Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dysart escriba una noticia?

Pinceladas del absurdo

23/05/2011 21:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay momentos que, escuchando a los críticos de lo abstracto, me siento idiota integral. La verdad es que tampoco hago el mínimo esfuerzo por descubrir los sentimientos del artista cuando inspiró la obra

JAVIER DYSART

Cuando ocio por exposiciones de arte abstracto y recreo el instante en sus motivos, a veces escucho susurros sobre las emociones y sensaciones que provoca una obra, emitidos por especialistas, que me dejan turulato. Hay momentos que, escuchando a estos críticos, me siento idiota integral. Reconozco que no tengo escuela, ni base para interpretar lo abstracto, ni tacto para captar la belleza cromática de la obra, ni capacidad para entender la virtud expresiva del artista.

<a href=

Lo cierto es que cuando me empeño en rastrear los posibles significados de una de estas obras, mis emociones no se alteran. A veces sólo se escapa la sonrisa que me provocan los trazos esperpénticos con iluminaciones confusas. Me resulta complicadísimo descubrir la capacidad comunicativa del artista a través de borrones y garabatos que circulan estáticos por el lienzo. La verdad es que tampoco hago el mínimo esfuerzo por descubrir los sentimientos del artista cuando inspiró la obra. Ni la reflexión cáustica sobre la resurrección, ni un amanecer candente, ni la confusión teutónica, ni la Apocalipsis. Es que esos trazos de colores revueltos, por mucha imaginación que gaste, no me sugieren nada.

Estas difusas impresiones que tengo sobre lo abstracto, no las siento cuando me recreo en esas obras de arte que te sitúan en el tiempo y en el espacio

Cada año, desde hace muchos, me intereso por la obra ganadora de un importante certamen nacional de pintura en homenaje al ilustre pintor campurriano, Casimiro Sáinz. Y cada año el resultado es el mismo. El embadurnamiento plástico del lienzo, la proporción desequilibrada del motivo, o ¡esto no hay quien lo entienda!, son los trazos artísticos que inclinan las decisiones del jurado. Hasta un alcalde se negó a colgar en las dependencias municipales alguna de las obras premiadas.

Confieso por el contrario que estas difusas impresiones que tengo sobre lo abstracto, no las siento cuando me recreo en esas obras de arte que te sitúan en el tiempo y en el espacio. Las que hablan. Esas que comunican la realidad sin alterar el reposo de la imaginación. Lo que subestiman los abstractos. Lo difícil de plasmar. Eso que se llama el arte y la estética del realismo.


Sobre esta noticia

Autor:
Dysart (258 noticias)
Visitas:
2204
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.