Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jchpaez escriba una noticia?

Piñera o Frei, no es lo mismo Chile S. A. o Chile social

30/11/2009 02:14 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Piñera representa las privatizaciones a ultranza y perjudiciales para la mayoría de los ciudadanos; Frei, en cambio, representa un Chile Transparente, avalado por los informe de organismos internacionales, y la continuidad de la estabilidad que el país necesita para seguir desarrollándose

Por José-Christian Páez

El 13 de diciembre, Chile decide mucho más que un eventual presidente: Chile decide su futuro. Un futuro que, a nivel económico, se avizora no sólo como prometedor, al mismo tiempo contiene la certeza de que el país crecerá por diez o veinte años más. Sin embargo, cada chileno y chilena debe tener claro que no es lo mismo la opción de la derecha representada por Piñera, que la opción de la Concertación representada por Frei, tal como hoy sabe con certeza que no es lo mismo Bachelet que Lavín.

Todos sabemos (porque ya no es un misterio) que la derecha, en cualesquiera de los países que gobierna, privilegia los intereses particulares de quienes más tienen, postergando los intereses de quienes menos tienen. Habrá que recordar y dejar en evidencia que el futuro de Chile depende, en gran medida, de los aportes directos que recibe del cobre. Un eventual gobierno de derecha, encabezado por Piñera, privatizaría la principal riqueza de Chile para que en lugar de la mayoría de los chilenos sólo unos pocos se beneficiaran. Es decir, los dueños ya no serían los chilenos, sino esos pocos que tienen el poder o las artimañas (que Piñera bien conoce) para adquirir este bien de producción y hacerse con la propiedad de Codelco.

Privatizar es adueñarse de los bienes de todos

Para quienes dudan del comportamiento de la derecha económica, cito el artículo Medio siglo de Neoliberalismo, escrito por Sebastián Espinace y publicado en La Nación de Santiago de Chile en abril de 2006 y recogido por Zenón Alvarado Acevedo en su libro El fantasma de Chile: «... Según el libro “El saqueo de los grupos económicos del Estado chileno”, de la periodista María Olivia Monckeberg, entre 1985 y 1989, el Estado de Chile se deshizo de 30 empresas, lo que significó una pérdida que se estimó en más de mil millones de dólares. Pero la cronista se quedó corta. El informe de la comisión especial de la Cámara de Diputados del 2004 recalculó el daño fiscal en 2.209 millones de dólares, considerando la enajenación de 32 empresas sólo entre 1985 y 1987. Entre otros antecedentes, el informe parlamentario consideró la información proporcionada por la Contraloría General de la República, organismo que constató que “gran parte de las empresas enajenadas fueron vendidas a un precio de venta inferior a su valor libro”, estimando la merma de un mínimo 27% a un máximo de 69% del capital comprometido en cada empresa. Se trató, simplemente, de una liquidación.»

Habrá que recordar y dejar en evidencia que gracias a los aportes directos del cobre, Chile ha solventado la actual crisis económica mundial con gran eficiencia. Durante la visita de la presidenta Michelle Bachelet a la Casa Blanca, en junio de este año, el presidente Barack Obama señaló que «si se mira cómo Chile ha manejado la recesión, lo han manejado muy bien en parte porque los superávit que tuvieron cuando los precios del cobre estaban muy altos, ellos los guardaron» y, para que no quedaran dudas agregó que «Chile tiene que ser felicitado sobre cómo ha manejado su economía y su superávit fiscal durante los buenos tiempos, de tal forma que ahora han sido capaces de manejar este mismo superávit en tiempos de crisis y de una manera exitosa.»

Los gobiernos de la Concertación

Desde que en 1990 la Concertación de Partidos por la Democracia asumiera el poder, Chile ha vivido una estabilidad y un crecimiento económico únicos en su historia. La Concertación no sólo le ha dado gobernabilidad a Chile, al mismo tiempo lo ha dotado de una política de Estado al definir con claridad el horizonte de su futuro.

Las exportaciones pasaron de 8.373 millones de dólares (1990) a 67.789 millones de dólares (2008), el superávit fiscal pasó de 2, 4% (1990) a 8, 7% (2008), la deuda externa pública se redujo de 10.426 millones de dólares a 2.755 millones de dólares (2008), y la renta per cápita aumentó de 2.427 dólares (1990) a 10.147 dólares (2008), mientras que la Paridad del Poder Adquisitivo (PPA) per cápita aumentó de 4.831 dólares (1990) a 14.461 dólares (2008). Estos son logros, no casualidades, aunque todavía existen algunos que no comprenden esto, como los profesores, que salen a la calle olvidando que su salario se ha triplicado con los gobiernos de la Concertación. ¿Querrán ser los profesores a la Concertación lo que fueron los mineros de El Teniente a Salvador Allende?

Hoy Chile cuenta con mejores carreteras, puertos, aeropuertos, se construyen hospitales, se construyen escuelas, se dota a estas escuelas de bibliotecas y de materiales audiovisuales de apoyo, se está invirtiendo en computadores para que los estudiantes dominen las nuevas tecnologías.

