Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Plantas antiterroristas: al detectar explosivos sus hojas se vuelven blancas. ¿Ficción o invento eficaz?

09/02/2011 19:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La biologa norteamericana June Medford usando la ingeniería genética ha logrado un tipo de planta que puede detectar a distancia el TNT y otros ingredientes de bombas. El invento todavía no es operativo

En lugar de pasar por un escáner que te ve desnudo, el futuro detector de bombas de los aeropuertos u oficinas públicas, locales vigilados, etc… será sustituido por un estrecho pasillo con plantas.

Con la escusa de prevenir el terrorismo se desnuda a la gente de todas las edades en los aeropuertos, se les vigila con videocámaras o directamente pisotean derechos fundamentales del individuo antes consideradas intocables. Y sin embargo ya lo dijo Ilich Ramírez, El Chacal; “se puede matar a cualquier persona, solo hace falta un precio”.

El uso de las nuevas técnicas si desembocan en algo eficaz será difícil de clasificar en cuanto a quien lo puede usar porque habría que ponerse de acuerdo sobre quien es terrorista o patriota. La lectura de los fines, técnicas e invenciones de DARPA son también bastante obscuras. Pero estamos tratando nada más de un invento de una bióloga y se supone que de salir adelante solo podrán disfrutarlo los aliados del Pentágono, porque a fin de cuentas colocar una bomba en el centro de Teherán o en un estadio de fútbol de Chechenia es un acto patriótico de defensa de la libertad.

En declaraciones al Denver Post, June Medford, catedrática del departamento de biología y líder del proyecto afirma con la cabeza metida entre un montón de verde que “hemos enseñado a las plantas a detectar las cosas que nos interesan y reaccionar de una forma que sea visible, a fin de avisarnos de que existe alguna amenaza a nuestro alrededor”. Resulta que las plantas tardan menos en aprender a detectar bombas que un policía en cachear a una persona cualquiera que para él es “sospechosa” por principio o por órdenes superiores.

Suena a ciencia-ficción o a locura, pero la técnica la ha desarrollado con éxito la citada profesora.

Según la profesora Medford, su objetivo es que las plantas se vuelvan tan sensibles como la nariz de un perro, al que DARPA pretende sustituir. Esa es la noticia global aparecida de forma idéntica en cientos o miles de webs.

Examinemos más de cerca y con más detalle el verdadero valor del hallazgo de la joven bióloga, de momento las plantas solo funcionan en el entorno de un laboratorio, sin contaminación ambiental ni el tránsito de miles de personas, aunque son resistentes a los herbicidas. Además tardan hasta un mínimo de tres horas en reaccionar ante la sustancia explosiva, pero los responsables ya trabajan en reducir el tiempo a minutos e incluso segundos.

June, a la que imaginamos cuando leímos la información en una revista científica, como una chica joven y resulta que es una mujer madura y con experiencia. Ella ha creado “la vegetación inteligente”, genéticamente capacitada para responder a una amenaza que constituye la presencia de explosivos.

June misma expresó su hallazgo con estas palabras “las plantas no pueden correr y esconderse ante una alarma”.

June ha creado el modelo de ordenador para que la planta pueda ser programada es decir que el “receptor” de proteínas en su ADN, no se quede pasivo sino responda a los estímulos amenazantes. Es básicamente la misma reacción que tenía cuando un insecto depredador mordía la hoja para masticarla después, si le gustaba. La planta libera entonces una serie de señales químicas llamadas turpenoides. Espera entonces a que la cutícula de la hoja se espese para no hacérselo fácil al depredador. Como ahora el depredador ha cambiado, la respuesta del vegetal, también.

Tras bañar las plantas en una solución bacteriana consiguieron aislar sus receptores, unas proteínas que después fueron rediseñadas naturalmente para que alertaran de la presencia de explosivos pasando del color verde a un tono blanquecino.

El proyecto ha sido financiado por la agencia estadounidense de defensa DARPA, que ve en estas plantas una buena alternativa para instalar el sistema verde en lugares que se hallan bajo su cuidado, no siempre puramente militares.

Las plantas no pueden correr o pegarle un golpe a alguien, pero igual responden cuando algo las ataca. Por ejemplo, si un insecto muerde una hoja, algunas plantas liberan señales químicas que hacen que la hoja se vuelva más dura. Medforf y su equipo manipularon genéticamente los receptores de las plantas, dándoles la instrucción de reaccionar cuando entran en contacto con ciertos elementos o compuestos químicos en el aire (reemplazando el estímulo de la picadura de insecto). Además, el verde de la planta se vuelve blanco como una hoja de papel y se desencandena la alarma.

