Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Piel rosácea: la medicina todavía no encontró sus causas

15/09/2009 16:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Enrojecimiento benigno e hinchazón en la cara, ácaros, psicogenéticos, patogénesis vascular, genética, seborrea, luz ultravioleta, temperatura ambiental, factores endocrinos e inmunológicos, alteraciones linfáticas, medicaciones, alteraciones gastrointestinales

PIEL ROSACEA: LA MEDICINATODAVIA NO ENCONTRÓ SUS CAUSAS

Aún se desconoce la etiología precisa de la piel rosácea, una enfermedad benigna que provoca enrojecimiento e hinchazón en la cara, engrosamiento de la piel y la aparición de granos. Es probable que se trate de una etiología multifactorial. Pero no existe nada confirmado.

Para explicarla, entran en juego factores de predisposición genética, la herencia, la dispepsia con hipoclorhidria gástrica (trastorno que perturba la digestión), enfermedad inflamatoria intestinal, y la infección por helicobacter pylori (bacteria que afecta el estómago).

También se atribuye a la seborrea, los ácaros Demodex folliculorum (que viven en los poros y folículos del pelo); a un microambiente bacteriano; enfermedades endocrinas; carencias vitamínicas; alteraciones microcirculatorias; enfermedades hepáticas y factores psicogénicos (asociados al síndrome de boca dolorosa)

Helicobacter pylori

Algunos especialistas suponen una relación entre la infección de la mucosa gástrica por helicobacter pylori (Hp) y la rosácea. En un estudio, el 84% de los pacientes con rosácea presentaban una gastritis Hp positiva. En otra investigación, la frecuencia de la infección gástrica por Hp fue del 88% en comparación con el 65% del grupo control.

Sin embargo, no se obtuvo ninguna evidencia clara, a pesar de que a corto plazo se observó una mejoría de los síntomas de la rosácea después de la erradicación del Hp.

Acaros

Las alteraciones en el tejido vascular y en el conectivo, es posible que creen un ambiente favorable para la proliferación del ácaro, de modo que el Demodex folliculorum sea un importante cofactor en la rosácea pápulopustulosa (una reacción retardada de hipersensibilidad), porque tendría un papel importante en la inflamación.

Hay especialistas que explican la mejoría clínica luego de la aplicación de permetrina tópica por el efecto acaricida de esta sustancia; otros consideran que la aparición de la enfermedad estaría relacionada con la infestación por Demodex.

Microflora Bacteriana

La temperatura de la piel facial con rosácea aumenta por el incremento del flujo sanguíneo. Se demostraron diferencias en la naturaleza y en el comportamiento de las bacterias (Estafilococo Epidermidis Beta-hemolítico), cultivadas de pústulas en estos pacientes; probablemente a consecuencia de la mayor temperatura de la piel en las caras congestivas, se ocasionaría la inflamación. Esta hipótesis debe confirmarse.

Factores psicogénicos

El estrés y otros factores psicológicos influyen pero no son una causa primaria.

Patogénesis vascular:

Los pacientes tienen predisposición a enrojecer y a ruborizarse. Se conocen muchos desencadenantes: calor, frío, radiación ultravioleta, emociones, alcohol, especias o bebidas calientes. El enrojecimiento facial después de una bebida caliente, como café o té, se debe al calentamiento en la faringe de la sangre, que llega al hipotálamo en respuesta a la corriente de calor, afectándose la vena yugular y las arterias carótidas.

El golpe de calor causa una disminución del flujo sanguíneo de la cara al cerebro. Se explica como una alteración en la microcirculación de las venas angulares de la cara, implicadas en el sistema de enfriamiento vascular del cerebro. Puede provocar una congestión venosa y conducir al fracaso en la termorregulación.

Las venas faciales angulares irrigan las partes del rostro que suelen verse más afectadas por la rosácea e incluyen la conjuntiva, lo que explicaría que los ojos resulten frecuentemente dañados; asimismo, aumentan las migrañas.

La piel afectada por la rosácea reacciona de una forma normal ante diferentes sustancias químicas vasoactivas como la cafeína, o ante mediadores químicos como la epinefrina, la acetilcolina o la histamina. El péptido intestinal vasoactivo (VIP) y su receptor, son importantes para la regulación de la circulación sanguínea.

Tal vez la hiperproducción de sustancias vasoactivas originaría las alteraciones vasculares tan características de esta enfermedad.

Genética:

Cada vez es mayor la sospecha de que existe una predisposición genética. Entre el 30% y el 40% de los pacientes tienen un familiar con esta enfermedad. No obstante, no hay pruebas de un marcador genético asociado.

Seborrea:

Los estudios experimentales no probaron una asociación entre la rosácea y la seborrea.

Luz Ultravioleta

La luz ultravioleta juega un papel esencial. Afecta al tejido conectivo dérmico y a los vasos linfáticos y sanguíneos, además podría contribuir a la vasodilatación pasiva. El daño solar es un hallazgo habitual en pacientes con rosácea que tienen la piel blanca.

Temperatura ambiental:

Fluctuaciones en la temperatura ambiental empeoran la enfermedad. Especialmente las crisis de rubor y el eritema facial se hacen más marcados al entrar el sujeto en ambientes cerrados y calurosos, alterándose el tono vasomotor de los vasos sanguíneos faciales.

Factores endocrinos:

Se ha constatado una agudización durante el embarazo, la menstruación y especialmente en el periodo climatérico. Algunos estudios han evidenciado mejoría de la enfermedad con la toma de anticonceptivos orales.

Alteraciones en el sistema linfático:

Se cree que el linfedema juega un papel esencial en el rinofima (manifestación más avanzada de la rosácea), especialmente en su forma severa.

Medicaciones:

Algunos fármacos como la amiodarona o los del tipo de la nitroglicerina (p. ej. nifedipino) pueden influir por sus efectos vasodilatadores y los corticoides.

Factores inmunológicos:

Algunas investigaciones han evidenciado ciertas alteraciones inmunológicas, tales como bajos anticuerpos antinucleares en la sangre o depósitos de inmunoglobulinas, o complemento en la unión dermo-epidérmica.

La enfermedad parece ser más habitual en los pacientes inmunocomprometidos y especialmente en los afectados por el virus VIH.

Alteraciones gastrointestinales:

Se supuso una asociación entre la rosácea y los síntomas gastrointestinales, pero actualmente no existe ninguna evidencia que pruebe ninguna de estas asociaciones.

Fuente: Clinical Dermatology. St. Louis, EE.UU.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
13323
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.