dejaron el oro. Se lo llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras.”

La prosa increíble del escritor de América, del poeta insigne nos deja también una Oda a los nombres de Venezuela de la que trascribiré algunos versos, ya que conservo ese escrito desde hace muchísimos años, durante mi permanencia en Chile.     

 

“Oda a los Nombres de Venezuela

Los llanos requemados de febrero,

ardiente es Venezuela y el camino divide su extensa llamarada,

la luz fecundadora despojó el poderío de las sombras,

cruzó por el camino mientras crece el planeta a cada lado,

Desde Barquisimeto hacia Acarigua como un martillo,

el sol pega en las ramas clavos celestes a la tierra.

Estudio los rincones y como un gallo encrespa su plumaje sobre las tejas verdes de Barinas, sobre los párpados de Churuguapo,

Dios creó el cielo y la tierra y dijo haya luz y hubo luz. Dios vio que la luz era buena

tus nombres, Venezuela, los ritos, enterrados, el agua, las batallas,

el sombrío enlace de jaguar y cordilleras

Los plumajes de las desconocidas aves condecoradas por la selva,

las palabras apenas entreabiertas,

como de pluma o polen o los duros nombres de lanza o piedra:

Aparurén, Guasipati, Canaima, Casiquiare, Mavaca, o más lejos;

Maroa, donde los ríos, bajo las tinieblas combaten como espadas,

arrastran su existencia, madera, espacio, sangre,

hacia la espuma férrea del Atlántico…

Nombres de Venezuela,

fragantes y seguros

corriendo como el agua

sobre la tierra seca

iluminando el rostro de la tierra

como el Araguaney cuando levanta su pabellon

de besos amarillos

Ocumare, eres ojo, espuma y perla

Tocuyo, hijo de harina,

Siquisique, resbalas como un jabón mojado y oloroso

Y, si escogiera, el sol nacería en el nombre de Carora,

el agua nacería en Cabudare,

la noche dormiría en Sabaneta.

En Chiriguare, en Guayana, en Urucure, en Coro, en Bucarai, en Moroture,

En todas las regiones de Venezuela desgranada

No recogí sino éste, este tesoro: Las semillas ardientes de estos nombres, que sembraré

En la tierra mía, lejos…

                                                                                                                Pablo Neruda”   

Y para terminar, después de enviarles ese regalo en prosa y en verso del poeta de América Pablo Neruda, sobre las palabras, pido al Padre Dios, para Venezuela las siguientes: Libertad, Armonía, Democracia, Justicia, Solidaridad, Unión y Triunfo de nuestro Presidente Guaidó, quien ayer visitó nuestra Ciudad y no solo resaltaran en él su sencillez y su seguridad, sino     sus palabras de aliento y esperanza y su solidaridad con los venezolanos. Para él. Nuestro Presidente, pido la Protección Divina.        

    


Sobre esta noticia

Autor:
Josefasuarez350 (25 noticias)
Visitas:
2946
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Organizaciones
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.