¿Cuál es el próximo paso?

Ponemos el ejemplo más clásico: un aeropuerto. Un avión va a despegar. Las plantas se han puesto blancas. La alarma está dada.

Si el pasillo de plantas se ha colocado en el lugar de la zona de control habitual, y los pasajeros no necesitan el cacheo previo para subir al avión, lo difícil es determinar individualmente de entre los pasajeros que caminan en dirección al avión, por el corredor verde-entre hileras de plantas-cual es el portador del artefacto u objeto sospechoso, que las plantas han detectado a distancia.

Los que esperaban que ya se había terminado las colas para el cacheo de rigor para subir al avión, especialmente con destino a EEUU o a Australia se sienten defraudados

Se supone que con el tráfico actual y el elevado numero de vuelos, se hará pasar a los pasajeros en grupos por el corredor verde. Y la planta no puede individualizar al sospechoso a no ser que vayan uno por uno y la cola se eternice. En un grupo de, digamos, diez pasajeros, ¿a quien de ellos hay que cachear y registrar su equipaje?

DARPA había cantado victoria, como lo hizo después de gastar millones y hasta billones de dólares para hallar el detector ideal, y declarar que nada sustituía a la nariz del perro. Ahora ha descubierto las plantas de June Medford.

Cuando se pase el entusiasmo y DARPA baje a la realidad, el perro recuperará el empleo. El que entrará en el camino verde de corredor de seguridad, será el perro para individualizar al presunto culpable o sospechoso. El “stand off” lo ha dado la planta, la “e-nose” seguirá siendo la nariz del chucho. Los millones de dólares de DARPA no han sido gastados en fuegos de artificio.

Seguimos, se ha encontrado al sospechoso y su maleta, ahora se necesitarán los mismos artificieros de antes, para determinar la peligrosidad de la situación. No vaya a ser que el artefacto tenga una maquinaria complicada o diabólica o el terrorista sea un kamikaze y estalle el artefacto al cachear al individuo o la maleta al manipularla. Poniendo las cosas en lo peor, la alarma general dictada por el blanco de las hojas de la planta hará intervenir a la “caballería” y la policía acudirá, no sea que el sospechoso tenga un cómplice que comunique el contratiempo a la organización o a su Mr. X.

Estamos fabricando un escenario de ficción, pero como siempre el real puede ser peor. Retraso del vuelo en prevención de que haya que interrogar o cachear a más gente consultas con la Central, protestas de los pasajeros ante la “ineptitud” de las autoridades del aeropuerto, paparazzi que han transmitido el atentado en el aeropuerto C, boletín de noticias de la tarde e invasión de reporteros haciendo entrevistas, aquí y allá.

La investigación comenzó en 2003, aunque Medford ha advertido que las plantas-antiterroristas no estarán listas para poder ser instaladas hasta dentro de tres o cuatro años, así que tendremos que aguantar los métodos tradicionales un tiempo más todavía y también conceder un lapso a los terroristas en potencia para volar sus objetivos estratégicos antes o buscar un antídoto...

DARPA es una Agencia de Defensa del ejército de los Estados Unidos que funciona independiente del Pentágono en cuanto a ideas “geniales” y presupuesto con un papel único dentro del Departamento de Defensa.

No está vinculada a una misión operacional específica: DARPA proporciona opciones tecnológicas para todo el Departamento, y está diseñado para ser el "motor tecnológico" para la transformación del Departamento de Defensa.

Llena necesidades a corto plazo y los requisitos generales de unidad del Ejército, Armada, Infantería de Marina y la Fuerza Aérea para centrarse en las necesidades a costa de grandes cambios. En consecuencia, su función es la innovación radical.

DARPA, mira más allá de las necesidades conocidas de hoy y los requisitos., señaló: "Ninguna de las armas más importantes en la transformación de la guerra en el siglo 20 - el avión, el tanque, el radar, motor a reacción, helicópteros, equipo electrónico, ni siquiera la bomba atómica - debe su desarrollo inicial a un requisito doctrinal o solicitud de los militares. Y a esta lista, DARPA añadiría sistemas no tripulados, Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y de Internet tecnologías y lo que estamos tratando es decir la seguridad en los aeropuertos y en general todas las áreas pobladas de gente en que es susceptible el perpetrar un atentado, como ha ocurrido recientemente en Moscú.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1346 noticias)
Visitas:
7790
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.