Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Los planes económicos de China perjudican sobre todo a los chinos

24/02/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn su discurso sobre el Estado de la Unión, el 4 de febrero de 2020, el Presidente Trump expuso sus razones para castigar a las naciones que manipulan sus economías con el fin de lograr algún objetivo de política interna, como China. El presidente afirmó que dicha manipulación era injusta y perjudicial para sus socios comerciales. Su principal preocupación es que al manipular su economía China «roba» puestos de trabajo. Lo hace de varias maneras:

  1. Manteniendo el yuan a un tipo de cambio más bajo frente a otras monedas, lo que significa que el Banco Popular de China da más yuan por cada dólar de lo que ocurriría en un mercado de moneda libre, los bienes chinos son más baratos en términos de moneda extranjera de lo que serían de otro modo.
  2. Al subsidiar sus industrias, los bienes chinos pueden ofrecerse a un precio más bajo.
  3. Al establecer aranceles sobre algunos bienes importados, China impide que las empresas extranjeras produzcan más y empleen a más personas de lo que lo harían de otro modo.

El presidente afirmó que sus políticas estaban funcionando, que los trabajos de manufactura estaban regresando a los EEUU y han creado un «Blue Collar Boom», con estadísticas de desempleo a niveles muy bajos para muchos segmentos políticamente sensibles del mercado laboral.

Estoy de acuerdo con el presidente en su deseo de que China deje de manipular su economía, pero mis razones no son las mismas que las suyas. Más importante aún, no recomendaría intervenciones recíprocas para castigar a China. En su lugar, seguiría la máxima de Barron de «ocuparnos de nuestros asuntos y dar un buen ejemplo». Señalaría las siguientes consecuencias de las intervenciones económicas chinas:

  1. La propia China paga por las intervenciones, no sus socios comerciales. De hecho, las intervenciones económicas chinas constituyen una transferencia de riqueza de China a sus clientes en el extranjero. Los bienes que antes costaban X en el mercado de EEUU ahora cuestan menos que X. Los estadounidenses se embolsan la diferencia, lo que aumenta nuestra riqueza. El pueblo chino paga altos impuestos o precios más altos. Los subsidios de China a los negocios distorsionan la economía china para que no produzca productos más deseables. Sus aranceles sobre los bienes importados reducen la oferta de los mismos dentro de China, llevando a precios más altos y/o a la escasez dentro de China. En otras palabras, los americanos y el resto del mundo se benefician a expensas del pueblo chino.
  2. Esto es bueno para los americanos, así que ¿por qué deberíamos quejarnos? Que las intervenciones económicas chinas son buenas para los americanos es cierto a corto plazo, pero ¿qué pasa a largo plazo? Al intervenir en su economía, China debilita su base de capital productivo. Es esta base de capital la que bombeará las muchas cosas que los americanos desearán en el futuro. Cualquier cosa que debilite la capacidad de un socio comercial para generar riqueza significa que sus socios comerciales también serán menos ricos. Por lo tanto, incluso los estadounidenses leales deben aconsejar a China que evite las manipulaciones económicas que los benefician a corto plazo.

Nadie ha explicado nunca mejor este fenómeno que Frederic Bastiat en su clásico ensayo «Lo que se ve y lo que no se ve ». Henry Hazlitt actualizó los conocimientos de Bastiat en «La economía en una lección ». En realidad hay dos lecciones: la primera es que uno debe considerar las consecuencias de un acto económico no sólo para los que se beneficiarán sino también para los que se perjudicarán. Por supuesto, normalmente es fácil señalar a los que se beneficiarán. Es difícil, si no imposible, cuantificar a los perjudicados, sobre todo si el daño constituye un beneficio que nunca se ha producido pero que no se habría producido de no mediar la intervención. La segunda lección de Hazlitt es que hay que mirar no sólo al beneficio a corto plazo de un acto económico sino también a sus costos a largo plazo. Por ejemplo, las restricciones a la importación de acero pueden dar lugar a un auge de la industria siderúrgica estadounidense sin consecuencias aparentes a corto plazo. Pero si el acero de EEUU ya fuera competitivo en términos de precio, calidad y servicio, no habría necesidad de restricciones a la importación. Podemos concluir a través de la lógica económica que los precios, la calidad y/o el servicio del acero se deteriorarán con las restricciones establecidas, perjudicando a los americanos a largo plazo.

Conclusión

El presidente mide el progreso económico en términos de aumento del empleo (o disminución del desempleo) en lugar de un aumento de la riqueza. Trabajar más no es necesariamente una señal de progreso económico. ¡Los países comunistas, como la antigua Unión Soviética, tenían cero desempleo! El Estado eligió un trabajo para todos. Pero nadie podría afirmar que décadas de pleno empleo hicieron más ricos a los desafortunados ciudadanos de la Unión Soviética. Ocurrió lo contrario. En una economía de libre mercado sin la carga de onerosas leyes laborales, altos impuestos y otras intervenciones, no hay barrera para el pleno empleo por la simple razón de que no hay límite para la satisfacción económica. Incluso una persona frugal que no desea bienes económicos adicionales ciertamente estaría complacida de que necesita menos mano de obra para lograr y mantener su actual nivel de satisfacción económica.

Cuanto mayor sea la base de capital de China, mayor será el potencial para una mayor expansión de la división del trabajo para emplear este capital adicional de manera más productiva. Los americanos deberíamos desear que el mundo entero fuera economías capitalistas de libre mercado para tener acceso a productos y servicios más baratos, mejores y más variados. La integración de China en la economía mundial ha beneficiado enormemente a los americanos. Por lo tanto, Sr. Presidente, también quiero que China ponga fin a sus intervenciones económicas, pero no quiero castigar a China con aranceles y otros medios para hacerlo. Nuestra respuesta debería ser declarar el libre comercio unilateral. Lideremos el mundo dando un buen ejemplo y esperemos un mundo de paz y prosperidad.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1381
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.