Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Los piercings orales pueden causar lesiones bucodentales

15/09/2009 15:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

72% de los portadores sufre algún problema, inflamación, alteración gusto, dificultad de masticar, etc., fisuras, lesiones periodontales, piercing corporal, facial, oreja y ombligo, medidas de seguridad

LOS PIERCINGS ORALES PUEDEN CAUSAR LESIONES BUCODENTALES

Los piercings orales pueden causar numerosas complicaciones y lesiones bucodentales, de ahí que el 72% de sus portadores sufre algún problema posterior a la colocación.

Entre los inconvenientes más frecuentes que registró la Clínica Odontológica de la Universidad ‘ Rey Juan Carlos de Madrid’ figura la inflamación (35%), seguida de dolor (18%), dificultad de hablar y de masticar (15%), alteración del gusto (5%), sangrado (4%), aumento de la salivación, infección y sensación de hormigueo ( 2%) y alergia (1%).

Además, se comprobaron lesiones periodontales y en los tejidos duros y blandos, tanto en la colocación extraoral como intraoral.

Las fisuras son los daños en los tejidos duros más frecuentes (96, 5%), independientemente del tipo de piercing, material o tiempo de permanencia, seguidas de las abrasiones ?desgaste de la piel- (10, 3%).

Con respecto a los tejidos blandos, el 85 por ciento de las personas presenta algún daño.

La lesión que más preocupa a los odontólogos es la periodontal, ya que se producen en casi la mitad de los portadores del adorno (48, 1%), sobre todo si son de metal.

El piercing es una práctica no regulada y se corre el riesgo de acudir a locales, donde venden y colocan estos materiales, sin tener en cuenta las precauciones necesarias para evitar las infecciones y otros riesgos para la salud.

La Asociación Dental Americana de Estados Unidos se opone al piercing oral en la lengua, los labios o las mejillas y advierte de sus riesgos a la población.

HA tomado posiciones en contra de todas las formas de piercing corporal con una excepción: el lóbulo de la oreja; aunque no se desaprueba en forma terminante al piercing del ombligo.

La Cruz Roja Americana y la Canadiense no aceptan donaciones de sangre de cualquiera que tenga un piercing o un tatuaje, hasta un año después de llevarlo, a causa del riesgo de que ambos procedimientos transmitan peligrosas enfermedades por la sangre.

Piercing corporal

A umenta el riesgo de padecer: infección crónica; ·hemorragia prolongada; cicatrices; Hepatitis B y C (en ocasiones fatal); tétanos; VIH (aunque no existen casos documentados de ello); alergias cutáneas por los materiales utilizados; abscesos o quistes (bajo la piel que finalmente deben ser drenados quirúrgicamente); orificios permanentes en la nariz o el párpado; dientes erosionados o rotos; dificultad de masticación; deterioro del habla.

Piercing facial

La boca, caliente, oscura y húmeda, es el lugar ideal para el crecimiento de las bacterias, exponiéndose la persona a un riesgo cuando se coloca un piercing en la lengua. O en el párpado, cuya piel es extremadamente fina y sensible.

El extremo anterior de la nariz está formado por un cartílago que, si se infecta o tiene un hematoma, produce grandes dificultades para su curación. Y finalmente, pero no por ello menos importante, parte de la moda del piercing viene de la mano del factor de dolor y sufrimiento, lo cual, dadas las características de la mayoría de los lugares donde los colocan, es algo que está garantizado, porque no utilizan anestesia.

La boca contiene millones de bacterias de manera que la infección es una complicación frecuente tras el piercing oral. El dolor y la hinchazón son otros efectos secundarios. La lengua puede hincharse tanto como para obstruir las vías aéreas. El adorno también puede producir una hemorragia incontrolable o lesionar un nervio.

Los Materiales de este adorno producen algunos riesgos. Se pueden erosionar o romper los dientes; perder el piercing que es deglutido, llegando al tracto digestivo, y los elementos de mala calidad que lo componen pueden producir reacciones de contacto.

Piercing en la oreja y el ombligo

El lóbulo de la oreja es buen lugar para un piercing porque está formado por tejido graso, tiene un buen aporte de sangre y todos los mecanismos de defensa transportados por la sangre que se enfrentan a las infecciones. El ombligo también tiene un buen aporte de sangre.

La máxima seguridad

Quien está interesado en colocarse un piercing, debe prevenirse.

El local debe estar limpio y no emplear artilugios tipo pistola, ya que no son estériles; hay que comprobar que utiliza agujas desechables, una para cada persona y que las deposita en contenedores especiales; que esteriliza todo aquello que entra en contacto con el cliente y usa guantes desechables.

La persona que se pone un piercing, es recomendable que siga unas sencillas instrucciones para evitar las infecciones:

·no lo manosee ni lo estire bruscamente;

·mantenga la zona limpia, puede utilizar jabón, no alcohol;

·no se lo toque sin lavarse antes las manos;

·si lleva un piercing en la boca utilice un enjuague con antibacterianos tras las comidas;

Lo más seguro es colocarse un piercing en el lóbulo de la oreja.

Fuentes: Clínica Odontológica de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, España; Asociación Dental Americana y Academia Americana de Dermatología de EE.UU:, Cruz Roja de EE.UU y Canadá


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
9025
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.