Con la Concertación, Chile ha vivido una estabilidad y un crecimiento económico únicos en su historia

Habría que recordar y dejar en evidencia que la Concertación recibió el país con 38, 6% de pobreza (de los cuales 13% era indigente) y que hoy este índice se sitúa en 13, 7% (2006; 3, 2% indigente) muy por encima, por ejemplo, de España donde la pobreza alcanza al 20% de su población. Más de alguien relativizará que España es un país del primer mundo y que esta pobreza es distinta, pero no, la pobreza es la misma en cualesquiera de las sociedades en donde ésta existe. Sin embargo, lo que no es lo mismo es una persona pobre sin futuro que una persona pobre con futuro. Esto es también lo que se decide el 13 de diciembre, entre un modelo que apuesta sólo por el mercado (Piñera) y otro que seguirá invirtiendo en lo social (Frei).

La corrupción en Chile

La derecha que representa Piñera, poseedora de casi todos los medios de comunicación, ha insistido en denunciar y en hacer aparecer a la Concertación como corrupta. No obstante, la verdad es otra. La corrupción en Chile es exigua. Los gobiernos de la Concertación sitúan a Chile en el lugar 23 entre 180 países estudiados por Transparencia Internacional y el Banco Mundial destaca a Chile, en su informe Los Indicadores Mundiales de Buen Gobierno, como una de las naciones más efectivas en el control de la corrupción.

El lugar 23 otorgado a Chile por Transparencia Internacional considera el caso del candidato de la derecha, Sebastián Piñera, y su adquisición de acciones de LAN. Cabría preguntarse cuántos lugares retrocedió Chile en el marco mundial gracias a la utilización de información privilegiada por parte del candidato Piñera. Dice el informe: «La investigación que inició la SVS [Superintendencia de Valores y Seguros] reveló que Piñera había comprado las acciones inmediatamente después de que la junta directiva de LAN hubiera aprobado sus estados financieros, que mostraban un incremento en las ganancias del 31% durante la primera mitad del año. El valor de las acciones se disparó cuando los estados financieros se hicieron públicos el día siguiente, lo que reportó a Piñera un beneficio extraordinario de 700.000 de dólares.»

Después, el informe de Transparencia Internacional menciona que «tras la resolución de la SVS, Piñera anunció la renuncia a su cargo en la junta directiva de la empresa y expresó su deseo de separar su identidad política de sus iniciativas comerciales. Pese a esta decisión, Piñera todavía mantenía el 25% de las acciones de LAN a mediados de 2008.»

Habría que recordar que Piñera también se salta la fila en el aeropuerto. La utilización de información privilegiada (en desmedro de otros) y el saltarse la fila en el aeropuerto, son acciones que hablan por sí solas sobre el nivel moral que podría imprimir Piñera desde su gobierno. Los gobiernos de la Concertación, por su parte, promueven su programa Chile Transparente el que también, a la vista de los hechos citados, probablemente sería eliminado si la derecha de Piñera llegara a La Moneda.

La importancia de las elecciones

No es un juego. El 13 de diciembre cada joven, cada padre y madre, cada tío y tía, cada abuelo y abuela, decide que sus hijos e hijas, que sus sobrinos y sobrinas, que sus nietos y nietas tengan el país que hasta hora cada quien ha ido construyendo. Es obra de todos. Pero además es la hora de no olvidar lo que fueron esos años oscuros, cuando no existía la democracia y unos pocos, ayudados por su amistad con la dictadura, obtenían sus beneficios gracias a la connivencia con ese poder que mataba, torturaba y humillaba cada día a los chilenos.

Hoy cada chileno y chilena sabe que tiene derechos, sabe que puede expresarlos con libertad, pero no se debe olvidar que éstos existen porque fueron conquistados con la democracia desde la cual y sólo desde ella se puede construir un futuro para la mayoría y no para unos pocos. Derecha o Concertación no es lo mismo porque esta democracia, tan beneficiosa para todos, tiene que ser reconquistada voto a voto en cada elección. Esto es lo que se decide, ni más ni menos, en esta Elección Presidencial y Parlamentarias.

Piñera privatizaría la principal riqueza de Chile para que en lugar de la mayoría de los chilenos sólo unos pocos se beneficiaran


Sobre esta noticia

Autor:
Jchpaez (18 noticias)
Visitas:
7995
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Matías M (30/11/2009)

Utilizar el termino "ultranza" al referirse a sus adversarios, denota el fanatismo de la opinion. Le aseguro que con este tipo de columna lo unico que logra es que la gente que piense como usted lo alabe, mientras que a la gente que usted pretende llegar, a los "indecisos" va a leer las primeras dos lineas de su columna y no van a seguir, porque genera rechazo la forma en que escribe. NADIE va a cambiar de opinion con su columna.

0
+ -
Responder

R. Alfonsí (01/12/2009)

Está claro que Sebastián Piñera sería el Carlos Menem de Chile. Deben tener cuidado los chilenos.