Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francis Bullion escriba una noticia?

Pocos Ángeles y Muchos Demonios

26/05/2009 19:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El tándem Dan Brown - Ron Howard vuelve a la carga con un nuevo bodrio

Que al demonio siempre le ha gustado mucho meter las narices en el mundo del espectáculo y en el mundo de las letras no es ningún secreto. Tampoco lo es, por desgracia, que se cuele incluso en las iglesias de vez en cuando con la intención de despoblarlas pero ese no es el tema que me ocupa. Al diablo siempre se le ha atribuido una notable dosis de ingenio y de talento para el mal, pero últimamente debe pensar que ya no los necesita. Debe pensar, probablemente, que no es necesario aderezar el gato para que público se lo zampe en lugar de la liebre. La gente se come los sapos y las culebras que salen de su boca o que salen de su mísera minerva como si fueran delicatessen. Y nos sirve gato por liebre sin ni siquiera pelarlo. No los sirve con rabo y con bigotes. Últimamente frecuenta las editoriales y se pasea por ellas como Pedro por su casa, moviendo el rabo con mucho donaire mientras les echa un vistazo a todos los libros que luego se venden en las grandes superficies, junto a la soja transgénica, los nabos y el pulpo en lata a la vinagreta.

La cantidad de libros que pretenden difamar el nombre de Jesucristo o tergiversar sus enseñanzas es simplemente apabullante. En otra rama del arte (y perdón por la palabra) Un pintor italiano (sin talento, por supuesto) tuvo la osadía de presentar una rana clavada en un crucifijo. Nunca en la historia de la humanidad habían caído las artes tan bajo, las malas artes por supuesto. Cuando no se tiene ningún talento, lo mejor es recurrir a la provocación, lo cual también es un arte (diabólico, por supuesto) del cual ese artista está muy claro que también carece. Lo suyo es la provocación chapucera, estúpida, sin gracia, que por desgracia, también tiene su público, por lo visto. Dan Brown ya hizo su agosto soltando todo tipo de sandeces y especulaciones sin el menor fundamento acerca de la historia del cristianismo. Con esto del tándem Dan Brown – Ron Howard, uno no sabe quién es peor si el primero o el segundo, si el contenido o el continente, si la forma, o el fondo sin fondo del cuento que no cuentan. Prefiero los cuentos de viejas, desde luego, que tenían muchísimo, pero que muchísimo más arte. ¡Ah! ¡Los cuentos de viejas! ¡Qué maravilla comparados con esa estúpida sarta de disparates que fue el Código Da Vinci y que es, ahora, “Ángeles y Demonios”! Título al que desde luego le sobra la primera palabra. Porque a mí me parece que en esta obra no hay más que demonios por todas partes. Con el Código da Vinci, uno no sabía muy bien qué pretendía Dan Brown aparte de forrarse. ¿Quería, quizás, instaurar de nuevo, como en la edad media, la monarquía por derecho divino? Es posible. Los reyes de la Edad Media atribuían su designación a un designio de la providencia, pero ninguno tuvo tanta desfachatez como para pretender que descendía de Dios directamente. Eran otros tiempos más heroicos, y la desvergüenza no alcanzaba como ahora unos índices de audiencia tan espantosos; espantosos por altos y por bajos, no sé muy bien qué adverbio adjudicarle a los índices de marras, ahora que todo está cabeza abajo. Con esta nueva obra, la verdad es que soy incapaz de decir qué pretenden ambos ingenios aparte de marearnos. Últimamente cuando entras en una sala de cine parece que te has subido a la montaña rusa. Cámara arriba, cámara abajo, cámara arriba, cámara abajo, cámara arriba, cámara abajo; ¿estarán drogados los cámaras? Verdaderamente, el cine está volviendo a sus orígenes: Las barracas de feria. Está claro que últimamente para alcanzar un alto nivel de audiencia hay que caer muy bajo y muy deprisa. Tan bajo como cayó el demonio, pero sin el menor asomo de arte en la caída, por supuesto.


Sobre esta noticia

Autor:
Francis Bullion (17 noticias)
Visitas:
12509
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.